Redacción BLes – Este domingo 16 de octubre, el líder chino brindó un discurso en el XX Congreso del Partido Comunista Chino, que se celebra cada cinco años. Xi Jinping mencionó que el Ejército Popular de Liberación debe moverse más rápido con el entrenamiento de tropas y desarrollar nuevas estrategias para convertirse en un ejército superior de clase mundial.

“El uso del poder militar necesita ser normalizado y utilizado de diversas maneras”, expresó el líder chino. “Necesitamos poder organizar operaciones militares fácilmente, crear un entorno seguro, disuadir y controlar riesgos y conflictos, y ganar guerras regionales”.

Xi Jinping también resaltó la importancia de Taiwán para el rejuvenecimiento de la nación y que pretende una reunificación pacífica, aunque no renunciará bajo ninguna circunstancia al “uso de la fuerza”.

El Ejército Popular de Liberación ha pasado por importantes cambios desde que Xi llegó al poder. Con la campaña de limpieza de la corrupción dentro del Partido, el EPL también tuvo que atravesar por esa limpieza y varios altos mandos del ejército fueron apartados de la conducción central.

El entrenamiento del EPL es una constante preocupación para el líder chino, en el mensaje emitido el primero de enero de este año, dio órdenes de comenzar el entrenamiento de las fuerzas militares para “acoger con beneplácito la victoriosa convocatoria del XX Congreso del Partido con una perspectiva de alto espíritu y resultados de primera clase en la formación”.

En el último discurso de Xi, se afirma la importancia y la necesidad de desarrollar un ejército “de clase mundial” para enfrentar las amenazas externas, y también internas. El término “guerras regionales” que se menciona en el documento de Xi Jinping podría referirse a peligros internos que socavan la estabilidad de la nación y también la estabilidad del partido comunista.

Un especialista en China de la Universidad Nacional de Singapur, Li Nan, señaló que las “guerras regionales” eran un buen indicio de que el ejército chino se centraría en la guerra a menor escala.

Li comentó que el informe menciona la seguridad antes del combate y la disuasión, lo que también podría señalar que el EPL solo recurrirá a la guerra una vez que Beijing no haya logrado crear lo que considera una situación segura y una disuasión adecuada.

En el marco del XX Congreso, varios miembros del EPL señalaron la importancia de adherirse a las directivas de Xi Jinping, porque el país está atravesando “serios problemas de seguridad nacional”.

El ministro de Defensa, general Wei Fenghe, dijo que las fuerzas armadas deben implementar el pensamiento de Xi sobre “fortalecer las fuerzas armadas y mejorar su capacidad para ganar”.

“Los militares deben mantener un alto grado de vigilancia, prepararse siempre para la guerra y defender resueltamente la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo del país”, agregó el general Wei.

Un alto mando del Departamento de Estado Mayor Conjunto de la Comisión Militar Central dijo que las fuerzas armadas necesitan apoyar el desarrollo de la nación, lo que incluye mejorar la preparación para el combate y el equipamiento militar.

Xi Jinping señaló que la nación debe implementar un “fuerte sistema de disuasión estratégica”, y que el ejército debe desarrollar “fuerzas de nuevos dominios con nuevas capacidades de combate”.

Especialistas en China comentaron que “el sistema de disuasión estratégica” de Xi haría referencia a la capacidad de disuasión nuclear.

Según un ex miembro del EPL, Song Zhongping, esto significaría que China “fortalecerá su desarrollo de fuerzas nucleares estratégicas” para salvaguardar su seguridad nacional. “El EPL debe fortalecer sus fuerzas de la “tríada nuclear”, su combinación de misiles balísticos intercontinentales basados ​​en tierra (ICBM), misiles lanzados desde submarinos y armas lanzadas desde el aire, así como su capacidad para responder a un ataque nuclear”, agregó.

Durante los últimos años, la capacidad nuclear de China ha sido un motivo constante de alarma para Estados Unidos y sus aliados. Además, luego de la visita de Nancy Pelosi a Taiwán, las tensiones entre ambos países se incrementaron. Los buques de guerra estadounidenses navegaron por primera vez en el Estrecho de Taiwán en agosto. En septiembre, un buque de guerra estadounidense y una fragata canadiense navegaron a través de un corredor en el estrecho que está fuera del territorio marítimo de Taiwán y China.

Esta última incursión se produjo luego de las últimas declaraciones de Biden sobre Taiwán, en las que señaló que EE. UU. defendería a la nación insular si China decidiera atacarla.

Misiles hipersónicos, una amenaza latente

Altos mandos del ejército estadounidense señalaron el peligro de los misiles hipersónicos de China. Para el general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto y número 2 del ejército estadounidense, las nuevas capacidades de misiles hipersónicos desarrolladas por China, y combinadas con sus cientos de nuevos silos de misiles, estarían fortaleciendo al régimen comunista chino para que concretara un gran ataque nuclear a Estados Unidos.

Las pruebas de misiles hipersónicos durante el 2021 alertaron a EE. UU. “Lanzaron un misil de largo alcance”, dijo Hyten en una entrevista a CBS News. “Dio la vuelta al mundo, soltó un vehículo de planeo hipersónico, que planeó todo el camino de vuelta a China, que impactó en un objetivo en China”. Cuando se le preguntó si había dado en el blanco, Hyten respondió: “Por poco”.

Los misiles balísticos intercontinentales se desplazan en una línea predecible y pueden ser rastreados por radares, sin embargo, un misil hipersónico se traslada mucho más cerca de la tierra, lo que hace difícil su detección.

El general Hyten cree que si China continúa desarrollando aceleradamente nuevos misiles de silos, pronto tendrá la capacidad de un ataque nuclear.

En el white paper que Xi Jinping publicó para el XX Congreso del PCCh, se menciona la importancia de la reunificación de Taiwán y también la rápida modernización del EPL para la seguridad nacional. Xi no mencionó en forma directa a Estados Unidos ni al conflicto ruso-ucraniano. Entonces, la gran incógnita es, ¿con qué fin China pretende incrementar su poderío nuclear para la disuasión estratégica? ¿Solo para la seguridad nacional o también para competir con Estados Unidos y Rusia?

La respuesta a estos interrogantes solo se develará con el desarrollo de los acontecimientos geopolíticos internacionales de más importancia para China: la situación en el Estrecho de Taiwán, la competencia por la hegemonía mundial contra Estados Unidos bajo el mandato de Biden y el conflicto ruso-ucraniano.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.