Redacción BLes – En marzo de este año, China anunció que esperaba un crecimiento del PBI de 5,5%, sin embargo, según datos reportados por Goldman Sachs, no se alcanzará esa cifra y posiblemente se logre el 3% de crecimiento. Los informes económicos de julio mostraron una caída en las compras de consumidores, la producción industrial disminuyó y las inversiones también se redujeron. 

Según señaló Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, varios factores contribuyeron a este escenario de estancamiento económico. Por un lado, la deuda china es una de las más grandes del mundo y conforma el 330% de su PBI, según datos de 2019. Otro factor importante es la participación directa del PCCh en las empresas estatales y privadas, que ha aumentado desde hace unos años. 

Por otro lado, el envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad de las últimas décadas está afectando gravemente a la sociedad china. La crisis económica que se agravó desde la pandemia está generando más desempleos y falta de estabilidad en los jóvenes en edad de formar familias.

Una joven china, Sandy Liu, relató al Wall Street Journal que tenía planes de casarse con su novio y comprar un departamento en Beijing. Sin embargo, la ingeniera, graduada hace cuatro años de una importante universidad, fue despedida este verano de la empresa de tecnología en la que trabajaba. “No me puedo imaginar casarme y formar una familia sin un sueldo”, dijo la Sra. Liu.

Otro ejemplo de las consecuencias económicas por la crisis demográfica se observa en la provincia de Heilongjiang, que fue uno de los centros industriales más relevantes del país. Sin embargo, con el envejecimiento de la población, un 23% de los habitantes son mayores a 60 años, y la salida de los jóvenes que buscan empleos en otras provincias, el panorama de la región no es muy optimista. En las décadas de 1980 y 1990, el número de nacimientos por año era de un promedio de 600.000. En 2021, se registraron solo 113.000 nacimientos. El bajo número de nuevos nacimientos refleja una tasa de crecimiento poblacional negativa. Heilongjiang, con una tasa de natalidad de -5,5% está superando a Japón y Corea del Sur. 

¿Se esfumó el “sueño chino” de superar a Estados Unidos?

Varios expertos y analistas económicos predijeron que China crecería económicamente, y proyectaron un crecimiento superior a Estados Unidos.

Sin embargo, según el ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, Lawrence Summers, estas predicciones son similares a lo que ocurrió con Japón en 1990 o Rusia en 1960.

“Se tomó como algo indiscutible hace seis meses o un año que en algún momento los chinos superarían a la economía estadounidense en términos de PIB total al tipo de cambio del mercado”, dijo Summers en un programa de Bloomberg Television con David Westin. “Eso ahora está mucho menos claro”.

Leland Miller, fundador de la firma de investigación China Beige Books, comentó en una entrevista que cree que China no logrará crecer rápidamente en un futuro cercano. “Todo el mundo habla sobre qué pasará con el crecimiento de China, de cómo impulsará el mundo, eso podría ser un futuro potencial […] Pero qué pasará si China, debido a sus problemas demográficos, desafíos económicos, la inestabilidad política, y etc., se abruma, alcanza su punto máximo […] y los líderes chinos se darían cuenta de que están perdiendo su oportunidad. Esto empujará a China a que se vuelva más agresiva, con el asunto de Taiwán, tomará medidas y habrá riesgos”.

La política cero covid del régimen comunista también está afectando gravemente a las economías locales. Según James Palmer, especialista en China y autor, comentó “el interminable ciclo de encierro ha dado este año una sensación de déjà vu dentro de China. Incluso cuando las ciudades son liberadas… no hay un estallido de libertad o gasto; en su lugar, la gente comienza a atrincherarse a la espera del próximo brote”.

Con los cierres y bloqueos del gobierno chino, los ingresos estatales también se redujeron considerablemente, aumentando la deuda. Las ventas de las principales empresas inmobiliarias disminuyeron un 60 por ciento solo en el mes de mayo. Internautas chinos comentaron que el Banco Central de China informó que hay casi 40 millones de viviendas con problemas de hipotecas y más de 10 millones de casas están embargadas.

Una de las políticas impulsadas por Xi, la campaña de “la prosperidad común”, que consiste en la redistribución de la riqueza, requiere que grandes compañías donen “voluntariamente” sus ingresos. Tencent anunció una donación de 100.000 millones de yuanes, mientras que Alibaba comunicó que donaría la misma cantidad en 2025.

A principios de la crisis generada por la pandemia COVID-19, en comparación a Estados Unidos, China se mostraba fuerte económicamente, incluso, según las cifras oficiales, el país estaba en crecimiento. Sin embargo, en 2021, Estados Unidos inició un crecimiento acelerado que superó a China, aún con todos los problemas acuciantes de su economía, como la inflación, las consecuencias de la guerra ruso-ucraniana, etc.

A pesar de las reformas realizadas por el partido comunista para contrarrestar el crecimiento económico lento, como los cambios en la política de un solo hijo, el rescate financiero de algunas empresas del mercado inmobiliario, y otras medidas, China no logra recuperarse tan rápido como se esperaba.

Con el XX Congreso del Partido a la vuelta de la esquina, Xi Jinping está apostando por un tercer mandato, sin embargo, todas las medidas y reformas destinadas a asegurar un clima social más estable no están dando grandes resultados.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.