Redacción BLesEn un informe transmitido por la CCTV la semana pasada, un canal de noticias del Partido Comunista Chino (PCCh), se mostró un simulacro de combate callejero entre el Ejército Popular de Liberación (EPL) y el ejército de Taiwán. El informe deja en claro las intenciones del régimen de invadir la isla, lo que provocaría un inevitable conflicto en las calles.

Según el informe de la televisión estatal china, republicado por SCMP, el Ejército Popular de Liberación desplegaría dos de sus principales tanques de batalla en combate callejero en una posible guerra contra Taiwán.

Las armas habrían sido diseñadas para luchar en el complejo terreno de las ciudades y condados de Taiwán, destacando que los enfrentamientos callejeros serían inevitables una vez que las tropas desembarcaran en la isla autónoma.

El ejercicio militar involucró 230 soldados equipados con 30 tanques que formaron un equipo rojo para representar al EPL. El objetivo era atacar una supuesta ciudad defendida por un equipo azul de 70 soldados y seis tanques que representaban a las fuerzas taiwanesas.

El informe de CCTV argumentó que el objetivo del ejercicio era ayudar a los soldados de la brigada de infantería blindada a eliminar “algunos malos hábitos” que dejó el entrenamiento tradicional de guerra de montaña. 

A modo de advertencia, el informe muestra que en menos de tres horas el ejército rojo se apoderó de la ciudad.

Le recomendamos:

Conflicto PCCh – Taiwán

La relación entre Beijing, Taiwán y su aliado Estados Unidos está sin duda en su punto más bajo. El régimen chino considera a Taiwán como una provincia separatista que eventualmente debe reunirse con el continente, por la fuerza si es necesario. Estados Unidos, con el presidente Trump a la cabeza, defiende la autonomía y libertades del pueblo taiwanés que no tiene la mínima intención de ser parte del perverso régimen comunista.

La ley de seguridad nacional de Hong Kong aprobada en 2020 por el régimen chino, está en el foco de las críticas de los organismos de Derechos Humanos y organizaciones que promueven la libertad de las personas y los pueblos. Desde hace algunos meses que preocupa a los expertos, porque la ley podría ser el eslabón perfecto para intervenir Taiwán. Con la aprobación de la ley, el PCCh dio un gran paso para prepararse para la guerra con  la isla vecina. 

Li Su, es el presidente del Modern think-tank forum de China, ferviente defensor e influyente académico del régimen comunista. Mediante una publicación en las redes sociales, Li Su interpretó la nueva ley como una herramienta que allana el camino para gobernar en Taiwán.

Según un artículo de opinión del Washington Post, Li Su ha dado discursos en Taiwán advirtiendo a la gente de la isla que pronto serán invadidos por el régimen chino. En abril de 2019, el gobierno de Taiwán le prohibió regresar a Taipei para dar otro discurso por promover el uso de la fuerza. 

Li dijo que interpretó la ley de seguridad de Hong Kong como un “caso de prueba” en el que China modelará su toma de posesión de Taiwán. 

“Aprenderemos a controlar Taiwán experimentando con esta ley en Hong Kong”, declaró. “A partir del experimento en Hong Kong, le diremos a la gente en Taiwán que después de unirnos por la fuerza, tendremos una manera de tratar con usted”.

El PCCh afirma abiertamente que Taiwán es parte de China y nunca abandonó la amenaza de utilizar la violencia de estado para apoderarse de la isla. El propio presidente, Xi Jinping, en un discurso publicado por diversos medios a comienzos de 2019, declaró que tomaría “todas las medidas necesarias” para absorber la isla.

Durante el mes pasado, el líder del PCCh Xi Jinping realizó una gira por varias bases militares y se refirió en reiteradas ocasiones a los preparativos y al entrenamiento para la guerra. Esto se produjo al mismo tiempo que cuando las fuerzas navales y aéreas están intensificando los simulacros frente a las costas de China, particularmente cerca del Estrecho de Taiwán y en el Mar de China Meridional.

Andrés Vacca – BLes.com