Redacción BLes – Concluyendo las conversaciones de dos días con los Talibanes, el canciller chino Wang Yi le prometió dinero y apoyo al grupo terroristas que tomó por la fuerza Kabul, en su supuesta búsqueda de “apertura y tolerancia”. 

Las reuniones se llevaron a cabo el lunes y martes de esta semana, y participaron el máximo diplomático chino Wang Yi con dos altos líderes talibanes, el cofundador del grupo terrorista, Mullah Abdul Ghani Baradar, y Amir Khan Mottaki, acorde a lo que reportó Breitbart.

Yi y Ghani Baradar se habían reunido por última vez en julio de 2021, cuando el talibán viajó al norte de China antes de la toma de control de Kabul.

Las relaciones entre el régimen chino y el grupo terrorista afgano son de larga data, pero se han visto fortalecidas en los últimos meses, desde que los talibanes tomaron el poder por la fuerza el 15 de agosto después de que el entonces presidente Ashraf Ghani huyera del país.

En esta relación bilateral ambos ven los beneficios. Por un lado los talibanes si quieren mantenerse en el poder necesitan dinero, y por el otro lado el régimen chino por medio del su megaproyecto de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés), tiene la intención de conseguir una participación en el Golfo Pérsico, por lo que Afganistán, tiene la ubicación estratégica entre China, Oriente Medio y Europa, que necesita el PCCh para llevar a cabo su plan de colonización.

El BRI, es un plan estratégico de infraestructura por el cual el Partido Comunista chino (PCCh), busca obtener la hegemonía global otorgando créditos abusivos a países de bajos recursos económicos que luego no pueden pagar, por lo que el régimen termina apoderándose de sus propiedades.

Acorde a lo que informó Khaama Press de Afganistán, los talibanes, a través de sus portavoces, entre otras cosas expresaron satisfacción por los resultados de la reunión, ya que habían cerrado con éxito acuerdos comerciales que requieren que Beijing compre varias importaciones afganas, incluidas “plantas medicinales, jaleas, pistachos y otras frutas secas”.

Por otra parte el medio propagandístico del PCCh, Global Times, informó que para el máximo diplomático chino, la reunión con los líderes talibanes “expresó su esperanza” de que ellos muestren “más apertura y tolerancia” y “protejan los derechos e intereses de las mujeres y los niños”. 

Las declaraciones de Yi, mostrándose ‘esperanzado’ por un aparente deseo de ‘apertura y tolerancia’ de los terroristas talibanes, causan cuanto menos indignación.

Viniendo del PCCh, uno de los mayores violadores de los derechos humanos, y siendo que actualmente está llevando a cabo la esterilización masiva de mujeres musulmanas, y la persecución sistemática de los uigures y de otras minorías, con encarcelamientos torturas y trabajo esclavo, es muy evidente que sus dichos son mentirosos y una forma recurrente que utiliza el régimen chino para mostrar otra cara ante la comunidad internacional, valiéndose de sus medios propagandísticos. 

Del mismo modo, aunque los talibanes han intentado mostrarse como ‘moderados’ e ‘inclusivos’, los hechos aberrantes hacia las mujeres, hacia los disidentes y el ataque permanente a la libertad de expresión permanecen en Afganistán y son recurrentes. 

Numerosos informes de violencia han surgido, incluidas decapitaciones de mujeres consideradas violadoras de la sharia (islámica). Incluso los talibanes han golpeado regularmente a mujeres que participaban en protestas por los derechos humanos, dijo Breitbart. 

Uno de los hechos más recientes que trascendió y causó estupor, fue el de la jugadora de voley Mahjabin Hakimi, de la selección juvenil afgana, que fue decapitada por los talibanes por ir a entrenar, ya que entre otras de las prohibiciones que imponen es la práctica de deportes.

Durante la reunión del lunes, el diplomático chino también pidió nuevamente a los talibanes que corten los lazos con el Movimiento Islámico del Turquestán Oriental (ETIM), que Beijing considera separatista y los llama terroristas para tomarlo como pretexto para la persecución y genocidio de musulmanes uigures de la provincia de Xinjiang. 

Los uigures son un grupo étnico predominantemente musulmán contra el que China está cometiendo un genocidio, los talibanes no se han opuesto a la matanza masiva y la esclavitud de sus compañeros musulmanes.

Bradley Jardine, un analista que viene estudiando la presencia económica y política de China en el exterior, dijo: “El proyecto del cinturón y la carretera de China le ha dado mucha influencia económica sobre los países con los que coopera y, a cambio, los uigures son a menudo chivos expiatorios”.

“Los talibanes estarán esperando concesiones económicas y la muy necesaria inversión de China, y los uigures de Afganistán podrían, para decirlo crudamente, terminar siendo una moneda de cambio”, sentenció Bradley.

Vanesa Catanzaro – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.