Redacción BLesEl parlamento chino votó el jueves abrumadoramente a favor de un polémico proyecto de ley, que aumentará el control de Beijing sobre el debilitado sistema electoral de Hong Kong. De este modo se espera que los opositores al régimen en Hong Kong y los sectores que abogan por la independencia del Partido Comunista Chino (PCCh), se vean afectados y con restricciones absolutas para participar en política.

El proyecto aprobado el jueves resulta decisivo para cambiar el sistema electoral de Hong Kong, haciendo virtualmente imposible que la oposición afecte los resultados de futuras elecciones.

En el último día de la Asamblea Popular Nacional (APN) realizada anualmente, un total de 2.895 delegados votaron a favor de la reforma electoral con cero en contra y una abstención.

Las reformas electorales reducirán aún más la representación democrática en la ex colonia británica e introducirán un mecanismo a través del cual el PCCh examinará la lealtad de los políticos al régimen chino y garantizar de este modo que solo los llamados “patriotas” puedan gobernar Hong Kong, es decir se eliminará todo tipo de oposición al régimen comunista chino, reportó Fox News.

Actualmente, la mitad de los 70 escaños del Consejo Legislativo de Hong Kong, conocido como LegCo, son elegidos directamente por los votantes. La otra mitad representa industrias, sindicatos y profesiones y está repleta de miembros a favor del régimen comunista.

Beijing aumentará el tamaño de la legislatura a 90 escaños, agregará 20 escaños no elegidos democráticamente reduciendo de este modo la proporción de legisladores elegibles.

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, afín al poder central de Beijing, dijo a principios de esta semana que el gobierno de la ciudad “da la bienvenida” a los cambios en el sistema electoral de Hong Kong.

“Hay lagunas en los sistemas electorales, también hay fallas en los sistemas en Hong Kong”, dijo Lam después de regresar de la Asamblea Popular Nacional en Beijing. “Entiendo perfectamente que este no es un asunto que pueda ser abordado por completo por el gobierno”.

“Me alegra que las autoridades centrales hayan ejercido nuevamente sus poderes constitucionales para ayudar a abordar este problema en Hong Kong”, agregó Carrie Lam.

Le recomendamos:

La nueva resolución, si bien todavía no ha sido aprobada como Ley, ha despertado la indignación de diversos sectores en la comunidad internacional.

Entre estos se encuentra el secretario de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, quien en un comentario de Twitter calificó la medida como: “El último paso de Pekín para vaciar el espacio del debate democrático en Hong Kong y socavar aún más la confianza en que China esté a la altura de sus responsabilidades internacionales y obligaciones legales”.

Chris Patten, el último gobernador británico de Hong Kong, en la misma sintonía que Raab, calificó las medidas propuestas como: “El paso más grande hasta ahora para borrar las libertades y aspiraciones de Hong Kong de una mayor democracia bajo el estado de derecho”.

Benedict Rogers, director ejecutivo de Hong Kong Watch, organización no gubernamental que se estableció para monitorear las condiciones de los derechos humanos, las libertades y el estado de derecho en Hong Kong, dijo:

“Bajo estas reformas, la mayoría de los hongkoneses enfrentan una privación política permanente, y cualquier candidato que ofrezca críticas a Beijing o apoyo a la autonomía y democracia de Hong Kong efectivamente será excluido de participar. Por supuesto, la mayoría de la lista democrática ahora está en la cárcel de todos modos. En Hong Kong, el sentimiento público popular está siendo reemplazado por el totalitarismo”.

Rogers instó al gobierno británico y a la comunidad internacional a ejercer presión e imponer medidas contra Beijing para lograr frenar este tipo de medidas que están destruyendo las libertades democráticas del pueblo hongkonés.

 

Andrés Vacca– BLes.com