Redacción BLes – Desde que el Partido Comunista Chino (PCCh) se infiltró en Hong Kong e impuso la ley de seguridad nacional, los practicantes de Falun Dafa, también llamado Falun Gong, comenzaron a ser reprimidos, censurados, multados y hasta arrestados por contar la verdad sobre la persecución que sufren en China. 

Es el caso de la Sra. Dong, una ciudadana de Hong Kong, que el 28 de mayo de 2022, colocó una bandera de Falun Dafa y un cartel contando los hechos sobre el genocidio en China, en un carrito en la terminal de autobuses de Tung Chung, e inmediatamente fue demandada por el Departamento de Higiene Alimentaria y Medioambiental (FEHD), por “mostrar carteles sin permiso”, de acuerdo a Visión Times.

La Sra. Dong se presentó, sin ningún abogado y sin testigos, en el Tribunal de Magistrados del Este. La procuraduría llamó a declarar a dos miembros del personal de FEHD y a la practicante acusada. Ella comentó: que el 28 de mayo estaba en la parada de un autobús a las 11 am para aclarar la verdad y distribuir tarjetas y pequeñas flores de loto con las palabras: “Falun Dafa es bueno”, “Verdad-Benevolencia-Tolerancia es bueno”, para entregarlas a los transeúntes, deseándoles una vida segura bajo la pandemia. Después de más de una hora, planeó irse y le pidió a una amiga que la ayudara a juntar todo, pero inesperadamente oficiales de FEHD llegaron y le confiscaron los materiales informativos.

Cuando el magistrado le preguntó a la Sra. Dong por qué ella había realizado esa exhibición en el lugar. Ella le contestó que es practicante de Falun Dafa desde 1997 y que Jiang Zemin, el expresidente de China y exlíder del PCCh, persigue a Falun Dafa desde 1999. También que la campaña de persecución y represión contra Falun Dafa es ilegal y habló sobre el crimen que comete el régimen chino con la sustracción forzada de órganos a practicantes vivos de Falun Dafa y que aún continúa.

 Además, agregó que su familia también fue perseguida. Sus padres, también practicantes, fueron arrestados y murieron. Por esta razón, ella afirmó que puede manifestarse y aclarar la verdad, con la esperanza de que la sociedad ayude a detener este genocidio en China.

Tras la declaración de la Sra. Dong, el magistrado, Wen Shaoming, del Tribunal de Distrito Este, dictaminó que la practicante no cometió delito al exponer sus carteles y señaló que es difícil probar que la acusada exhibe de forma “habitual” y “regular” información en ese lugar de acuerdo al artículo 104A de ” Salud Pública y Regulaciones Municipales”, que prohíben los carteles no autorizados. También el funcionario judicial expresó que no constituye un delito y sus objetos no fueron confiscados. Por esta razón, la practicante fue declarada inocente.

Sin embargo, el 27 y 28 de mayo de 2022, el Departamento de Alimentos e Higiene Ambiental, el Departamento de Tierras, la Policía y otros departamentos actuaron para confiscar todos los materiales de los practicantes de Falun Dafa que estuvieran en la vía pública.

Como consecuencia, siete practicantes de Falun Dafa recibieron multas de la Administración de Alimentos e Higiene Ambiental, siendo el caso de la Sra. Dong el primero en ser llevado a un tribunal de Hong Kong.

Muchos ciudadanos de Hong Kong son practicantes de Falun Dafa y desde hace años, al igual que la Sra. Dong, intentan esclarecer los hechos terribles a los que son sometidos los practicantes de Falun Dafa en China y mostrar la belleza de la disciplina entre tanta difamación hecha por el PCCh.

Años atrás, miles de hongkoneses asistían a los desfiles organizados por los practicantes de Falun Dafa, y los elogiaban por su coraje y por salvaguardar su creencia recta.

Los practicantes en Hong Kong exhibían carteles y banderas libremente que decían: “El Cielo desintegrará al PCCh”, “Detengan la persecución a Falun Dafa” y “Falun Dafa es bueno”. 

Pero debido a la aplicación de la ley de seguridad nacional, las actividades de los practicantes han sido obstaculizadas. 

Por ejemplo, el 1 de julio de 2020, cuatro practicantes fueron arrestados por distribuir folletos, revistas y periódicos, según Minghui.com.

Anjua, una de las practicantes, relató que fue detenida y amenazada por un oficial de policía de alto rango en la estación de policía de North Point cuando se negó a ponerse la ropa de la prisión y a firmar cualquier declaración.

“Te enviaré de vuelta al continente para la sustracción de órganos en vida”, le dijo el policía fríamente a Anjua.

Ella le respondió con lágrimas en los ojos: “¿A cuántos has enviado al continente para la sustracción de órganos?”.  “¿Cuántas veces has participado en hacer esto? Si lo has hecho, admítelo. Quítate la máscara, te reconoceré. Le diré al mundo entero que todos ustedes han hecho cosas tan horribles. ¿Están todos de acuerdo con él [Jiang Zemin] sobre la sustracción de órganos, una cosa tan malvada?”.

Anjua cree que si la policía de Hong Kong envía a los practicantes de Falun Dafa a China continental es posible que sea para mantener su negocio de sustracción forzada de órganos, ¿cuántos jóvenes fueron enviados a China para la sustracción de sus órganos durante las protestas en Hong Kong? Se preguntó cuántas veces, la policía de North Point envió a los manifestantes a China para que los mataran por sus órganos. 

Al día siguiente los cuatro practicantes fueron liberados, pero deben regresar próximamente a la Estación de policía.

Persecución a Falun Dafa

Falun Dafa, también llamado Falun Gong, es una disciplina espiritual, milenaria China de la Escuela Buda, centrada en Verdad, Benevolencia y Tolerancia, que consta de 5 ejercicios de qigong. Actualmente, sufre una campaña de persecución que fue lanzada por el expresidente de China, Jiang Zemin en 1999, que incluye difamar a los practicantes, arruinarlos económicamente y finalmente eliminarlos. Desde entonces, los practicantes en China son arrestados en prisiones, en centros de trabajos forzados, centros de torturas, de lavado de cerebro, entre otras formas violentas de represión. 

Sustracción Forzada de órganos

Una investigación independiente realizada por David Matas, abogado internacional de derechos humanos, y David Kilgour, un exfuncionario del parlamento canadiense para Asia Pacífico, reveló que el PCCh sustrae los órganos a practicantes vivos de Falun Dafa con fines lucrativos. Los autores elaboraron un informe en el que concluyeron que las denuncias eran ciertas. Bloody Harvest (Cosecha Sangrienta) que expone que el gobierno de China está efectuando entre 60,000 y 100, 000 trasplantes por año.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.