Redacción BLesLa prestigiosa universidad de Harvard anunció que a partir del año que viene, el curso de chino mandarín de verano se realizará en la ciudad de Taipéi, la capital de Taiwán, debido a que el país anfitrión actual, China, ha mostrado cierta hostilidad y puesto trabas a los requisitos de la institución educativa, según informó el periódico The Crisom.

Jennifer Liu, directora del programa de estudios de verano de la Academia de Beijing de Harvard dijo que el curso de chino mandarín que actualmente se dicta en la Universidad de Lenguaje y Cultura de Beijing (BLCU por sus siglas en inglés) será trasladado a la Universidad Nacional de Taiwán en Taipei debido a una percibida falta de amabilidad de las autoridades chinas.

Liu explicó que no les permitían a los alumnos hospedarse en un solo edificio, los obligaban a quedarse en diferentes instalaciones o a alquilar un hotel que les resultara cómodo, lejos de los requisitos que Harvard ofrece a sus alumnos para maximizar su desempeño.

Otra de las razones por las que la universidad decidió irse de China tuvo que ver con la censura que sufrieron sus alumnos en 2019 cuando les negaron festejar el aniversario de la independencia americana el cuatro de julio fecha en la que usualmente los estudiantes se reúnen a comer pizza y cantar el himno nacional.

El episodio de censura del gobierno chino, cuya dictadura controla qué se puede decir y que no se puede decir, llega en un momento en que las relaciones entre ambas naciones, está en un mal momento.

El intento del Partido Comunista Chino de ‘unificar’ Taiwán ha escalado en los tiempos recientes.

Desde enviar casi 80 aviones de guerra —algunos con capacidad nuclear— a sobrevolar el espacio aéreo de Taiwán durante el fin de semana del aniversario de la creación del PCCh, hasta las declaraciones del líder chino Xi Jinping de que la unificación de la isla ‘tiene que suceder’, el régimen chino se ha mostrado cada vez más agresivo en la región.

No obstante, lejos de lograr intimidar a Taiwán, el PCCh despertó la reacción de sus aliados, entre ellos y el más importante, Estados Unidos, que reafirmó su interés en mantener la independencia de la isla.

Bajo este contexto, según reportó el South China Morning Post, existe una hostilidad en China hacia las instituciones estadounidenses y es allí donde quizás nació la censura a los festejos del cuatro de julio en la BLCU.

Otros factores que agregaron dificultad al intercambio estudiantil fue la cuestión de los visados. China cerró sus fronteras desde marzo del año pasado y dejó de otorgar visa a los estudiantes internacionales, mientras que Taiwán sí admite el ingreso de estos.

Al mismo tiempo, con la hostilidad del PCCh en la región, la actitud opuesta de Taiwán ha sobresalido. Cuando el régimen echó a periodistas del Washington Times, Wall Street Journal y New York Times, el gobierno taiwanés les ofreció un lugar en la isla donde trabajan actualmente.

Según el sitio web de la Academia Harvard de Taipéi, con el nuevo curso de chino mandarín en que será dictada en la Universidad Nacional de Taiwán, los estudiantes tendrán pleno acceso a los comedores, la biblioteca y otras instalaciones, así como a “cómodas habitaciones con baño privado”.

A diferencia de China, Taiwán goza de un gobierno democrático y ha logrado preservar su cultura tradicional. No existe en Taiwán, como en China, censura en Internet, y todas las redes sociales son accesibles.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.