Redacción BLesUn reciente informe de Reuters reveló que, BGI Group, la compañía genómica y de biotecnología en el mundo, ha trabajado junto al ejército de China en una investigación que incluiría desde masivas pruebas de patógenos respiratorios hasta ciencias del cerebro.

El informe basado en solicitudes patentes, así como alrededor de 40 documentos y trabajos de investigación disponibles al público en chino e inglés, indican que los vínculos de BGI con el Ejército Popular de Liberación (EPL) también incluyen investigaciones junto a expertos en supercomputación militar de China.

La empresa con sede en china ha despertado las alarmas en EE. UU. luego de darse a conocer una advertencia por parte de funcionarios de inteligencia estadounidenses alertando que el régimen chino estaba recolectando ADN de los estadounidenses para ganar una carrera por el control de datos biológicos en el mundo, según BIzPac Review.

En un informe de CBS el exjefe de contrainteligencia William Evenina, señaló: “Esto muestra la mentalidad nefasta del Partido Comunista de China, para aprovechar una crisis mundial como COVID”.

 “Publicamos un aviso no solo para todos los estadounidenses, sino también para hospitales, asociaciones y clínicas. Sabiendo que BGI es una empresa china, ¿entendemos a dónde van esos datos?”.

Técnicos trabajan en un laboratorio de pruebas genéticas de BGI, antes conocido como Instituto de Genómica de Beijing, en Kunming, provincia de Yunnan, China 26 de diciembre de 2018. Foto tomada el 26 de diciembre de 2018. (REUTERS/Stringer)

Ante las alarmas de los funcionarios de seguridad estadounidenses para que se evite el uso de las pruebas chinas, BGI ha negado estar en medio de una carrera mundial destinada a la recopilación de datos genéticos.

BGI ha vendido millones de kits de pruebas de COVID-19 por fuera de China desde el brote de la nueva pandemia de coronavirus, incluyendo a Europa, Australia y Estados Unidos.

Las acciones de BGI Genomics Co, la subsidiaria de la compañía que cotiza en la bolsa de valores de Shenzhen, han duplicado su precio en los últimos 12 meses, lo que le da un valor de mercado de alrededor de $ 9 mil millones, según Reuters.

La agencia de noticias de Reino Unido señala que, si bien los documentos revisados no respaldan ni contradicen la sospecha estadounidense, el material muestra que los vínculos entre el ejército chino y BGI son profundos, mostrando que el régimen chino ha trabajado por integrar empresas de tecnología privadas de investigación con el ejército.

La investigadora adjunta del Centro para un nuevo grupo de expertos en seguridad estadounidense, Elsa Kania, brindó testimonio ante los comités del Congreso de Estados Unidos, indicando que el ejército chino ha impulsado investigaciones sobre la ciencia del cerebro, la edición de genes y la creación de genomas artificiales, con la finalidad de crear aplicaciones en futuras armas biológicas.

De acuerdo con Kania, el patrón de colaboración de BGI con el ejército chino fue una “preocupación razonable de plantear” para los funcionarios estadounidenses, informó Reuters.

Bajo la administración de Donald Trump, las empresas tecnológicas chinas han estado bajo escrutinio, y en el mes de noviembre, el Departamento del Comercio propuso una regla para agregar software de edición de genes en la lista de control de exportaciones de EE. UU., dadas las preocupaciones de que se empleen para crear armas biológicas.

César Munera – BLes.com