Redacción BLes- Suecia prohibió que se utilicen equipos de Huawei en su red 5G. La decisión de Estocolmo se suma a la de otros países europeos que vedaron a la compañía de telecomunicaciones por motivos de seguridad nacional.

Según indicó la Autoridad Sueca de Telecomunicaciones (PTS, por sus siglas en inglés), la prohibición es consecuencia de una nueva ley aprobada a principios de 2020 y de la evaluación de las autoridades militares y de inteligencia para “garantizar que el uso de las frecuencias no ponga en peligro la seguridad de Suecia”.

A través de un comunicado emitido el martes, la autoridad encargada de las licitaciones dejó en claro que tampoco se permitirá el uso de la empresa china ZTE y que el equipo ya instalado de ambas compañías deberá ser retirado antes del 1° de enero de 2025.

Adiós a las compañías chinas

Tras el anuncio de la PTS, las mencionadas empresas de telecomunicaciones no podrán participar de las primeras licitaciones de la red 5G de Suecia que se celebrarán en noviembre de este año.

De cara a esas subastas de frecuencias, la PTS ha seleccionado a las operadoras Hi3G Access (Tre), Net4Mobility (Tele2 and Telenor), Telia Sweden y Teracom en un procedimiento en el que, además del examen formal de solicitudes, se han realizado consultas con las fuerzas armadas y las agencias de seguridad suecas con el propósito de garantizar que el uso de la infraestructura no pone en peligro la seguridad del país.

“La influencia del Estado de partido único sobre el sector privado del país implica fuertes presiones para que las empresas actúen de acuerdo con los objetivos estatales y las estrategias nacionales del Partido Comunista Chino”, afirmó la agencia a la hora de justificar su veto a los proveedores chinos, añadiendo que en dicho contexto las fuerzas de seguridad de Suecia consideran que el Estado y el servicio de inteligencia chino “pueden influir y ejercer presión” sobre Huawei y ZTE.

Europa se suma a EE. UU. y le da la espalda al régimen chino

Con esta medida, Estocolmo se suma a otros países europeos -además de naciones como Australia o Japón- que prohibieron la instalación de equipos de Huawei, la compañía acusada de tener estrechos vínculos con el Ejército Popular de Liberación del régimen comunista chino.

En Francia, el fabricante de equipos chino no estará sujeto a una prohibición total del mercado del internet móvil 5G pero los operadores que ya utilizan Huawei tendrán autorizaciones de operación limitadas a ocho años.

Asimismo, este mes se dio a conocer que las empresas Orange y Proximus, prescindiendo de Huawei, eligieron a Nokia para que les aporte los equipos e infraestructura necesarios para construir redes de 5G en Bélgica.

Si bien Italia aún no ha prohibido Huawei -y de hecho se ha adherido el año pasado a la iniciativa llamada Una Franja, Una Ruta-, su principal operador de telecomunicaciones ha decidido no utilizar el equipo 5G de la empresa china.

A principios de septiembre, el director general de Telecom Italia, Luigi Guibitosi, dijo que no habría problemas para desarrollar el 5G incluso si se prohibiera Huawei, explicando que el principal socio de la empresa es la sueca Ericsson, de acuerdo a un informe de South China Morning Post (SCMP).

Además, Alemania -país que posee fuertes negocios con China- está tratando de introducir nuevas reglas para garantizar la seguridad de las redes 5G que equivaldrían a una exclusión de facto de la compañía china, según el SCMP.

Por su parte, el Comité de Defensa Nacional del Parlamento británico afirmó este mes que hay pruebas claras de que la compañía presidida por Ren Zhengfei está en connivencia con el régimen comunista chino y por ende, representa una amenaza para la seguridad del país.

Es por eso que instó al Gobierno de Boris Johnson a retirar todos los equipos de la empresa de telecomunicaciones para 2025.

En julio, el primer ministro había ordenado que Huawei saliera de las redes 5G de Gran Bretaña para 2027 en medio de temores de espionaje y sabotaje y tras las duras sanciones de Estados Unidos contra la empresa que afectan su suministro de chips actualizados.

Sin embargo, el comité de defensa dijo que la depuración debería realizarse dos años antes, incluso si tal acción implica una recompensa para los operadores actuales.

En este sentido, aseguraron que las principales democracias del mundo deberían formar una alianza para contrarrestar la amenaza del Partido Comunista chino y otras dictaduras en el mundo.

“El Comité apoya la propuesta de formar una alianza D10, que consta de diez de las democracias más grandes del mundo, con el fin de proporcionar alternativas a la tecnología china y combatir el dominio tecnológico de los estados autoritarios”, indicó el informe.

“Occidente debe unirse urgentemente para habilitar un contrapeso al dominio tecnológico de China”, añadió por su parte el presidente del Comité, Tobias Ellwood.

Miguel Díaz-BLes.com