Redacción BLes – El pasado 16 de octubre, un incidente alteró el orden en el consulado chino en Manchester, Reino Unido, cuando un grupo de manifestantes prodemocracia en Hong Kong resultó agredido por el personal de la embajada.

Los carteles de los manifestantes de la Fuerza de Defensa Indígena de Hong Kong con la leyenda: “Que un poder superior destruya al [Partido] Comunista Chino y arruine la celebración”, resultaron destruidos. El grupo también tenía banderas que decían “Independencia de Hong Kong” y “La revolución de nuestros tiempos, liberen a Hong Kong”.

Los funcionarios de la embajada de Hong Kong, tras destruir los carteles, empujaron y golpearon al grupo que protestaba. Uno de los manifestantes fue arrastrado adentro consulado chino y fue  severamente golpeado.

 

El joven, que se identificó con el seudónimo Bob, pudo escapar de los hombres que lo golpeaban gracias a un policía que ingresó al consulado para sacarlo.

“Cuando tratábamos de detenerlos, me arrastraron adentro, me golpearon”, dijo Bob.

“Es ridículo. Ellos [los atacantes] no deberían haber hecho eso. Se supone que tenemos libertad para decir lo que queramos aquí [en el Reino Unido]”, agregó el manifestante.

El joven agredido por 8 personas, dijo que “podría haber sido golpeado hasta la muerte”, si nadie intervenía.

La golpiza dejó al manifestante con lesiones en la cabeza, espalda y con rasguños en la cara, los ojos, cuello, y espalda. También con varios moretones.

La policía dijo que en realidad, por procedimiento, no puede ingresar sin autorización a las embajadas extranjeras, sin embargo, entraron al consulado para resguardar la seguridad del hombre atacado.

“Detectives de nuestro Equipo de Incidentes Mayores están investigando el hecho y estamos en contacto con la policía nacional y socios diplomáticos”, dijo la policía en un comunicado.

Tras el incidente, el portavoz de la Primer Ministro Británico, Liz Truss, dijo el 17 de octubre que la agresión a un manifestante dentro de los terrenos del consulado chino en Manchester era preocupante.

Los manifestantes habían comenzado la protesta en el momento en el que el PCCh daba comienzo a su celebración del 20º Congreso Nacional en Beijing.

Al parecer, la protesta también era en referencia al tercer mandato de Xi Jinping, quién dijo que había cambiado la situación en Hong Kong del “caos a la gobernabilidad”, a través de la represión a las protestas en favor de la democracia.

Ante el episodio de violencia en la embajada, varios grupos defensores de derechos humanos condenaron el accionar de los funcionarios del régimen chino.

El portavoz de Asuntos Exteriores del Partido Laborista, David Lammy, dijo: “La represión a una protesta pacífica nunca será tolerada en nuestras calles”.

El grupo de derechos humanos, Hong Kong Watch, con sede en Reino Unido, también desaprobó la “atroz violencia perpetrada por funcionarios del Consulado General de China en Manchester”.

Funcionarios británicos indignados exigen una disculpa

Legisladores británicos solicitaron a la Ministra del Interior, Suella Braverman, y al Secretario de Estado y Relaciones Exteriores, James Cleverly, que investiguen lo ocurrido.

Al respecto, el exlíder del Partido Conservador Iain Duncan Smith escribió en Twitter: “El gobierno del Reino Unido debe exigir una disculpa completa del embajador chino en el Reino Unido y exigir que los responsables sean enviados a China. 

Las representantes Catherine West y Alicia Kearns también denunciaron el incidente.

West dijo en su cuenta de Twitter: “Anteriormente, planteé protecciones para los hongkoneses en el Reino Unido y esto se planteará en el Parlamento con urgencia.

Kearns escribió en Twitter: “El PCCh no importará su paliza a los manifestantes y la negación de la libertad de expresión a las calles británicas”.

“El embajador chino debe ser convocado y si algún funcionario ha golpeado a los manifestantes, debe ser expulsado o procesado”, agregó.

Este acto cometido por los funcionarios de la embajada china en Reino Unido deja aún más en evidencia la violencia del PCCh contra los ciudadanos hongkoneses. 

Actualmente, varios expertos de la ONU han solicitado una revisión completa de la ley de seguridad nacional del PCCh por su ambigüedad, que conlleva a graves delitos de violación a los derechos humanos.

El régimen chino expande su represión en el extranjero a través de estaciones de policía secretas

 Recientemente, se dio a conocer un informe que revela la vigilancia que el PCCh ejerce a ciudadanos disidentes que se encuentran en diferentes partes del mundo.

Hasta el momento se descubrieron al menos 54 estaciones policiales chinas secretas creadas en el extranjero, que funcionan de manera ilegal. 

Entre 2021 y 2022, unas 230,000 personas fueron “persuadidas” a regresar a China para enfrentar cargos.

Las técnicas de persuasión que utiliza la policía china consisten en acosar, amenazar, detener y hostigar a los familiares del acusado en China. Incluso, a sus hijos se les niega el derecho a la educación y a su familia se los acusa de cómplices. Las cuentas bancarias de sus amigos y parientes pueden ser restringidas y hasta canceladas, todo con el objetivo de convencer al sospechoso de retornar al país.

Estas medidas que aplica el régimen chino sobre sus ciudadanos están fuera de las garantías judiciales y las normativas del país de acogida. Los métodos de coerción usados representan una falta grave al derecho internacional y a la soberanía de esa nación.

Esta revelación deja expuestos una vez más los violentos métodos del PCCh en los países democráticos. En medio de la celebración del 20º Congreso Nacional, un momento tan decisivo para el régimen chino, no le conviene un escándalo que arruine su mayor evento.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.