Redacción BLes – Cada vez más personas del mundo se preguntan por qué el régimen chino insiste en la incomprensible campaña de Covid cero, que sume a cientos de millones de personas a cuarentenas tan estrictas y dolorosas. 

Las dramáticas historias no cesan de entristecer la vida de los habitantes de China. Una de las más conmovedoras historias se presentó el 31 de octubre en la ciudad de Baoding, provincia de Hebei.

En ese lugar, un joven padre intentó atravesar, valientemente, la barrera del encierro por la epidemia. Buscaba comprar la leche en polvo que su bebé necesitaba “urgentemente”, pero perdió la libertad a manos de la policía del régimen chino, de acuerdo con Secret China. 

El joven portaba un cuchillo de cocina al bajarse del auto que conducía, pero no lastimó a nadie. No obstante su necesidad y la de su hijo, fue arrestado por numerosos policías. 

Un artículo publicado en Beijing describe: “una docena de policías especiales le esperaron en el puesto de control, le pusieron grilletes, le ordenaron que se pusiera la mascarilla, le rociaron la cara y el cuerpo con desinfectante y abandonaron [con él] el puesto de control entre una multitud de gente”.

El caso despertó la indignación de los internautas, y generó una lluvia de comentarios negativos hacia el Partido Comunista de China (PCCh). Entre ellos: “El Partido Comunista y sus halcones y perros no son realmente humanos!”

Otro internauta cuestionó la contradicción del PCCh, que intenta estimular el crecimiento de la población, pero no permite que un padre atienda adecuadamente a su bebé que tiene hambre, que necesita alimento.  

“¿[Este es] Un lugar que ignora tanto la existencia de los bebés y todavía quiere animar a la gente a tener más hijos?”, preguntó el usuario de la red. 

Una interminable tragedia social

La terrible experiencia por la que atraviesan cientos de millones de ciudadanos chinos se ha convertido en una pesadilla interminable. Sus secuelas sicológicas y emocionales marcan profundamente a muchos de ellos, incluyendo a los niños más pequeños. 

El conocido columnista y residente de Shanghai,  Wei Zhou, compartió sus impresiones sobre la cuarentena que vivió en Shanghái, hace unos meses, a través de su blog de WeChat, con el título: “Cada día me despierto y descubro que es el primer día del ciclo de 14 días”.

El título alude a que a pesar de que el periodo de bloqueo es de 14 días, para un complejo residencial, el período transcurrido de cuarentena debe regresar a cero cada vez que alguien dé positivo. Así, las cuarentenas se alargan indefinidamente, y los nervios de todos se crispan hasta el extremo. 

Un artículo de The conversation, de mayo, comenta: “Como resultado, los residentes se encuentran en un mundo absurdo como el de Kafka, potencialmente sujetos a la ira de sus vecinos si dan positivo, sin saber qué pasará después”.

Es de recordar que Shanghái, con sus 26 millones de habitantes, permaneció bajo bloqueo estricto por más de un mes. De manera similar, muchas ciudades son sometidas a las mismas restricciones draconianas, sin otras alternativas. 

La lista de situaciones extremas que sufren las personas bloqueadas es muy larga. Entre ellas se ven casos de quienes regresan a sus casas y descubren que no pueden entrar en ellas.

Muchos conductores quedan atrapados dentro de sus camiones, algunos hasta dos semanas, como ocurrió en la carretera entre Chongqing y Shanghái, a quienes deberían haber demorado solo dos días.

También, niños de tan solo dos años son separados de sus padres y obligados a permanecer en centros de aislamiento. Casos como este no son raros, tal como se aprecia en el video aportado por el usuario de Twitter, @panguqianxun

En su tuit informa el 3 de noviembre: “En Enshi, Hubei, los niños del jardín de infantes fueron llevados y puestos en cuarentena”. 

La inconformidad de los chinos aumenta

Varios investigadores encontraron que bajo el régimen chino, en mayo: “A medida que aumentan los costes sociales y económicos, las autoridades chinas se encuentran con más descontento y críticas en línea que en cualquier otro momento de la pandemia”.

Es de notar que la violencia policial es una de las características que más se repite en sus relaciones con los habitantes, muchas veces al amparo de su superioridad numérica. 

El siguiente video sintetiza ese comportamiento violento, que necesariamente incita a la defensa básica de las personas, aunque es de considerar que para muchos la represión, también, pueda representar un terror intimidante. 

Este otro video forma parte del mensaje del usuario de Twitter, @iPaulCanada, quien agrega como mensaje: “Esta es la verdadera China”

En este contexto, el descontento sigue creciendo, y lleva a los ciudadanos a protestar e incluso hasta a rebelarse contra los opresivos controles, haciendo uso de la fuerza. 

De hecho, tal como lo comparte el internauta, @xiaoxin11786630: “En Wuhan, algunos residentes se reunieron y desmantelaron los puntos de prueba de ácido nucleico. Ácido nucleico nocivo”. Para ilustrarlo adjunta el video correspondiente.  

Más aún, no son raros los enfrentamientos cuerpo a cuerpo entre los ciudadanos y los agentes del PCCh; así se aprecia en el mensaje del usuario de Twitter, @Anonymous_Wxyq, enviado con un amplio mensaje, el 1º de noviembre:

“¡El pueblo no se equivoca, lo que está mal es el gobierno, es el Partido Comunista y el PCCh! ¡En los tres años de la epidemia, la gente ha sufrido demasiadas desgracias y ha perdido demasiadas vidas inocentes!”

Y agrega: “¡Demasiadas tragedias! ¡Esto no es culpa de una determinada persona o gobierno local, es culpa de esta organización, este hipócrita partido dictatorial que se disfraza de “servir al pueblo” todos los días!”

Para finalizar escribió: “¡El partido político no tiene nada que ver con la nación o el estado! ¡Este partido pisotea al pueblo como esclavo, a su antojo!”.

Hasta en lugares tan apartados y maltratados como el Tíbet, se presentaron protestas masivas, sobre las cuales informó en un tuit el medio RFA, adjuntando un video: “EXCLUSIVA: Protestas masivas estallan en Lhasa, Tíbet, en medio del bloqueo del coronavirus”. 

¿Cambiará el PCCh su política Covid-cero?

Mucho se especula acerca de si el PCCh cambiará la desastrosa política del Covid-cero, incomprensible para muchos y desaconsejada por los expertos.  

Para el virólogo de la Universidad de Hong Kong, Jin Dongyan, esas medidas contra la epidemia son inadecuadas porque no funcionan, simplemente, tal como lo expresó en CNN, el 2 de noviembre, diciendo

“Utilizar medidas de cierre y contención para hacer frente a una enfermedad infecciosa con una tasa de mortalidad tan baja y una alta transmisibilidad ya no es apropiado. Todo el mundo ha abandonado este enfoque: nadie puede soportar el coste, simplemente no funciona”, 

Más aún, Jin sostiene que todos los esfuerzos del régimen chino resultarán inútiles al final, de acuerdo con sus conceptos, por lo que añade: “…  Pero al final no podrá impedir que se extienda una enfermedad tan infecciosa”,

Para algunos analistas, la política del Covid-cero del PCCh podría tener objetivos diferentes a los de la salubridad pública, convirtiéndola, más bien, en una estrategia de control de la población, al estilo de las utilizadas en tiempo de la gran Revolución Cultural.

José Hermosa – Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.