Redacción BLes – La actividad de las fábricas chinas se deterioró más de lo previsto en octubre y se redujo por segundo mes consecutivo, perjudicada por la persistencia de los altos precios de las materias primas y el debilitamiento de la demanda interna, lo que indica que habrá más dificultades económicas en el último trimestre de 2021, según informó Reuters.

Señal de estancamiento

Los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS) mostraron que el índice oficial de directores de compras (PMI) del sector manufacturero se situó en 49,2 en octubre, por debajo de los 49,6 de septiembre.

La marca de 50 puntos distingue el crecimiento de la contracción. Los analistas esperaban que se situara en 49,7 puntos.

Al igual que el PMI general, el subíndice de producción descendió a 48,4 puntos en octubre, frente a los 49,5 de septiembre. Además, el subíndice de nuevos pedidos también cayó por tercer mes, situándose en 48,8.

Lo que es más preocupante, un subíndice de precios de producción subió a 61,1, el más alto desde 2016, cuando la oficina de estadísticas comenzó a publicar el indicador, lo que indica un aumento de las presiones inflacionarias mientras el crecimiento económico más amplio se ralentiza, añadió Reuters.

“El índice de producción ha caído al nivel más bajo desde que se publicó en 2005, excluyendo el período de crisis financiera global en 2008/09 y el brote de COVID en febrero de 2020”, dijo Zhiwei Zhang, economista jefe de Pinpoint Asset Management.

“El índice de precios de producción subió al nivel más alto desde que se publicó en 2016. Estas señales confirman que la economía de China probablemente ya está atravesando una estancamiento”.

Causas de la desaceleración económica de China

Asialyst informó que el crecimiento del PIB chino también cayó al 4,9% en el tercer trimestre de 2021, muy por debajo de las expectativas de los expertos y el peor resultado en años, y hay varias razones para esta desaceleración.

En primer lugar, una escasez de electricidad obligó a varias provincias a imponer un racionamiento, provocando cortes de energía en los hogares y las fábricas. Entre las fábricas afectadas están las de cemento, acero y aluminio, que son especialmente importantes para la economía del país.

Además, el escándalo inmobiliario provocado por la endeudada Evergrande y varias otras grandes promotoras del país alimenta el temor de ver explotar la burbuja inmobiliaria, con riesgos de efecto dominó para otros sectores de la economía china.

Mientras tanto, la producción de carbón ha descendido drásticamente debido a las inundaciones récord en la provincia de Shaanxi, que produce por sí sola el 30% del combustible del país. Las autoridades también han decidido reducir la producción de carbón de las grandes centrales eléctricas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Qué políticas son necesarias?

Los analistas encuestados por Reuters esperan que el Banco Popular de China se abstenga de intentar estimular la economía reduciendo la reserva de efectivo que los bancos deben mantener hasta el primer trimestre de 2022.

“La producción sigue siendo débil, lo que indica que el problema de la demanda puede ser relativamente grande, y todavía es necesaria una cierta flexibilización de la política”, dijo Zhou Hao, economista principal de Commerzbank.

Teresa Jones – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.