Una familia de la ciudad de Tongliao, en Mongolia Interior, ha sufrido una persecución inimaginable por su fe en Falun Dafa bajo el régimen comunista chino.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una antigua disciplina espiritual perseguida por el régimen comunista chino desde 1999.

El hijo fue obligado a divorciarse y no se le permitió ver a su hija. Actualmente está en huelga de hambre y está siendo torturado mientras cumple un período de 7 años. Su madre, de 79 años, está cumpliendo un período de 8 años después de haber estado encarcelada durante 12 años. Afligido, el padre falleció a la edad de 85 años. Los otros hijos de los padres también han sido arrestados, detenidos y acosados por su fe.

Una familia pacífica destrozada por la persecución

El Sr. Wang Jun es de una familia de practicantes de Falun Gong. Su padre, su madre, su hermana mayor y su hermano mayor comenzaron a practicar Falun Gong antes de que empezara la persecución en julio de 1999. Comenzó a practicar en 2008 mientras intentaba rescatar a su madre, que fue condenada ilegalmente a 7 años de prisión por negarse a abandonar la práctica.

Estaba casado y tenía una hija pequeña. En ese momento vivían fuera de la ciudad. Sin embargo, su suegra, por temor a ser implicada, obligó a la pareja a divorciarse. Su esposa se llevó a su hija y ni siquiera se le permitió verla.

En 2015, el Sr. Wang y su madre, la Sra. Tang Liwen, fueron arrestados. En septiembre de 2016 fueron juzgados. Al Sr. Wang le dieron una sentencia de 7 años y a su madre 8 años. Él fue transferido a la prisión de Baoanzhao, mientras que ella a la prisión de mujeres de Hohhot. Las autoridades no le permitieron apelar el veredicto.

Como muchos practicantes de Falun Gong, ambos están siendo sometidos a crueles torturas y maltratos.

El 17 de agosto de 2019, el Sr. Wang se puso en huelga de hambre exigiendo que los guardias de la prisión le devolvieran sus libros de Falun Gong. El subdirector de la prisión lo puso en aislamiento 3 días después. El 27 de agosto, cuando lo llevaron a cabo estaba atado con ropa de confinamiento y con la cabeza baja. No está claro si todavía continúa en huelga de hambre.

Con el corazón roto, el padre muere

El padre del Sr. Wang, el Sr. Wang Jiuwu, era un director jubilado del sector del comercio exterior. Practicó Falun Gong durante casi 20 años, durante los cuales gozó de muy buena salud y nunca necesitó tomar ningún medicamento.

Cuando en 2008, la madre del Sr. Wang fue condenada a prisión su padre tenía casi 80 años. El anciano viajó más de 1.609 km (1.000 millas) para visitar a su esposa, pero los guardias se limitaron a tomar las cosas que había llevado y luego lo echaron, a pesar de que suplicó ver a su esposa, aunque fuera solo con una mirada. Regresó a casa con el corazón roto.

El padre del Sr. Wang ya tenía 85 años cuando en 2015, él y su madre fueron arrestados de nuevo. Para tratar de asegurar su liberación, el hombre habló con la gente en la comisaría local, la procuraduría y el tribunal. También contrató a 2 abogados para defender a su hijo y a su esposa.

En septiembre de 2016, cuando llegó la noticia de que tanto su hijo como su esposa, que entonces tenía 76 años, fueron condenados a prisión el anciano no pudo soportar más el dolor. Se desplomó 3 meses después y no pudo comer ni beber. Cuando estuvo consciente, dijo con lágrimas en los ojos, “Son tan crueles, tan desalmados…..”.

El anciano Sr. Wang falleció el 5 de junio de 2017, dejando en casa a su hijo mayor, que sufre una enfermedad mental y no puede cuidarse.

La madre sigue sufriendo en la cárcel

La madre del Sr. Wang, la Sra. Tang Liwen, solía trabajar como jefe de sección adjunta en una empresa de reciclaje de metales en la ciudad de Tongliao. Tuvo cáncer de mama hace muchos años y le tuvieron que extirpar un seno en 1986. Un año después, el otro seno tuvo que ser extirpado. Debido a su mala salud, tuvo que jubilarse anticipadamente a la edad de 45 años.

La Sra. Tang comenzó a practicar Falun Gong en 1997, y muy pronto sus problemas de salud desaparecieron, incluyendo reumatismo, atrofia gástrica severa, tumores uterinos, etc. Habiendo visto los increíbles beneficios de la práctica, los miembros de su familia también la iniciaron.

Antes de que la persecución comenzara, ellos disfrutaron de una vida muy pacífica y feliz. Los practicantes locales estudiaron juntos los libros de Falun Gong en su casa e hicieron los ejercicios en un parque cercano. La Sra. Tang y su familia siempre reproducían la música de los ejercicios. Mucha gente se unió a ellos.

Después de que la persecución comenzó en julio de 1999, la Sra. Tang fue arrestada ilegalmente 6 veces. Su casa fue registrada y saqueada en numerosas ocasiones por la policía, y su familia perdió pertenencias por valor de decenas de miles de yuanes.

