Redacción BLes – Los rumores de que un alto funcionario de contrainteligencia chino escapó a los Estados Unidos continúa generando revuelo y grandes expectativas, sobre todo porque según las fuentes, el desertor habría traído consigo la evidencia de que el virus PCCh se originó en un laboratorio de virología en Wuhan y varios otros asuntos confidenciales de China. 

El 4 de junio, la reportera del RedState, Jennifer Van Laar, fue la primera en informar sobre un alto funcionario del régimen chino que se encontraba trabajando con la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, según sus siglas en inglés), desde hacía unos meses, revelando secretos sobre las operaciones de espionaje chinas y la filtración del virus del laboratorio de Wuhan. 

Más tarde el medio reveló además que el nombre del funcionario en cuestión es Dong Jingwei y que era el ‘principal cazador de espías’ del Partido Comunista Chino (PCCh). 

Según trascendió, Jinwei es un viceministro de Seguridad del régimen chino, quien se ha desempeñado en el cargo de la contrainteligencia desde abril de 2018, y si son veraces los reportes que están saliendo a la luz, sería el desertor de más alto nivel en la historia de vida del régimen chino.  

Fuentes de RedState indicaron que el funcionario chino voló a Estados Unidos a mediados de febrero, para supuestamente, visitar a su hija en una universidad de California, pero que ni bien pisó suelo estadounidense, se puso en contacto con los funcionarios de la DIA a quienes les comunicó sus planes de desertar y la valiosa información que había traído consigo. 

Desde que se conoció la presencia del alto funcionario chino, están surgiendo detalles sobre lo que aparentemente Dong Jinwei habría revelado de las operaciones de inteligencia de China en el extranjero, y muchos otras cuestiones que el PCCh vela por mantener en secreto.  

Según las fuentes del RedState, Dong proporcionó a la Agencia de Inteligencia de Defensa la siguiente información:

  • Los primeros estudios patogénicos del Virus PCCh.
  • Modelos de propagación y daños previstos del Virus PCCh en EE. UU. y en el mundo.
  • Registros financieros que detallan qué organizaciones y gobiernos financiaron la investigación sobre el Virus PCCh y otras investigaciones de guerra biológica.
  • Nombres de ciudadanos estadounidenses que proporcionan información a China.
  • Nombres de espías chinos que trabajan en EE. UU. o que asisten a universidades de EE. UU.
  • Registros financieros que muestren a empresarios y funcionarios públicos estadounidenses que han recibido dinero del gobierno chino.
  • Detalles de las reuniones que los funcionarios del gobierno de EE. UU. tuvieron (quizás sin saberlo) con espías chinos.
  • Cómo el gobierno chino obtuvo acceso a un sistema de comunicaciones de la CIA, lo que provocó la muerte de decenas de chinos que trabajaban con la CIA. 

Otra información candente que habría proporcionado sería una copia del disco duro de la computadora portátil de Hunter Biden, mostrando tanto información sobre sus acciones pornográficas como sobre los tratos comerciales, que tenían tanto él como su padre, con entidades chinas. 

Según dicen las fuentes de Van Laar, el desertor chino además mencionó al DIA que al menos un tercio de los estudiantes chinos que asisten a universidades estadounidenses, son parte del “Plan de los Mil Talentos”, y que muchos de los estudiantes están en EE. UU. con seudónimos debido a que son hijos de militares y líderes del PCCh de alto rango. 

Cabe destacar también lo que mencionó Van Laar en su primera publicación del RedState, acerca de que las fuentes aseguraron que la DIA mantuvo al desertor dentro de su red de Servicios Clandestinos, para evitar que la CIA y el Departamento de Estado accedan a él, ya que cree que hay espías chinos dentro y también de varias otras Agencias Federales como el FBI.

Acorde a lo que informó Life Site News, una señal de que la deserción de Dong es real es que su información ha sido borrada del sitio web del Ministerio de Seguridad Pública. 

Además mencionó que tan pronto como salió el primer informe de RedState, el South China Morning Post, medio propagandístico del PCCh, publicó no solo que Dong estaba todavía en China, sino que acababa de dar una charla sobre su talento especial, “atrapar espías extranjeros”. Pero resaltó que el artículo no contenía detalles, ni una imagen de la conferencia ni una imagen del funcionario.

En el último informe publicado por Van Laar, ella detalla cómo las redes sociales distorsionaron la historia que dio a conocer, con el propósito de minimizar el daño a la administración Biden y la comunidad de inteligencia.

 

Vanesa Catanzaro – BLes