Redacción BLes – Luego de años de expediciones lunares y de algunas misiones fallidas al espacio, China logró descubrir por primera vez un nuevo mineral desconocido en la Luna, y lo bautizó con el nombre de Changesite-(Y). Es el sexto mineral identificado en la superficie lunar y convierte a China en el tercer país en hallar un mineral desconocido, luego de Rusia y Estados Unidos.

Changesite-(Y), el nombre del nuevo mineral, fue un homenaje a las anteriores misiones lunares de China, conocidas como Chang’e, la diosa de la Luna en la mitología china. La misión espacial Chang’e 5 aterrizó sobre el satélite terrestre en diciembre de 2020 y recogió 1,73 kilogramos de muestras del suelo en la región lunar Oceanus Procellarum. Las muestras de Chang’e 5, en las que se encontró el Changesite-(Y), fueron las primeras obtenidas en una misión lunar desde la década de 1970.

En una rueda de prensa, el vicepresidente de la Autoridad de Energía Atómica de China, Dong Baotong, dijo que el nuevo mineral está compuesto de fosfato con cristales columnares transparentes e incoloros sobre partículas de basalto.

El nuevo hallazgo fue reconocido y avalado por la Comisión de Nuevos Minerales, Nomenclatura y Clasificación de la Asociación Mineralógica Internacional.

Varias instituciones y academias participaron en la investigación de las muestras lunares de Chang’e 5, como la Academia China de Ciencias, Ministerio de Educación y Ministerio de Recursos Naturales. Los científicos chinos dijeron que estas muestras son muy importantes para conocer más sobre la historia de la Luna y su origen, ya que la región lunar explorada por Chang’e 5 sería un billón de años más joven que las anteriores regiones exploradas por Rusia y Estados Unidos.

China y Estados Unidos compiten para dominar el espacio

Durante la Guerra Fría, la carrera por la hegemonía en el espacio era feroz entre la Unión Soviética y Estados Unidos, como consecuencia surgieron muchos avances tecnológicos en la industria aeroespacial.

En estos últimos años, no solo más países quieren sumarse a la carrera espacial, sino también empresas privadas, como Space X de Elon Musk y Blue Origin de Jeff Bezos, están compitiendo por la conquista de la Luna y de Marte.

Sin embargo, China está posicionándose rápidamente como una potencia aeroespacial, mientras que Estados Unidos tuvo que cancelar recientemente 2 veces su nuevo lanzamiento hacia el satélite terrestre, el Artemis I.

En 2021, el gigante asiático logró poner en órbita el primer módulo de la futura estación espacial china Tiangong, su construcción finalizaría este año y estaría operativa durante al menos 10 años. Mientras que la única estación operativa hasta el momento, la Estación Espacial Internacional (EEI), estará funcionando hasta 2024, China no puede hacer uso de la EEI porque está excluida, por lo tanto, el nuevo módulo Tianhe es el primer paso para dominar el espacio y superar a Estados Unidos.

Según el líder chino Xi Jinping, el “sueño eterno” del país asiático es “explorar el vasto cosmos, desarrollar la industria espacial y convertir a China en una potencia en la utilización del espacio exterior con fines pacíficos”, así lo expresó en un documento publicado “Programa espacial chino: una perspectiva de 2021″.

En este documento sobre las perspectivas de China en el espacio, se destacan nuevos hallazgos y descubrimientos chinos inéditos, como la verificación en órbita del primer reloj espacial de átomos fríos en el mundo, además del desarrollo de embriones de mamíferos en el espacio. A pesar de sus grandes pretensiones de conquista, China no ha revelado los fondos disponibles para tales desarrollos.

En este sentido, el director de la agencia espacial estadounidense, Bill Nelson, dijo en una entrevista con un conocido periódico alemán, que “debemos estar muy preocupados de que China vaya a aterrizar en la Luna para decir: ahora es nuestra y tú quédate fuera”. Agregó que China tiene intenciones de construir una base lunar con la ayuda de Rusia y que eso sería un primer paso para apropiarse del satélite.

Nelson comentó que ahora comenzó una nueva carrera espacial para tener el control sobre la luna, “esta vez con China”. El mayor interés es apoderarse del polo sur del satélite terrestre, ya que se encontrarían grandes depósitos de agua, así como minerales raros y metales preciosos.

El director de la NASA también señaló que el programa espacial chino es en realidad un “programa espacial militar”, el cual ha estado desarrollando tecnología robótica para atrapar satélites y hacer que se estrellen. “Bueno, ¿qué crees que está pasando en la estación espacial china? Allí aprenden a destruir los satélites de otros”. Además, Nelson denunció que China “es buena en el espacio, pero lo es porque roba ideas y tecnología secretas”.

Un reciente informe publicado por el gobierno de Estados Unidos, 2022 State of the Space Industrial Base, señala “los numerosos logros de China en el espacio son el resultado del “Sueño Espacial” (航天梦) de Xi Jinping, una estrategia a largo plazo que unifica a toda la nación hacia un objetivo singular: desplazar a Estados Unidos como potencia espacial dominante tanto militar como económicamente para 2045”.

“Ganar la nueva carrera espacial es un imperativo nacional y un componente crítico de la preservación de la libertad y la prosperidad en el siglo XXI para Estados Unidos, nuestros aliados y socios. El ascenso de China como potencia económica y espacial es una amenaza inminente para la democracia, la economía de libre mercado y el orden liberal internacional”, dice el informe.

En respuesta al informe de Estados Unidos, la portavoz del ministerio chino de relaciones exteriores, dijo el mes pasado que “durante mucho tiempo, Estados Unidos ha definido abiertamente el espacio como un dominio de guerra” y que “Estados Unidos ha estado obstruyendo la iniciativa de control de armas espaciales de China y Rusia y obstruyendo la negociación de un instrumento legal sobre el control de armas en el espacio”.

El gobierno de Estados Unidos prohibió compartir información confidencial sobre el espacio con China, y desde la era Trump, varias agencias aeroespaciales y de inteligencia militar del Partido Comunista Chino fueron desplazadas y destinadas a varias “listas negras” con el fin de impedir filtraciones de secretos comerciales y de tecnología al Ejército Popular de Liberación.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.