Redacción BLes – Un paseo de diversión con la familia puede convertirse en varios días de angustia. El 31 de octubre las autoridades de la ciudad de Shanghái decidieron suspender abruptamente la entrada y salida al complejo turístico, mientras todavía había visitas en su interior.

Videos circulando en la red social china, WeChat, mostraban a las personas corriendo desesperadas hacia las puertas de salida del parque, las cuales cerraron sin previo aviso.

El gobierno de Shanghái anunció, en su cuenta de WeChat, que llevará a cabo testeos a todas las personas encerradas, y que no tendrán permitido regresar a sus casas a menos que muestren un resultado negativo. También, aquellos que hayan visitado el lugar, después del 27 de octubre, deberán someterse a tres testeos, por tres días, informó Reuters el 31 de octubre.

Las instalaciones de Disney Resort permanecerán cerradas hasta nuevo aviso, afectando a las áreas circundantes como así su sector comercial, esto incluye a Shanghái Disneyland, Disneytown y Wishing Star Park. En la ciudad solo se habían registrado 10 casos asintomáticos un día previo a la interrupción del complejo.

A pesar del sorpresivo cierre, varias de las diversiones no dejaron de operar. Un portavoz de la empresa dijo que las atracciones seguirán funcionando con “ofertas limitadas”, siguiendo las medidas sanitarias del gobierno.

El parque ya había sufrido 3 meses de inactividad, cuando la ciudad vivió estrictos encierros a principios de año. Además, en noviembre del año pasado, 30.000 visitantes a la atracción quedaron encerrados por dos días, esperando los resultados de sus testeos.

Esta no es la primera vez que el Partido Comunista Chino (PCCh), sorprende a los habitantes chinos con sus extremas medidas. 

Pequeños cubículos junto a una carretera para forzar el aislamiento

De acuerdo a un video publicado por la periodista china, Jennifer Zeng, el 20 de octubre, la ciudad de Zhengzhou comenzó a utilizar una medida improvisada, poniendo en riesgo la salud de las personas. 

 

Se trata de unas pequeñas estructuras de un metro cuadrado,  revestidas de un fino plástico transparente, que carecen de aislamiento térmico, calefacción, muebles, sanitarios y mantas. La ventilación se filtra por el fondo y no tiene puerta ni otro acceso.  

La capital de la provincia de Henan, puede registrar temperaturas tan bajas como los 5° C, en esta época del año, poniendo en riesgo la salud de las personas detenidas por cuestiones sanitarias. Además, estando en las pequeñas cabinas solo se puede estar de pie o en cuclillas.

El breve video muestra una larga fila de cabinas, situadas a lo largo de una avenida, con poca distancia entre ellas. Se supone que estos lugares se utilizan temporalmente, aunque no se sabe con certeza cuánto tiempo se obligará a los ciudadanos a permanecer en ellos.   

Aunque solo fueron detectados tres nuevos casos en Zhengzhou el 16 de octubre, las extremas medidas forzaron a cerrar la ciudad al día siguiente como parte de la política de “Cero Covid”.

Además, las medidas obligaban a miles de trabajadores a permanecer en sus lugares de trabajo, lo que generó inconvenientes en una de las mayores fábricas, que provee partes a los iPhones.

El 31 de octubre, personal de la empresa Foxconn huyeron de la fábrica en Zhengzhou, y comenzaron caminar por carreteras, hacia sus casas, evitando tomar el transporte público para no ser detenidos.

Uno de los trabajadores contó al Financial Times, que era un “caos total en los dormitorios” que debían permanecer encerrados. “Saltamos una valla de plástico y otra de metal para salir del recinto.”  Por su parte, la sede de la empresa en Taiwán, ha dicho que no impedirá que los trabajadores se marchen.

Las extremas medidas sanitarias resultan en un accidente fatal

En septiembre de este año, un autobús que transportaba a 47 personas desde la ciudad de Guiyang a un centro remoto de cuarentena, sufrió un accidente en el que murieron 27 personas, debiendo el resto que ser hospitalizadas. Informó Voice of America (VOA).

Los comentarios en las redes sociales, altamente controladas por el PCCh, de los ciudadanos de la capital de la provincia sureña de Guizhou, no se hicieron esperar, y las personas enojadas y frustradas dijeron cosas como:

“La gente corriente no está en contra de la prevención de epidemias. A lo que se opone es… al acoso de las personas”. Y otras comentaron. “Todos estamos en el autobús que conduce a la muerte”. Informó VOA.

El PCCh está sofocando a las personas con su política de “Cero Covid”

En Xinjiang, la región que alberga a 22 millones de habitantes, a los ciudadanos de las zonas afectadas se les prohibía la salida de sus casas, lo que provocó una gran escasez de alimentos, medicinas y otros artículos de primera necesidad.

Según Radio Free Asia (RFA), el 15 de septiembre, al menos 22 personas murieron de inanición en un solo día, en el condado de Ghulja. Y agregó que los funcionarios de la ciudad se negaban a informar de los nombres y lugar de la procedencia de las víctimas, pero dan un rango de 20 a 22 muertes para el 15 de septiembre.

Uno de los funcionarios contactados por RFA dijo: “Hay 20 personas que han muerto de hambre. No vuelvas a llamar.” 

Además, a comienzos de octubre, el gobierno de la región restringió los viajes, suspendiendo la salida de autobuses interprovinciales y la mayoría de los vuelos. 

En la región del Tíbet, controlada por el régimen chino desde el año 1950, la situación no es mejor, y también lleva 2 meses con duras condiciones de confinamiento.

Se han informado del traslado masivo de cientos de residentes a centros de cuarentena. Y en la capital, Lhasa, han aumentado estos centros, utilizando estadios, escuelas y edificios vacíos, algunos sin terminar y en muy malas condiciones. Se han reportado al menos 5 suicidios a finales de septiembre, debido a las duras condiciones. 

El régimen chino ha endurecido sus medidas de control sobre la población, y no permite que se hable del tema, cualquiera que comparta información por internet será castigado con 15 días de “reeducación en Internet”, o “reeducación en ciberseguridad.”

La detención se realiza en pabellones, que funcionan como cárceles, donde los reclusos que no cooperan a menudo son golpeados o torturados. Desde mediados de octubre, al menos 22 internautas siguen detenidos en la capital.

Lo cierto es que a medida que el resto del mundo disminuye sus exigencias sanitarias, que han agotado tanto mental como financieramente a las personas, por el contrario, el PCCh busca aumentar su control, sometiendo al pueblo chino a su despiadada represión en nombre de la salud, causando cada vez más rechazo tanto en China como en el resto del mundo.

Pablo Nutting Rodriguez – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.