Uno de los brazos más poderosos del régimen chino es su maquinaria de propaganda, operando tanto dentro como fuera de China. El régimen invierte mucho dinero, tiempo y tácticas en emitir reiteradamente propaganda falsa que enaltece al Partido comunista chino y que lo redime de sus culpas.

Ahora, gracias al Departamento de Justicia de EE. UU., salió a la luz que el China Daily, uno de los principales medios de propaganda china, ha estado pagando a medios de comunicación masivos estadounidenses casi 19 millones de dólares por gastos de publicidad e impresión en los últimos 4 años.

Según los registros, desde noviembre de 2016, el China Daily pagó más de 4,6 millones de dólares a The Washington Post y casi 6 millones de dólares a The Wall Street Journal, entre otros medios.

Ambos periódicos estadounidenses han publicado suplementos pagados producidos por el China Daily llamados «China Watch». Los insertos están diseñados para parecerse a artículos de noticias reales, aunque a menudo contienen una tendencia pro Partido comunista chino (PCCh) en los eventos de noticias contemporáneas.

Por ejemplo, un suplemento de septiembre de 2018 promocionó una iniciativa impulsada por el presidente chino, Xi Jinping, con el titular: «Belt and Road se alinea con las naciones africanas», mientras que el mismo suplemento publicó una historia titulada: «Tarifas para hacer mella en los compradores de viviendas estadounidenses» que afirmaba que las tarifas estadounidenses sobre la madera china aumentarían el costo de construir viviendas en los Estados Unidos, informó el Daily Caller.

El mismo presidente Trump hizo mención en un tweet a esta propaganda china en 2018.

Traducción del tweet: «China está colocando anuncios de propaganda en el Registro de Des Moines y otros periódicos, hechos para que parezcan noticias. Eso es porque les estamos ganando en Comercio, abriendo mercados, y los agricultores harán una fortuna cuando esto termine!»

 

China Daily también pagó por la publicidad en varios otros periódicos: The New York Times (50 000 dólares), Foreign Policy (240 000 dólares), The Des Moines Register (34 600 dólares) y CQ-Roll Call (76 000 dólares), según los registros del Departamento de Justicia.

Además gastó un total de 11 002 628 dólares en publicidad en periódicos de los Estados Unidos y otros 265 822 dóláres en publicidad en Twitter.

China Daily también ha pagado más de 7,6 millones de dólares a periódicos y compañías de impresión por su periódico para lectores con sede en Estados Unidos, según revelan las presentaciones del Departamento de Justicia. 

Los Angeles Times, The Seattle Times, The Atlanta Journal-Constitution, The Chicago Tribune, The Houston Chronicle y The Boston Globe figuran en el listado de clientes del China Daily, una de las principales ‘fábricas’ de propaganda china.

Además se conoce que otros brazos del régimen chino invitan a los periodistas a viajar a China, pagándole todos los gastos, como una especie de “soborno” para condicionar su opinión a la hora de hablar sobre el estado chino, un régimen totalitario que tiene un largo historial de corrupción y de violaciones de derechos humanos. 

El Departamento de Justicia ha exigido durante años a China Daily que divulgue sus actividades semestralmente en virtud de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA). La presentación más reciente, que China Daily presentó el 1° de junio, es la primera en incluir desgloses detallados de los pagos a los medios de comunicación estadounidenses. El medio reveló esos gastos para el período comprendido entre noviembre de 2016 y abril de 2020. 

Grupos prodemocráticos, por ejemplo Freedom House, han advertido durante mucho tiempo sobre los intentos del régimen chino de infiltrar su propaganda a través de los medios de comunicación estadounidenses. 

La actual pandemia del coronavirus es un perfecto ejemplo de cómo la máquina de propaganda del PCCh ha trabajado duro para «contar buenas historias sobre China».

Desde diplomáticos chinos y funcionarios del ministerio de asuntos exteriores hasta organizaciones de salud, y desde todos los niveles del gobierno hasta el ejército de Internet, todos tienen instrucciones de presentar al PCCh como un héroe en la lucha contra el virus y el “salvador” del pueblo chino y del resto del mundo. 

Las voces divergentes han sido silenciadas y la información sobre el brote del coronavirus ha sido estrictamente controlada, lo que resulta en más de 7 millones de personas contagiadas en casi 200 naciones y más de 400 000 muertes por la enfermedad causada por el virus, ahora también conocido como virus PCCh.

Fuente: Tierra Pura.