Redacción BLes.com – El pasado viernes 31 de julio la administración Trump implementó varias sanciones contra un grupo paramilitar del régimen chino acusado por funcionarios estadounidenses de sistemáticas violaciones a los derechos humanos contra las minorías étnicas musulmanas en Xinjiang.

Según informó el Washington Free Beacon, las nuevas sanciones además de estar dirigidas contra el grupo paramilitar Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang (XPCC), también incluyen a dos funcionarios del Partido Comunista chino (PCCh) vinculados al mismo grupo.

Tanto el Departamento de Estado así como del Tesoro de los Estados Unidos detallaron que el grupo paramilitar así como los dos funcionarios del régimen chino han estado involucrados en el encarcelamiento, abuso y detención de grupos minoritarios ubicados en el norte de China.

Los funcionarios además están acusados ​​de implementar un programa de vigilancia, detección y adoctrinamiento en la región, dirigido a musulmanes uigures y otras minorías étnicas.

“Como se dijo anteriormente, Estados Unidos se compromete a utilizar toda su potencia financiera para responsabilizar a los abusadores de derechos humanos en Xinjiang y en todo el mundo”, expresó el secretario del Tesoro Steven Mnuchin.

Las sanciones contra el XPCC congela sus activos e impide que sus funcionarios realicen viajes a los Estados Unidos ni que tampoco lleven a cabo transacciones con empresas y ciudadanos estadounidenses.

De acuerdo con Axios, la medida sería significativa puesto que el XPCC controla una gran parte de la economía de Xinjiang y emplea casi el 12 por ciento de la población local, por lo tanto, las sanciones podrían dañar la economía de la región, perjudicando seriamente los planes de expansión económica del régimen chino.

Las sanciones se habrían efectuado gracias a la Ley Gobal Magnitsky que entró en vigencia a partir de 2016, la cual facilita que el gobierno de los Estados Unidos implemente sanciones contra funcionarios o entidades extranjeras gubernamentales acusados de violar los derechos humanos.

Funcionarios de la administración Trump calificaron las medidas asumidas por el gobierno como algo “sin precedentes” y al mismo tiempo afirmaron que el gobierno continuaría penalizando al régimen chino por sus acciones contra los derechos humanos las cuales vienen en incremento.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció: “Los abusos contra los derechos humanos del partido comunista chino en Xinjiang, China, contra los uigures y otras minorías musulmanas se consideran la mancha del siglo”.

Como ha indicado Fox Business, la decisión asumida por la administración Trump es la última entre una oleada de sanciones contra funcionarios y organizaciones chinas que participan activamente en la persecución masiva de las minorías étnicas en Xinjiang.

Desde comienzos de mes la administración implementó sanciones contra tres funcionarios chinos vinculados a violaciones de los derechos humanos.

Pompeo afirmó que Estados Unidos veía al PCCh por lo que es, “la amenaza central de nuestros tiempos”, aseverando que actualmente la diplomacia estadounidense estaba liderando un despertar internacional sobre el peligro que representa el PCCh.

El pasado 20 de julio, durante la conmemoración del 21 aniversario de la persecución contra la popular disciplina de meditación de la Escuela Buda conocida como Falun Gong, Pompeo hizo un llamado al PCCh para que termine con la irracional persecución que desde 1999 comenzó en contra de los practicantes y simpatizantes de la misma.

“La evidencia exhaustiva muestra que el gobierno de la República Popular China continúa reprimiendo y abusando de esta comunidad hasta el día de hoy, incluida la tortura denunciada de practicantes de Falun Gong y la detención de miles”, dijo el Secretario de Estado de Estados Unidos.

César Muera – Redacción BLes.com