Una testigo de origen chino relató que 37 ciudadanos saudíes recibieron órganos trasplantados, extraídos de personas pertenecientes a la etnia musulmana uigur que eran “asesinadas” según la demanda.

Una condición de los compradores saudíes era que les suministraran “órganos halal”, o permitidos por la religión musulmana, lo que implicaba que fueran extraídos de creyentes uigures principalmente, según publicó Taiwan News el 19 de enero.

Asimismo, la señora Aili declaró a través de un video que su terrible experiencia fue en el año 2006, y que hasta entonces había sido escéptica sobre los informes de la extracción forzada de órganos de los practicantes de la antigua disciplina china Falun Gong y allí comprobó que eran reales.

Por otro lado, son muchas las investigaciones y los testimonios que comprueban las atrocidades que se cometen contra los presos de conciencia en las prisiones y los campos de detención del régimen comunista chino, entre ellos la extracción forzada de órganos vitales, lo que en sí mismo implica un genocidio continuado durante décadas.

Fiona Bruce, una diputada conservadora por Congleton, Inglaterra, señaló este potencial “genocidio del siglo XXI”.

“Estamos discutiendo aquí la extracción forzada de órganos de los prisioneros de conciencia en China, que en última instancia resulta en la muerte de los individuos sujetos a esta práctica, una práctica que equivale a homicidio o, más probablemente en la mayoría de los casos, a asesinato”, advirtió Bruce ante el Parlamento Británico, según Daily Express.

A su vez, el diputado del Partido Unionista Democrático de Strangford, Irlanda, Jim Shannon enfatizó: “Estamos hablando de un régimen que es responsable del mayor encarcelamiento masivo de un grupo religioso desde los nazis”.

Otra de las evidencias de esta inhumana práctica masiva que involucra al régimen comunista chino, es que mientras este informa que el número de trasplantes por año es de 10.000 los registros hospitalarios certifican entre 60.000 y 100.000, reportó Afzal Khan, diputado laborista por Manchester Gorton, en la misma ocasión.

Esta discrepancia fue corroborada por un informe de 678 páginas del político canadiense David Kilgour, el periodista de investigación Ethan Gutmann y el abogado David Matas, presentado en 2016, sobre las atrocidades cometidas contra los practicantes del milenario movimiento espiritual originario de China Falun Gong o Falun Dafa, como también se le conoce.

“El saqueo de órganos en China es un crimen en el que son cómplices el partido comunista, las instituciones estatales, el sistema de salud, los hospitales y la profesión de los trasplantes”, también se define en el documento.

Igualmente, Human Rights Watch denuncia la inmensa cantidad de prisioneros que se encuentran a disposición del régimen chino.

“Estimaciones creíbles indican que un millón de personas están siendo retenidas indefinidamente en los campos”, o sea, en centros de detención preventiva, prisiones y campos de “educación política”.

Siendo coherentes con su preocupación, los diputados británicos piden que se tomen medidas para garantizar que los ciudadanos no viajen a China para recibir órganos tomados sin consentimiento de las personas.

José Ignacio Hermosa – BLes

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.