Redacción BLes – Miles de personas salieron a las calles en Indonesia y Malasia el viernes para protestar contra la represión de casi 2 millones de personas de la etnia uigur por parte del régimen comunista chino.

En Malasia, unos 700 miembros de varios grupos se reunieron frente a la embajada china en Kuala Lumpur.

Las manifestaciones tuvieron lugar luego de que el primer ministro malayo Mahathir Mohamad prometiera no extraditar a los uigures que buscan refugio en su país.

“Si los uigures huyen a Malasia para buscar asilo, Malasia no los extraditará incluso si hay una solicitud de China”, dijo Mahathir según un reporte de Radio Free Asia (RFA).

Asimismo, unos 1.000 manifestantes, en su mayoría musulmanes, se reunieron bajo una fuerte lluvia frente a la embajada china en Yakarta, en la mayor manifestación hasta la fecha en el país del sudeste asiático contra la represión de Beijing contra las minorías musulmanas.

Agitaban pancartas que decían: “China, detén el genocidio de los uigures étnicos”, “Avergüénzate China por privar a los uigures de su libertad” y “Más de un millón de uigures detenidos arbitrariamente en China, Indonesia debe hablar”.

Slamet Maarif encabezó la gran protesta en la capital indonesia.

“Con el pretexto de luchar contra el radicalismo, a los musulmanes uigures se les niega la libertad de culto, los derechos económicos, sociales y políticos, así como su cultura y humanidad”, señaló Slamet de acuerdo a RFA.

Slamet instó al régimen chino a poner fin a las violaciones de los derechos humanos contra los uigures y a abrir el acceso a los investigadores internacionales independientes.

Cientos de manifestantes también se reunieron el viernes frente al consulado general de China en Surabaya, la segunda ciudad más grande de Indonesia.

Protestas más pequeñas contra China también ocurrieron en Yakarta y Banda Aceh la semana pasada.

Las manifestaciones se produjeron en medio de una renovada atención al tema en Indonesia después de que el Wall Street Journal informara sobre una “campaña concertada” por parte de Beijing para convencer a las autoridades religiosas y a los periodistas indonesios de que los campamentos en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang eran un “esfuerzo bienintencionado” para proporcionar formación laboral y combatir el extremismo.

China comenzó a encerrar a unos 1,8 millones de uigures y otros musulmanes minoritarios en una vasta red de campos de internamiento en abril de 2017 por acusaciones de que los miembros de estos grupos albergaban “fuertes opiniones religiosas” e ideas “políticamente incorrectas”.

Mientras las autoridades chinas dicen que los “internados” de Xinjiang ofrecen formación profesional a la minoría musulmana, organismos internacionales han acusado a Beijing de intentar borrar la cultura, la lengua y las tradiciones religiosas de los uigures.

El mes pasado, el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo advirtió graves violaciones de los derechos humanos por parte de las autoridades chinas, citando documentos clasificados filtrados que han revelado un nivel sin precedentes de represión de los musulmanes y los grupos étnicos minoritarios en el oeste de China.

“Estos informes son consistentes con un abrumador y creciente cuerpo de evidencia de que el Partido Comunista Chino está cometiendo violaciones de derechos humanos y abusos contra individuos en detención masiva”, dijo Pompeo en una conferencia de prensa, pidiendo a Beijing que libere a todos los detenidos arbitrariamente.

Te puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

videoinfo__video2.bles.com||81a91ef5c__

Ad will display in 09 seconds

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.