Redacción BLes – Al sonido de los disparos, los prisioneros cayeron sin vida al suelo.

Sus cuerpos, aún calientes, fueron llevados a una camioneta blanca cercana donde esperaban dos médicos.

A puerta cerrada, los abrieron; sus órganos estaban preseleccionados para la venta en el mercado de trasplantes.

La espeluznante escena, propia de una película de terror, tuvo lugar en China hace más de 20 años bajo la dirección de las autoridades estatales.

En este video te mostraremos el escalofriante relato de un ex oficial de seguridad chino y te demostraremos que su historia no está aislada, sino que forma parte de un entramado de corrupción y crímenes sin precedentes que ocurren en estos momentos bajo la dictadura comunista china.

Ad will display in 09 seconds