Redacción BLes – El Departamento Central de Propaganda del Partido Comunista Chino siempre ha ejercido control directo sobre la regulación del contenido de entretenimiento en toda China, ahora avanzó aún más tocando una esfera íntima de cualquier persona libre. Las nuevas regulaciones para crear contenido en TV, radio, libros e internet, establecen que está prohíbido “promover la religión”, así lo comunicó la Federación de Organizaciones Sociales de Radio y Televisión y la Asociación de Servicios de Programas Audiovisuales de Redes de China. 

Desde que usurpó el poder en 1949, el Partido Comunista Chino se ha infiltrado en el centro de la vida de sus ciudadanos, en la política, en lo social y cultural. Sin embargo, en los últimos años, se han puesto aun más exhaustivos en revisar y elegir la programación y producción “segura” para China.

Así entre sus nuevas disposiciones estableció que las series de televisión, no pueden tocar temas de índole espiritual y tienen prohibido la promoción de la religión (artículo 5).

También entre las regulaciones se exige a los actores demostrar su “orientación política correcta” y promover los “valores socialistas”, (Artículo 1) reportó Silent Tip. Todos los actores, directores y demás involucrados en la producción y filmación de la serie deben tener suficiente “alfabetización política” (artículo 5 y 7).

La guerra del régimen comunista chino contra las creencias espirituales

El PCCh viene intentando aniquilar la ancestral cultura espiritual que caracteriza a China desde que se instauró como gobierno ilegítimo. Para inocular la mente del pueblo chino y coronarse como “único salvador” se lanzó a una guerra sin tregua contra las enseñanzas de las escuelas espirituales de Buda y Dao, que se han mantenido por miles de años, tal como reseña el libro “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo” en su capitulo 6 titulado “La revuelta contra Dios”.

La brutal campaña contra cualquier creencia religiosa implicó la quema de escrituras, Biblias, prohibición a las reuniones religiosas y la persecución a practicantes espirituales. El régimen chino designó el término “xie jiao” a los movimientos religiosos que resultan hostiles al partido.

El pico más alto de presión para los creyentes se dio cuando inició en 1999 la persecución contra los practicantes de Falun Dafa, también denominado Falun Gong, una disciplina espiritual de la Escuela Buda basada en la enseñanza de los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, combinados con una serie de ejercicios de qigong que incluyen una meditación.

Tras la represión a los estudiantes en la plaza Tiananmen en 1989, hubo una pequeña reapertura de la libertad de parte del PCCh, en ese contexto Falun Gong pudo enseñarse al publico y en tan solo 7 años se convirtió en la práctica más popular en toda China.

Viendo este gran alcance de la práctica espiritual el por entonces líder chino, Jiang Zemin, lanzó en julio  de 1999 una  persecución sin precedentes de represión, y asesinato, que continúa hasta la fecha.

Religiones autorizadas bajo la supervisión del PCCh

Las supuestas religiones legales en China, están sometidas al estudio obligatorio de la historia del Partido Comunista, y dentro del régimen de enseñanza del gobierno comunista están disponibles las  películas “rojas”.

Por ejemplo, recientemente, el Templo Tianjin Huasheng, de la religión budista, explicó que “para llevar a cabo una educación profunda sobre la historia del Partido y promover el espíritu de patriotismo”, el 29 de octubre de 2021, promovieron entre los miembros ver la película “roja” La batalla en el lago Changjin  (长津湖) para “revisar la historia dramática y recordar profundamente a los ancestros revolucionarios” y 18 monjes budistas vieron juntos la película.

Un budista de Tianjin dijo respecto a este evento organizado por el Templo Huasheng: “Se supone que los monjes del templo como practicantes tienen seis raíces puras (六根清净), dijo, y se mantienen alejados de la política. […] Obligar a los monjes a tomar una clase de cine del Partido es algo incestuoso, haciendo que el templo parezca una rama del Partido Comunista”, comunicó Bitter Winter.

Por otra parte, el pastor Xu Xiaohong, de la iglesia protestante controlada por el Partido Comunista Chino y denominada como legal en China, dio un controvertido discurso en el que explica que “en los últimos dos años, bajo el fuerte liderazgo del Comité Central del Partido China ha prevenido y controlado científicamente la epidemia. La patria ha logrado logros de renombre mundial en todos los aspectos”, reportó Bitter Winter,

Xu agregó que el cristianismo tiene una tradición de patriotismo y apoyo a las autoridades políticas y también mencionó la importancia de ver las películas “rojas” para educar a los cristianos y fortalecer su confianza en el Partido.

Las películas  “rojas” han sido consideradas desde hace tiempo como herramientas para el adoctrinamiento y la propaganda del partido comunista chino.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.