La enviaron a un campo de trabajos forzados primero por 2 años y luego por 3 años. Cuando en 2008, fue sentenciada a 7 años de prisión, su madre de 90 años lloró todos los días y finalmente quedó ciega. La anciana falleció mientras su hija permanecía en la cárcel.

Para tratar de forzarla a decir la contraseña de su ordenador, los agentes de la división de seguridad nacional la torturaron. Entre otras cosas, la obligaron a llevar un gran tablón a la espalda y la esposaron a un tubo de metal para que no pudiera levantarse ni sentarse. Estuvo agachada durante muchos días y privada de comida. También la alimentaron a la fuerza con sustancias desconocidas. Cuando ya no pudo soportar el abuso, la llevaron al hospital y le inyectaron drogas desconocidas, causándole incontinencia.

Mientras estaba en prisión, la Sra. Tang fue torturada físicamente y sometida a un intenso lavado de cerebro para obligarla a abandonar su fe. También intentaron forzarla a calumniar a Falun Gong.

En una ocasión, cuando el dolor era insoportable, ella gritó: “¡Falun Dafa es bueno!”. Wang Li, el jefe de la división del centro de detención, la golpeó hasta que se desmayó. Algunos de sus dientes fueron golpeados mientras las raíces aún permanecían en sus encías. Le arrancaron el pelo a puñados.

Durante mucho tiempo, vomitó sangre y le pusieron grilletes pesados durante medio mes. También fue atada en posición de águila abierta durante 9 días y 8 noches seguidas, hasta que todo su cuerpo sufrió un espasmo de dolor y perdió el conocimiento.

Ahora está cumpliendo otros 8 años en la prisión de mujeres de Hohhot. Los guardias la obligan a trabajar en un taller para aflojar las borlas de las bufandas. Tiene que trabajar más de 12 horas al día y apenas tiene tiempo para almorzar.

Otros familiares sufren

La hermana del Sr. Wang, la Sra. Wang Ting, fue seguida en 2000 por la policía. Tenía miedo de vivir sola, así que fue a vivir con su hermanastro. La policía la siguió hasta la casa de su hermano. Para no causar problemas a su hermano, se fue, pero la policía entró en la casa al día siguiente y la saqueó.

Su hermano estaba tan enfadado con la policía que se desmayó en el acto. Fue resucitado en el hospital pero ya no podía trabajar debido al trauma mental. Su familia estaba muy endeudada y sus padres tuvieron que vender una propiedad para ayudarles a pagar sus deudas.

La Sra. Wang fue arrestada más tarde y enviada al campo de trabajos forzados de Tumuji, donde fue obligada a soportar un lavado de cerebro a alta presión.

Incluso después de que renunció a Falun Gong cuando ya no podía soportar más dolor, la policía no la dejó ir. La obligaron a decir cosas en contra de su conciencia en la TV de Mongolia Interior para difamar a Falun Gong. También incluyeron en un libro los llamados materiales de “transformación” que ella escribió bajo presión para confundir y lavar el cerebro a otros practicantes.

Recientemente ha desarrollado una trombosis cerebral y se encuentra en una situación muy difícil, con la trágica muerte de su padre, su madre y su hermano aún en la cárcel, y los problemas médicos de su otro hermano.

El otro hermano de la Sra. Wang Jun, el Sr. Wang Bo, quedó traumatizado después de ser intimidado y humillado en la escuela. Se volvió esquizofrénico y tuvo que dejar la escuela.

Cada vez que la policía saqueaba su casa, tenía tanto miedo que se acurrucaba en un rincón y no se atrevía a moverse. Tuvo que ser hospitalizado varias veces como resultado de estos episodios traumáticos.

Fuente: Minghui.

Nota del Editor:

Falun Dafa es una disciplina espiritual de la Escuela Buda que cultiva el cuerpo y la mente haciendo énfasis en la elevación del carácter moral a través de la comprensión de los principios que rigen la práctica: Verdad, Benevolencia y Tolerancia (Zhen Shan Ren), señala el sitio web oficial.

Esta disciplina se realiza generalmente en lugares públicos al aire libre, y fue introducida en el año 1992 por el Sr. Li Hongzhi. Gracias al impacto que tuvo la misma en la salud de los practicantes se presentó un incremento exponencial en el número de personas que hacían la práctica en toda China llegando a los 100 millones.

Sin embargo para el año 1999 el régimen comunista, encabezado por el entonces cabecilla del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, comenzó una intensa persecución en contra de la práctica debido a que sintió que su crecimiento representaba un obstáculo para los intereses del partido. Desde entonces, los practicantes son víctimas de numerosas flagelaciones como trabajos forzados, además de padecer bajo el sistema de sustracción forzada de órganos avalado por el mismo régimen chino.

Te puede interesar: Aún estaba vivo: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Ad will display in 09 seconds

Temas: Categorías: China Mundo

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.