Redacción BLesLa presidente de Taiwán habló con CNN el 26 de octubre sobre la constante amenaza de invasión del PCCh y dijo que estaba segura de que Estados Unidos intervendría en un posible conflicto armado, también confirmó que hay militares estadounidenses entrenando sus tropas en la isla.

En una cándida entrevista donde la presidente de Taiwán paseó por la ciudad de Taipéi con el periodista recibiendo saludos y pedidos de selfies de la gente, algo quizás inusual para líderes que no son tan populares, Tsai Ing-wen se mostró confiada de que tanto Estados Unidos como otros países de la región que son aliados, vendrán a la defensa de la isla si es que el régimen chino decide recurrir a las armas.

La razón por la que la presidente considera que no está sola, va más allá de simples tratados o relaciones diplomáticas o de la ‘amplia gama de cooperación con EE.UU. destinada a aumentar nuestra capacidad de defensa’, sino que tiene que ver con el rechazo hacia el comunismo.

“Taiwán no está solo porque somos una democracia, respetamos la libertad y somos amantes de la paz. Y compartimos valores con la mayoría de los países de la región y geográficamente tenemos una importancia estratégica”, afirmó Ing-wen.

“Aquí está esta isla de 23 millones de personas que se esfuerza cada día por protegerse a sí misma y proteger nuestra democracia y asegurarse de que nuestro pueblo tiene el tipo de libertad que se merece”, continuó la presidente.

Ing-wen apeló a sus aliados con la siguiente reflexión: “Si fracasamos, significa que la gente que cree en estos valores dudará de si son valores por los que (deberían) luchar”.

Durante la guerra civil del Partido Comunista Chino contra el Kuomintang, donde los comunistas aprovecharon las bajas en las filas de los nacionalistas que venían de pelear contra los invasores japoneses, los nacionalistas escaparon y se atrincheraron en Taiwán, eventualmente formando gobierno y un país independiente de China continental.

Beijing reclama soberanía sobre la isla aunque nunca tuvo el control de esta en más de 70 años desde la guerra civil.

En 1979 Estados Unidos dejó de reconocer a Taiwán como país soberano para poder establecer relaciones diplomáticas con el PCCh. No obstante, el Congreso de EE. UU. aprobó la Ley de Relaciones con Taiwán con la que el gobierno americano está obligado a suministrarle armas para su auto defensa.

Aunque la ley no especifica que Estados Unidos deba involucrarse militarmente, el presidente Biden dijo recientemente que si el PCCh decide invadir la isla, Estados Unidos ‘está comprometido’ a defenderla.

Contestando una pregunta del periodista, Tsai confirmó que hay militares estadounidenses entrenando sus tropas en la isla, una declaración que seguramente disparará el enojo de las autoridades chinas.

Según Daily Mail, desde el año pasado hay al menos 32 militares estadounidenses que incluyen una unidad de operaciones especiales y un contingente de marines realizando misiones de adiestramiento.

De todos modos, además de mostrarse determinada a mantener el status quo, que es, oficialmente Taiwán no es un país soberano pero mantiene su independencia, la presidente también dijo que está abierta a dialogar con el líder chino, que asegura desde que Xi Jinping tomó el poder ha incrementado exponencialmente el poderío de su ejército, tanto balísticamente como en número.

“¿Podemos sentarnos a hablar de nuestras diferencias y tratar de llegar a acuerdos para poder coexistir pacíficamente? Creo que esa es la expectativa de nuestra gente aquí, y de la gente en China, así como de la gente en la región”, dijo Tsai.

Durante los festejos por el aniversario de la creación del PCCh, Xi dijo que la ‘unificación’ con Taiwán ‘deberá’ ocurrir y aunque no mencionó una invasión militar pidió que Occidente no ‘interfiera’ en los asuntos de China, mientras que al mismo tiempo escaló las provocaciones militares enviando aviones de guerra con capacidad nuclear a sobrevolar la zona marítima de Taiwán.

“Lo animaría a dialogar más con el gobierno y la gente de Taiwán, y a conocer mejor cómo es Taiwán. Y, por supuesto, haríamos más por entender la situación en China”, dijo Tsai. “Hemos dicho una y otra vez que queremos dialogar con China y que ésta es la mejor manera de evitar malentendidos, errores de cálculo y de apreciación en la gestión de las relaciones a través del estrecho”.

A diferencia de China continental, Taiwán conservó en gran medida la cultura tradicional milenaria china, como el ejemplo de la escritura, que el PCCh intentó sustituir por el pinyin romanizado, que es el sonido fonético de los ideogramas en inglés. Como resultado hoy en China continental se escribe con el chino ‘simplificado’ el cual perdió una enorme cantidad de significado del chino tradicional.

Otro gran contraste es que Taiwán goza de libertad de religión, mientras que el régimen comunista chino empezando con la Gran Revolución Cultural ha realizado campaña tras campaña para demonizar las religiones, persiguiendo a sus creyentes hasta la muerte.

Actualmente existe abundante evidencia de que el PCCh está sometiendo a torturas y esterilización forzada a los uigures en la provincia de Xinjiang.

Además existen decenas de reportes que confirman que el PCCh utiliza a los practicantes de Falun Dafa como banco de órganos vivos donde los practicantes son asesinados mientras sustraen sus órganos para venderlos en lucrativos trasplantes.

El PCCh puede que sea poderoso, pero está acorralado

En recientes maniobras militares Rusia y Beijing parecen haberse unido en la región para enfrentar a Occidente.

No obstante, el régimen chino debido a comportamiento belicoso ha cosechado varios enemigos en los últimos tiempos y está acorralado por alianzas que representan un poder militar difícil de derrotar.

El ministro de defensa japonés declaró recientemente que Japón está analizando cualquier opción disponible si es que Beijing invade Taiwán.

Durante la pandemia, Australia pidió una investigación independiente sobre el origen del virus, lo que generó la ira del PCCh y desde entonces las relaciones entre ambos han caído en picada.

Por un conflicto en la frontera del Himalaya compartida en China e India, donde soldados chinos masacraron brutalmente a una decena de soldados indios, el sentimiento anti-PCCh creció en la India, al punto que el gobierno indio prohibió varias aplicaciones chinas en el país y formó una alianza con Japón para enfrentar al régimen comunista chino.

El Reino Unido y Estados Unidos firmaron un nuevo acuerdo con Australia (AUKUS) para armar con submarinos nucleares a Australia y los tres aliados realizaron maniobras recientemente en el mar de las Filipinas.

Puede ser que el PCCh sea poderoso, pero está rodeado por las naciones más poderosas militarmente y esto podría explicar por qué Beijing no ha sido más que un matón para Taiwán.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.