Redacción BLes – Acercándose el XX Congreso Nacional del Partido Comunista Chino (PCCh) las especulaciones sobre los posibles cambios en el Comité Permanente del Politburó y sobre quién acompañará a Xi Jinping, si logra su tercer mandato inquieta a toda la cúpula del régimen chino.

Aparentemente, Hu Chunhua, actual Vice Primer Ministro, quiere convertirse en el próximo Primer Ministro de China, luego de que Li Keqiang, Primer MInistro, anunciara, en marzo pasado, en el cierre de la Asamblea Popular Nacional, que este sería su “último año como primer ministro”.

Sin embargo, la decisión de Li Keqiang podría cambiar, debido a que en estos últimos meses hizo varias apariciones públicas que parecen demostrar lo contrario. 

Tras el Simposio de Economía en Shenzhen y de la reunión en Beidaihe, de Li Keqiang, el Viceprimer Ministro, Hu Chunhua también comenzó a asistir a varias reuniones.

En sus discursos, Hu Chunhua  remarcó los problemas urgentes a resolver en China, él dijo que es necesario estabilizar y expandir efectivamente el empleo de los graduados desempleados.

También el  Viceprimer Ministro Hu Chunhua, también expuso que no hay nuevas inversiones en China. 

Es “necesario, hacer grandes esfuerzos para atraer nuevas inversiones extranjeras”, dijo Hu Chunhua.

Además, enfatizó la necesidad de implementar nuevas cadenas de suministro y “fortalecer la confianza de las empresas con fondos extranjeros con acciones prácticas”, según un comunicado del Ministerio de Comercio.

Este discurso fue visto como una   crítica hacia Xi Jinping y generó que diversos economistas hablaran  sobre la  crisis económica que amenaza a China así como de los graves desafíos que enfrenta,  la crisis inmobiliaria, la política Cero Covid y la disminución de la demanda externa y el bajo consumo interno.

El problema en China es que “no están emitiendo cheques”, dijo Ker Gibbs, ejecutivo de la Universidad de San Francisco y ex director de la Cámara de Comercio Estadounidense en Shanghái. “Hay muchas dudas ahora”, agregó.

“Las pruebas de estrés muestran que si el poder de la política no puede cambiar el rumbo, la economía china puede estar al borde de una cuasi recesión en la segunda mitad de este año y el próximo”, dijo el economista en jefe de China de Morgan Stanley.

 ¿Qué ocurrirá después del XX Congreso del PCCh?

Wang Dura, analista político, señaló que si Hu Chunhua se convierte en Primer Ministro, significa que Xi Jinping no estableció un control total, pues tendría a su lado a un miembro de la facción enemiga.

Lu Nan, un analista independiente que vive en Estados Unidos, sugiere que Li Keqiang no cambiará su decisión de renunciar y que no permanecerá como miembro del Comité Permanente, ni será el presidente del Congreso Nacional del Pueblo. 

Christopher Johnson, director ejecutivo de China Strategic Group y ex analista político de la CIA en China, mencionó que la decisión de Li Keqiang sobre irse o quedarse está en manos de Xi Jinping. 

“¿Xi lo ve como algún tipo de problema, amenaza o desafío? Si no, no creo que lo sea, ¿por qué no quedarse en otra posición?”, dijo Johnson.

 El historial de Hu Chunhua lo posiciona como favorito

Hu Chunhua, que es actualmente uno de los cuatro vicepresidentes del Politburó, tiene buena reputación por haber dirigido la Liga de la Juventud Comunista de forma eficiente y pragmática durante mucho tiempo.

 Fue secretario del PCCh en Mongolia Interior, en la provincia de Guangdong y en el Tíbet. Esta es otra de las razones por la que se le considera un fuerte candidato para un ascenso aún más alto en las filas del partido.

Algunos incluso lo ven como primer ministro, sucediendo a Li Keqiang. Pero Xi Jinping ha desconfiado de su poder desde que Hu Chunhua fue elegido líder de la Liga de la Juventud Comunista en 2012.

 Si Hu Chunhua logra convertirse en miembro del Comité Permanente del Politburó de Élite, podría ser visto como un posible sucesor de Xi Jinping para el XXI Congreso del PCCh.

A pesar de que en este último tiempo, el Viceprimer Ministro hizo varias apariciones públicas, por lo general no hace entrevistas periodísticas, ni emite opiniones. Por ejemplo, durante la Asamblea Popular Nacional de 2012, Hu Chunhua respondió solo cuatro de las veinte preguntas formuladas por los periodistas. 

También se ha negado a comentar sobre sus ambiciones personales en varias ocasiones. Después del despido de Bo Xilai en abril de 2012, el funcionario fue fuertemente promovido debido a su lealtad a los funcionarios del Partido Central dirigidos por Hu Jintao.

Hu Chunhua ahora tiene la oportunidad de ser el segundo hombre más poderoso de China, aún después de dos escándalos importantes en su carrera política: La distribución de leche contaminada; y las polémicas protestas en Mongolia, que según trascendidos le habrían costado el trabajo a algunos funcionarios del PCCh. ¿Lo logrará?

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.