Redacción BLes – Cinco agentes británicos que ocupaban cargos relevantes dentro de la policía de Hong Kong fueron acusados por activistas en favor de la democracia tras ser señalados de llevar a cabo acciones brutales en medio de las prolongadas protestas que han tenido lugar desde junio del año pasado en la región semiautónoma.

La agencia de noticias AFP informó que la acusación está a cargo de un equipo de activistas y abogados que a través de la página JustGiving, intentan recaudar £ 200,000 (US 260.000) para emplear un equipo legal de tiempo completo.

El destacado activista prodemocracia Nathan Law junto con el activista de Hong Kong Watch, Luke de Pulford fueron los encargados de presentar la acusación contra los agentes por llevar a cabo torturas contra los manifestantes en las comisarías de la policía y en las calles.

La acusación contra los agentes expatriados con importantes cargos dentro de la policía hongkonesa también cita un incidente ocurrido en la Citic Tower de Hong Kong en el que un policía disparó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes durante las protestas de junio en 2019.

De acuerdo con de Pulford algunos de los oficiales hacían parte de la cadena de mando mientras que otros tenían un rol directo en dirigir la violencia contra los manifestantes

La acción legal presentada por el equipo de abogados y activistas se presenta cuando las tensiones se incrementan luego de que China continental impusiera la polémica ley de seguridad nacional que suprime en gran medida las libertades civiles y la autonomía de la Región Administrativa Especial.

De acuerdo con Amnistía Internacional, “El uso excesivo e indiscriminado de la fuerza por parte de la policía para dispersar a los manifestantes una vez más pone de manifiesto el total desprecio de las autoridades por los derechos humanos en las calles de Hong Kong. Las detenciones masivas en asambleas totalmente pacíficas muestran que el gobierno de Hong Kong tiene como objetivo a cualquiera que ejerza su derecho a la libertad de expresión”.

Por su parte, Brad Adams, director para Asia de Human Rights Watch afirma “los arrestos de activistas y partidarios de la democracia son un intento de desmantelar la sociedad civil de Hong Kong”.

“Bajo Xi Jinping, el Partido Comunista ha mostrado durante mucho tiempo que le teme a la opinión pública en el continente y está utilizando la nueva ley de seguridad nacional para tratar de aplastar las voces independientes de Hong Kong y ajustar cuentas con críticos de toda la vida”, agregó Adams

“Queremos enviar una señal contra la impunidad. En este momento no hay posibilidad en Hong Kong de ningún tipo de justicia”, señaló de Pulford.

Como indica The Guardian, los oficiales se unieron a la fuerza policial mientras Hong Kong se encontraba aún bajo el dominio británico en la década de 1990. De Pulford señala que el 5% de la fuerza policial está compuesta por agentes con pasaporte británico. Según el activista, si el caso sigue adelante los agentes deberán volar hasta Londres para rendir testimonio en un tribunal.

“Si el compromiso moral y legal del Reino Unido de defender los derechos del pueblo de Hong Kong no puede extenderse a hacer que sus propios ciudadanos respondan por sus crímenes, no es ningún compromiso”, expresó de Pulford.

Por su parte, Nathan Law, que actualmente cuenta con asilo en Londres luego de escapar de Hong Kong expresó que la iniciativa es muy “importante porque es una de las pocas formas en que podemos responsabilizar a la policía de Hong Kong”.

Acorde a lo informado por AFP, la ley de seguridad fue introducida para sofocar las protestas a favor de la democracia, lo que provocó críticas de las naciones occidentales, incluido el Reino Unido, y sanciones de los Estados Unidos.

El equipo de abogados y activistas expresó a través de un comunicado lo siguiente: “En prácticamente todas las grandes protestas, los agentes han golpeado a activistas y transeúntes indefensos y han desplegado una fuerza desproporcionada con impunidad, incluso golpeando las cabezas de los manifestantes que ya estaban detenidos, así como utilizando la técnica de arrodillarse sobre los cuellos de los detenidos y empleando métodos que contravienen las normas internacionales de policía y violan las normas de derechos humanos”, informó The Guardian.

“Los atroces relatos de agresión sexual y violación bajo custodia policial se han sumado a la abrumadora evidencia de un trato cruel e inhumano generalizado”, añadió el comunicado.

Como ha informado el Daily Mail, el accionar de la policía ha incrementado considerablemente en contra de los partidarios de la democracia desde que se introdujo la polémica Ley de seguridad que apunta a la secesión, la subversión, el terrorismo y la colusión con fuerzas extranjeras.

Según los críticos de la nueva ley impuesta por el Partido Comunista chino, esta es utilizada para pisotear las libertades garantizadas a Hong Kong después de su entrega de Gran Bretaña en 1997.

César Munera – BLes.com

Temas: