Redacción BLes – Desde que el régimen chino se instauró en el poder ha usado todo tipo de medidas para lograr implementar sus políticas y la propaganda y desinformación han sido una gran herramienta. Si bien en el ámbito económico el Partido Comunista Chino (PCCh) ha permitido que marcas extranjeras lograran entrar al mercado chino, recientemente las famosas marcas Adidas y Nike sufrieron una caída importante en sus ingresos y las compañías nacionales, por el contrario, fueron las más elegidas.

Por ejemplo, la marca deportiva china Anta reveló, en su informe semestral, que sus ingresos alcanzaron los, 3721 millones de dólares.

Si bien Anta Sports Products es una marca prestigiosa en China, para poder destacarse tuvo que participar de eventos deportivos, incluidos los Juegos Olímpicos 2008 en Beijing. Desde entonces la empresa ha mantenido un crecimiento constante. También, este año, la empresa proporcionó uniformes a los atletas que representarán a China en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2022 para ganar mercado.

Y a pesar de que el PCCh impulsó a las marcas nacionales a través de su propaganda, se supo que el motivo del gran ascenso a la cima de las compañías chinas de ropa deportiva se debe, en gran medida, a la caída de las ventas de Adidas y Nike como consecuencia de la política Cero Covid del Partido Comunista Chino (PCCh).

La compañía Adidas dijo: “Dadas las continuas restricciones generalizadas relacionadas por COVID-19, Adidas ahora espera que los ingresos en la Gran China disminuyan a un ritmo de dos dígitos durante el resto del año”.

La Corporación Nike también fue superada, por primera vez en términos de ingresos, por Anta Group, la compañía deportiva de 31 años, que quedó en el primer lugar en el mercado deportivo chino.

Especialistas aseguran que ambas empresas extranjeras, sufrirán un exceso de stock, el cual será difícil de deshacerse en la segunda mitad del año, debido a la “fuerte desaceleración del gasto del consumidor” y a las condiciones macroeconómicas desafiantes.

Por otra parte, las marcas deportivas chinas Li Ning y Xtep, ocuparon el segundo y tercer lugar en el mercado chino, incrementando sus ganancias en la primera mitad del año. Los ingresos de Li Ning aumentaron un 21,7% y los ingresos internacionales de Xtep aumentaron significativamente un 37,5%.

Adidas y Nike enfrentan boicot impulsado por el PCCh

Las compañías de ropa y calzado deportivo chinas, desde hace tiempo han intentado superar a sus rivales multinacionales con grandes presupuestos en publicidad y marketing en las redes sociales, y a través de la propaganda nacionalista del PCCh.

Pero estas compañías chinas, le deben su reciente éxito al boicot que sufrieron las empresas extranjeras, tras darse a conocer su decisión de dejar de comprar el algodón de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, tras las acusaciones de abuso de derechos humanos contra la comunidad uigur.

Después de que la administración Trump prohibió todas las importaciones de algodón proveniente de Xinjiang, en 2020, y todos los productos elaborados con ese material, el PCCh comenzó una campaña de boicot contra las empresas extranjeras involucradas.

El Consorcio de Derechos de los Trabajadores informó que las grandes marcas y los minoristas estadounidenses importan aproximadamente más de 1500 millones de prendas que contienen algodón de Xinjiang cada año, lo que representa la ganancia de más de 20,000 millones de dólares del mercado minorista.

Desde entonces, el régimen chino comenzó a su equipo de propaganda, realizando campañas en las redes sociales, exponiendo a las corporaciones extranjeras como desleales al PCCh y que por esa razón las mismas, dejaron de comprar algodón a China. 

La represión del PCCh, se intensificó más aún cuando Estados Unidos promulgó en junio una ley de Prevención del Trabajo Forzoso Uigur (UFLPA), que exige que las empresas que importan bienes de la región china de Xinjiang proporcionen “pruebas claras y convincentes” de que ningún componente se produjo con mano de obra esclava.

El boicot del PCCh contra las multinacionales hizo que desaparecieran de las plataformas comerciales más populares de China y utilizó una de sus más conocidas herramientas para cambiar la narrativa de la sociedad, los influencers chinos, que pagados por el PCCh, se dedican a instar a la sociedad en las redes sociales chinas como Weibo y en grupos como la Liga de la Juventud Comunista a castigar a dichas marcas. 

Con respecto a las denuncias internacionales adjudicadas al PCCh contra los derechos humanos, el régimen chino se ha encargado de desinformar a la sociedad china, ocultando la verdad de los hechos y sus crímenes contra la humanidad.

Adidas y Nike compraban uigures al PCCh para usarlos como esclavos

Según testimonios de personas de la etnia uigur, las personas en las fábricas eran tratados como esclavos y sufrieron las peores atrocidades contra los derechos humanos, como por ejemplo: el adoctrinamiento, la tortura, el aborto forzado, el infanticidio, la violación y la sustracción forzada de órganos a personas vivas para venderlos a la industria de órganos para trasplante.

Las denuncias aseguran que el PCCh construyó más de 1000 campos de concentración para uigures y otras minorías musulmanas en Xinjiang. 

 Una investigación demuestra que la compañía Nike utilizaba mano de obra esclava uigur, en sus fábricas de ropa deportiva. 

De acuerdo al informe, la fábrica Nike está equipada con torres de vigilancia, cercas de alambre de púas y oficinas de vigilancia policial, para que nadie pueda escapar.

Una segunda investigación dice que el algodón suministrado para las multinacionales de ropa deportiva Adidas y Fila, se obtenía a través de trabajadores uigures transferidos directamente de “campos de reeducación”. 

También se supo que un total de 83 empresas internacionales se benefician del trabajo esclavo uigur en las afueras de Xinjiang.

La investigación también confirmó que el PCCh se encarga de la venta de personas de la etnia uigur como esclavos a empresas extranjeras. Las marcas comprometidas en las denuncias son Nike, Apple, BMW, Nintendo, Adidas y Gap.

Compañías locales posicionadas en China, pero lejos de convertirse en compañías de clase mundial

El PCCh ha logrado cambiar las preferencias y gustos de la sociedad con su política de propaganda y adoctrinamiento en favor de las corporaciones locales. 

No obstante, de acuerdo a expertos en marketing, la nueva moda entre los jóvenes chinos tiene fuertes elementos nacionalistas. Desde diseños antiguos que se originaron en la dinastía Tang hasta símbolos de alta tecnología como 5G y trenes de alta velocidad, cohetes espaciales y todo lo que representa orgullo nacional para el régimen chino.

Además, Huang Xiaojing, director de estrategia y socio de Yang Design, dijo que las decisiones de compra de los jóvenes están impulsadas por la curiosidad y no por la calidad del producto. 

Es el caso de Chen Yufei, ganadora de la medalla de oro individual de bádminton femenino, demostró que la marca Li Ning no era confiable para realizar intensos entrenamientos, ya que durante los Juegos Olímpicos de Tokio, la joven sufrió un corte en un dedo del pie con un objeto parecido a un alambre que apareció de pronto en uno de sus zapatos deportivos.

Si bien China ha logrado exportar todo tipo de productos y el término “made in China” es muy conocido en el mundo entero, cabe aclarar que su fama no es por la calidad, sino justamente lo contrario. Así, aunque los precios de los productos chinos sean mucho más accesibles comparados con otras marcas extranjeras, su falta de calidad, y sobre todo, la producción del mismo con trabajo esclavo, llevarán inevitablemente al fracaso de las compañías chinas.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.