Redacción BLes– Como parte de un acuerdo memorable entre ambas naciones, el régimen comunista chino y su país aliado Rusia, anunciaron la firma de un nuevo contrato a través del cual China comenzaría a pagar en rublos y yuanes por el suministro de gas, evitando utilizar el dólar como moneda de intercambio tal como hicieron siempre. 

El acuerdo podría ser el primer paso para la ambición a largo o mediano plazo de ambos países por diversificar los pagos transfronterizos en su búsqueda de lograr una mayor independencia comercial de Estados Unidos y Europa. 

 

Anuncio histórico

La información se publicó primero en Rusia, fue la empresa proveedora de gas Gazprom quien emitió el comunicado oficial el martes 6 de septiembre a través del cual se supo que en el nuevo contrato firmado con el régimen comunista chino los pagos por el suministro de gas serían recibidos en sus propias monedas en lugar de dólares.

Alexei Miller, CEO de Gazprom, dijo a los medios que permitir los pagos en rublos rusos y yuanes chinos sería beneficioso tanto para Gazprom como para la Corporación Nacional de Petróleo de China, de propiedad estatal.

“Simplificará los cálculos, se convertirá en un excelente ejemplo para otras empresas y dará un impulso adicional para el desarrollo de nuestras economías”, dijo.

El acuerdo establece una extensión del contrato de venta de gas hacia China por un total de 37,5 mil millones de dólares. La exportación de gas a China comenzó en el año 2019 cuando se concretó el gasoducto Power of Siberia de 3000 (1.865 millas) kilómetros que une ambas naciones.

Según trascendió, el régimen chino comenzará a pagar a Gazprom mitad y mitad entre rublos y yuanes, pero no se dieron mayores detalles de cuándo comenzaría a pagarse de este modo ni los mecanismos que se utilizarán para este propósito.

Según Reuters, Putin elogió la medida como un “evento verdaderamente histórico, no solo para el mercado energético mundial, sino sobre todo para nosotros, para Rusia y China”. La relación entre Rusia y China parece estar fortaleciéndose luego de que las potencias occidentales le dieron la espalda a Putin tras la guerra con Ucrania. 

Los presidentes Xi Jinping y Putin se reunirán en persona la próxima semana en Uzbekistán, informó la agencia de noticias estatal rusa Tass. Luego de varias comunicaciones virtuales y telefónicas finalmente ambos líderes se verán las caras para tratar temas estratégicos para ambas naciones en una situación tan delicada como la actual en la que la grieta entre las potencias occidentales y orientales parece que se ha agrandado nuevamente.

 

Se fortalecen las relaciones entre China y Rusia en medio de un complejo contexto internacional

El acuerdo por el pago del gas se produce justo cuando el valor mensual de las importaciones chinas desde Rusia alcanza un nuevo récord en agosto. China importó bienes de Rusia por valor de 72.900 millones de dólares entre enero y agosto, un aumento del 50% con respecto al mismo período del año pasado.

Como resultado, el superávit comercial de Rusia con China se ha cuadruplicado de 7.300 millones de dólares a 28.700 millones de dólares. El petróleo, el gas y el carbón representan el 78% de las exportaciones de Rusia a China y continúan en expansión. Los productos energéticos, minerales y agrícolas constituyen la mayor parte de las importaciones chinas desde Rusia.

Ante esta escalada en el comercio entre ambos países es que estarían tomando la decisión de utilizar su propia moneda, alentados por abandonar el dólar y generar una mayor independencia de Occidente.

El aumento de la exportación de gas hacia China y las nuevas formas de pago se dan cuando Rusia confirma que no reanudará, al menos en lo inmediato, sus exportaciones de gas natural a Europa a través de su gasoducto Nord Stream 1, lo que aumenta considerablemente la amenaza de una profunda crisis energética este invierno en el continente europeo.

Cuando la semana pasada se supo de la suspensión de exportación de gas, el informe oficial de las autoridades rusas lo adjudicó a una falla técnica en el gasoducto que se resolvería en cuanto sea posible. Con el paso de los días Rusia admitió que el cierre del Nord Stream 1 se debe a las sanciones impuestas por Occidente debido a la guerra con Ucrania. 

Según funcionarios de la Unión Europea (UE), Rusia estaría utilizando el suministro del gas como un arma, a sabiendas que gran parte de los países europeos depende del gas ruso tanto para calefaccionar a sus millones de habitantes en el crudo invierno como para el normal funcionamiento de la economía.

Ya en agosto de 2021 Moscú había reducido los suministros de gas a la UE, lo que muchos en Europa comprendieron como un intento de Rusia de aumentar el precio y promover así la apertura de Nord Stream 2. 

Luego de que comenzó la guerra con Ucrania y los países europeos y la OTAN impusieron severas restricciones y bloqueos contra Rusia, los suministros se redujeron aún más y la apertura del Nord Stream 2 quedó suspendida.

Rusia todavía está entregando gas a Europa a través de otros oleoductos más pequeños, pero a una capacidad reducida y ante la amenaza del invierno la situación energética se está volviendo cada vez más crítica.

Por su lado, el régimen chino ha mantenido la incógnita sobre su rol en el conflicto internacional. Pero China también ha elevado sus niveles de conflictividad con Occidente, sobre todo con Estados Unidos y varios de sus aliados, lo que inevitablemente estaría llevando a los comunistas a fortalecer la relación con su histórico aliado Rusia.

Si bien varios representantes del PCCh han dicho respecto al conflicto bélico que China promueve la resolución pacífica del mismo, hasta el momento lejos de condenar a Rusia (como lo hizo la mayoría de los países en Occidente), ha responsabilizado a Estados Unidos y a la OTAN por la guerra.

Andrés Vacca –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.