Redacción BLes –El régimen comunista chino ha dado un gran impulso al desarrollo de su propio Sistema de Navegación por Satélite denominado BeiDou, para romper con su dependencia de los ya conocidos GPS americano y GALILEO europeo. 

El 4 de noviembre, la Oficina del Consejo de Estado de China publicó el libro blanco “BeiDou en la nueva era” que habla de su última actualización mientras trata de ensalzar las virtudes y ventajas de la utilización de este nuevo sistema chino.

Según Ran Chengqi, director de la Oficina de Gestión del Sistema por Satélite, BeiDou posee una precisión del 99,9% y es capaz de dar las coordenadas al receptor con un margen de error de más o menos 10 metros, siendo en algunos casos de entre 2 y 3 metros.

La promoción incluye slogans como “siempre está conectado con el mundo exterior”,”tener BeiDou da una sensación de seguridad “y “puede mejorar la eficiencia agrícola”.

Durante la conferencia de presentación, Chengqi explicó que se puede resolver el sueño de la conexión satelital desde un teléfono móvil sin necesidad de cambiar la tarjeta o el número, y sin agregar periféricos. Solo utilizando un chip BeiDou podría enviar mensajes desde cualquier lugar del mundo, sin depender de la cobertura dada por antenas locales.

“Sin una señal de teléfono móvil, aún puede enviar mensajes de texto, informar su ubicación y proporcionar su seguimiento de ubicación”, dijo Chengqi.

También remarcó que el sistema de navegación por satélite Beidou ya ha brindado servicios a países a lo largo de la  Franja y la Ruta, y que es usado por más de la mitad de los países y regiones del mundo.

Pero varios expertos y académicos han dado la voz de alarma y mostrado la cara oscura de este sistema. Por sus particularidades, el PCCh podría usarlo como medio para recopilar big data, aumentar la vigilancia y el control en sus ciudadanos y poner en riesgo la seguridad nacional de los países que adquieran sus servicios.

Su Ziyun, director del Instituto de Investigación de Seguridad de la Defensa Nacional de Taiwán, dijo en Radio Free Asia, que la actualización de BeiDou consistió en aumentar la cantidad de satélites para ampliar el rango de cobertura y hacerlo más efectivo. Los nuevos teléfonos móviles vienen con claves internas, y los servicios digitales están siendo utilizados para “empaquetar la esencia de la vigilancia”. Luego comento:

“En China, donde su teléfono móvil no tiene una estación base, el partido aún puede encontrarlo. Los satélites son todoterreno, y lo llamo un servicio de monitoreo del ‘Partido Comunista digital’. Incluso si no hay señal de telefonía móvil, con este sistema de posicionamiento por satélite, a quien el partido necesita buscar, lo encuentra, es como una ‘Gestapo digital'”.

Durante la entrevista, Ziyun agregó que BeiDou brinda servicios en el extranjero, que incluyen un posicionamiento satelital para uso agrícola eficiente y la posibilidad de usarse en la construcción de hospitales y otras infraestructuras. Sin embargo, esto suscita el peligro de pagar costos adicionales no considerados en un contrato. Aparte de la colaboración económica, que puede terminar en la llamada “diplomacia trampa de deuda”, la asignación de tierras para la instalación de los equipos necesarios, que quedarían bajo el control del PCCh, pueden ser utilizadas para captar información interna en forma más precisa. Lo que equivaldría a la “versión espacial de Huawei”

Jiang Yaqi, profesor asociado de la Escuela de Políticas y Leyes Oceánicas de Taiwán, Haida y director del Centro de Gobernanza de Tecnología Sostenible Haida de Taiwán, opinó de forma similar señalando que si BeiDou se utiliza para recopilar y analizar datos de servicios, transporte, agricultura, etc., los datos son recopilados y controlados por el régimen chino, por lo que podrían ser utilizados para vigilancia, monitoreo y espionaje. Yaqi dijo:

“Por ejemplo, todos los países y regiones se esfuerzan por dominar el espacio. Si el sistema de comunicación en tierra es interceptado o bloqueado, y el sistema de comunicación espacial se usa como respaldo, si coopera con China, será inevitablemente controlado. En un momento crítico, la cooperación con los satélites, un cierre repentino del sistema, que a su vez monitorea las fuerzas hostiles, podría tener un gran impacto en el país”.

La función de posicionamiento brindada por el sistema BeiDou está siendo incorporada a los productos de consumo masivo como los teléfonos inteligentes de las marcas chinas Huawei, OPPO, VIVO o Xiaomi, que ya cuentan con las App para su uso. A la vez, se está desarrollando la combinación 5G+BeiDou para ser usado en vehículos de transporte y barredoras no tripuladas, robots y drones de patrulla, etc., en un nuevo impulso por aumentar el control basado en las nuevas tecnologías.

Vigilancia desde el espacio

Los sistemas globales de navegación por satélite, como el GPS de EEUU, GLONASS de Rusia o Galileo (EU), funcionan como balizas que emiten señales desde sus órbitas. Los dispositivos en tierra reciben la señal de por lo menos tres satélites para determinar su posición exacta. 

BeiDou es un sistema de comunicación bidireccional, o sea, emite y recibe la información de los dispositivos en tierra que usan el servicio, por lo que puede identificar la posición del usuario y recibir mensajes o datos. Esto es lo que lo hace potencialmente peligroso en manos de un régimen totalitario.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología de Taiwán advirtió a los taiwaneses que usan teléfonos móviles fabricados en China, que podrían estar enviando información a Beijing a través de malware integrado. El comunicado público decía:

 “Debido a que el sistema de posicionamiento satelital chino BeiDou tiene una función bidireccional de envío y recepción de información y los programas maliciosos podrían estar ocultos en el chip de navegación del teléfono móvil, el sistema operativo o las aplicaciones, el uso de teléfonos inteligentes habilitados para BeiDou podría enfrentar riesgos de seguridad”

Durante 25 años, el régimen chino ha estado trabajando para implementar su propio sistema. En 1996, durante la crisis del Estrecho de Taiwán, China disparó tres misiles como advertencia a Taiwán, pero dos de ellos se perdieron tras perder la señal de seguimiento del GPS. China acusó a EEUU de cortar la señal. 

Hoy, BeiDou posee 35 satélites operando, contra los 31 que tiene GPS. Estados Unidos ha tenido el liderazgo por mucho tiempo en este campo, proporcionándole una ventaja en todas sus operaciones militares. De ser superado por China en esta tecnología, las implicaciones en la seguridad nacional serían muy considerables.

Por Michael Mustapich – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.