Un funcionario del Departamento de Estado de EE. UU. informó recientemente que Washington podría negar visas a los violadores de derechos humanos o perpetradores de delitos de creencias religiosas, aun a quienes ya posean las visas de residentes.

De esta forma, las medidas adoptadas frente a la persecución que sufren los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa y otros grupos religiosos en China, pasarían de apelaciones pacíficas a acciones concretas.

“El funcionario les dijo específicamente a los practicantes de Falun Dafa que pueden presentar una lista de los perpetradores involucrados en la persecución a Falun Dafa”, explicó Minghui.org, una página web que ha documentado desde el año 1999 la persecución a Falun Dafa por parte del régimen comunista chino.

Representación de las torturas a practicantes de Falun Dafa en China
Representación de las torturas a practicantes de Falun Dafa en China

Según informa la web oficial, Falun Dafa (también conocida como Falun Gong) es una disciplina de la Escuela Buda basada en 3 principios universales: Verdad, Benevolencia y Tolerancia que elevan el estándar moral y además incluye 4 ejercicios y una meditación que se hacen en los parques libremente. Organismos de derechos humanos e investigaciones independientes han documentado que desde hace 20 años, los practicantes de Falun Dafa son perseguidos brutalmente por parte del régimen comunista chino.

En efecto, estas contundentes medidas -inéditas hasta entonces- podrían apuntar a los crímenes de lesa humanidad cometidos por el exlíder del Partido Comunista Chino (PCCh), Jiang Zemin, considerado el máximo responsable de la mencionada persecución religiosa.

Crímenes castigados por la inmigración de EE. UU.

De acuerdo con las leyes de inmigración de los EE. UU., los crímenes que activarán la denegación de visas incluyen:

1) Ejecuciones extrajudiciales (definidas como asesinatos deliberados no autorizados por una sentencia previa dictada por un tribunal constituido regularmente que ofrece todas las garantías judiciales).

2) Tortura, tratos o penas inhumanas, crueles o degradantes.

3) Detención prolongada sin cargos.

4) La desaparición de personas ocasionada por el secuestro o detención clandestina de esas personas.

5) Otras obstrucciones flagrantes del derecho a la vida, a la libertad o a la seguridad de las personas.

6) Ordenar, incitar, ayudar o participar de cualquier otra manera en el genocidio”.

Demandas contra los perpetradores

Un practicante expone una bandera de Falun Dafa en China
Un practicante expone una bandera de Falun Dafa en China

Los practicantes de Falun Dafa han estado explicando de manera pacífica y racional a las personas, en China y en todo el mundo, lo que es su práctica, que beneficia cuerpo y mente, y alertando sobre la persecución incesante que padecen bajo el régimen comunista chino.

También han trabajado en la búsqueda de protección legal para asegurar su derecho a la libertad de creencias y para exponer la ilegalidad de la persecución, sin temor a represalias, y por ello demandan a los perpetradores de los crímenes cometidos contra ellos.

Minghui realizó un resumen de los hechos más relevantes de estas causas.

La primera demanda de los practicantes de Falun Dafa fue presentada el 17 de julio de 2001 en Nueva York, Estados Unidos, contra Zhao Zhifei, el jefe de la oficina de seguridad pública de la provincia de Hubei, un funcionario del PCCh responsable de las muertes de practicantes de Falun Dafa por las golpizas policíacas.

En su ausencia, el 21 de diciembre de 2001 el Tribunal Federal de Estados Unidos declaró que Zhao era culpable de muerte injustificada, tortura y crímenes de lesa humanidad. Al igual que él fueron condenados Bo Xilai, Liu Qi, Xia Deren y Guo Chuanjie, funcionarios del PCCh violadores de los derechos humanos.

El exdictador chino Jiang Zemin
El exdictador chino Jiang Zemin

La persecución religiosa como una política de estado se inició cuando el Partido Comunista Chino (PCCh) y Jiang Zemin movilizaron desde julio de 1999 a toda la maquinaria estatal de China para perseguir a Falun Dafa y a sus 100 millones de practicantes.

Jiang dio la siguiente orden contra los practicantes de Falun Dafa: “Destruir su reputación, arruinarlos financieramente y destruirlos físicamente”. Es por eso que un número incalculable de practicantes han sido recluidos en campos de trabajos forzados y prisiones, en los que sufren lesiones irreparables.

Asimismo, Minghui expone que la facción de Jiang ha cometido los tres crímenes más graves que ha definido el derecho penal internacional: El genocidio, la tortura y los crímenes de lesa humanidad, y en ellas se basan las demandas.

Por su parte, los practicantes de Falun Dafa demandaron a Jiang Zemin en Estados Unidos en 2002, iniciando una oleada de acciones para llevar a Jiang ante la justicia internacional, dado que la persecución se extiende por todo el mundo.

Asimismo, en un veredicto histórico, en 2009 el juez Octavio de Lamadrid, del Juzgado Federal N.º 9 de Argentina, emitió una orden de arresto internacional para Jiang Zemin y Luo Gan, acusados de crímenes de lesa humanidad y torturas contra los practicantes de Falun Dafa. Si bien la causa fue interferida por la presión de la embajada de China en Buenos Aires, aún permanece abierta.

Los practicantes de Falun Dafa simulan la sustracción de órganos en un campo de trabajo chino para protestar por sospecha de abuso y asesinato de China.
Los practicantes de Falun Dafa simulan la sustracción de órganos en un campo de trabajo chino. .

Actuando en el mismo sentido, en Estados Unidos se aprobó en 2016 la Ley Global de Responsabilidad de los Derechos Humanos de Magnitsky (Global Magnitsky Human Rights Accountability Act). Esta normativa es reconocida en todo el mundo ya que permite prohibir los trasplantes ilegales de órganos, una perversa práctica que se ha documentado que es llevada a cabo en China contra los creyentes religiosos.

La reciente medida de los Estados Unidos para restringir las visas es una advertencia para los perpetradores de los derechos humanos. Estos deben elegir en este momento crucial entre seguir las órdenes represivas del PCCh o su libertad personal y la de sus familiares. Ya no será posible que cometan crímenes de lesa humanidad en China y luego escapen impunemente al exterior.

José Ignacio Hermosa – BLes

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoPlayerId=8af324729

Video Destacados