La Ópera de Sídney, en Australia, es una obra arquitectónica famosa que atrae a turistas de muchos países. En este lugar practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa generan conciencia sobre la persecución de la que son objeto por el régimen comunista en China desde 1999.

Minghui.org, un sitio web especializado en reportar sobre Falun Dafa, recolecta el testimonio de una de esas personas, llamada A-wen, quien colabora con las labores de difusión en este emblemático lugar australiano y vivió en ‘carne propia’ los males del comunismo chino.

[CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR LA APP DE BLES]

Una vida dura

A-wen nació en una familia budista. Después de que Mao Zedong inició la Revolución Cultural en 1966, la joven -que se graduó en 1968- fue enviada al campo como una “joven educada”, donde dice que desperdició diez años de su juventud en una provincia remota y montañosa.

A los jóvenes como ella que fueron enviados al campo entre 1966 y 1968 por el partido comunista se los llamaba laosanjie o “los tres viejos“.

Una sobreviviente de la Revolución Cultural china crea conciencia sobre el mal del comunismo
Humillación pública a creyentes religiosos durante la Revolución Cultural china.

La Revolución Cultural se desarrolló entre 1966 y 1976 en China, impulsada por el régimen comunista, llegando a ser una década de terror en la que se persiguió, torturó y asesinó a millones de chinos. Los jóvenes era adoctrinados para que se vincularan a la erradicación de la riqueza cultural cultivada durante milenios.

Asimismo, se proclamó el ateísmo y con ello la difamación a las personas que cultivaban la fe en las religiones y en las antiguas tradiciones espirituales que fundamentaban la cultura milenaria del país oriental.

Una sobreviviente de la Revolución Cultural china crea conciencia sobre el mal del comunismo
Durante la Revolución Cultural los comunistas en China destruyeron muchos tesoros culturales y de la tradición religiosa.

No obstante, una década de lavado cerebral y adoctrinamiento no fueron suficientes para destruir la moralidad y los principios de A-wen.

Después de regresar a casa en 1978, aprendió medicina, obtuvo la licencia correspondiente y abrió una clínica.

Entre los años 70 y 90, vio el deterioro de la moralidad en la sociedad bajo el régimen comunista. De hecho, relata que observó cómo muchos profesionales médicos comenzaron a tratar a los pacientes según la cantidad de sobornos que les pagaban.

Primeros contactos con Falun Dafa

A comienzos de los años 90 también atestiguó que muchos chinos practicaban la disciplina espiritual Falun Dafa y que muchos de sus pacientes recuperaron la salud como resultado de la adhesión a los principios de esta práctica de la Escuela Buda.

Por ejemplo, su abuela de 73 años practicó Falun Dafa durante solo seis meses y todas sus afecciones cardíacas, cerebrales y cardiovasculares desaparecieron.

A-wen sabía que Falun Dafa era bueno. Como vivió la Revolución Cultural, cuando el Partido Comunista Chino (PCCh) comenzó a perseguir a Falun Dafa en 1999, sabía que la postura de aquel era la de generar odio contra la antigua disciplina a través de la difamación, dando forma a otra de sus grandes mentiras.

Comienza la experiencia en Falun Dafa

En el año 2001 se mudó a Australia. En el 2003, comenzó a experimentar dolor en su columna vertebral, fue entonces cuando se acordó de Falun Dafa y compró un ejemplar del libro principal, Zhuan Falun, en el barrio chino de Sídney.

Así, recuerda la primera vez que lo leyó: “Era nochevieja, abrí el libro después de la cena. Me senté toda la noche y lo leí. Lo terminé a la mañana siguiente”.

“Estaba tan emocionada. Este es un libro extraordinario. Las enseñanzas son profundas, sabias y tocaron mi corazón. Muchas de los interrogantes de la vida y las preguntas que tenía -que las escrituras budistas no podían responder- fueron respondidas en Zhuan Falun“, comenta A-wen en un diálogo con Minghui.

“¡Estaba tan feliz de haber encontrado lo que había perdido! Todo mi cuerpo se sentía ligero y relajado, algo que nunca experimenté. La espondilosis cervical que padecía desapareció incluso antes de que empezara a practicar los ejercicios”, agrega.

Además, A-wen también sufría de enfermedades cardiovasculares, arritmia, artritis reumatoide y bronquitis crónica, por lo que los días de invierno eran muy duros para ella. Con solo leer el libro Zhuan Falun se alivió su dolor. Desde entonces lo lee todos los días.

Aplicando los principios

A-wen sigue los principios de Falun Dafa, “Verdad, Benevolencia, Tolerancia” como guía en su vida diaria.

Dejó de luchar por su parte de los bienes familiares en China y ahora se siente en paz.

Su difusión de la persecución en Sídney

Para ayudar a los turistas chinos a que entiendan la verdad sobre la persecución de que son objeto los practicantes de Falun Dafa en China, decidió ir a hablar con ellos a la Ópera de Sídney.

A-wen era tímida y no estaba acostumbrada a hablar en público. Al principio, no podía abrir la boca ni decir nada. Se quedaba de pie y veía cómo llegaban y se iban los autobuses llenos de turistas chinos.

Sin embargo, su urgente sentido de misión la ayudó a dejar de lado sus nociones y a tener el valor de hablar con los grupos de turistas.

Empezó hablando con una persona a la vez y luego con un grupo a la vez. Poco a poco, fue capaz de hablar con todos los ocupantes de un autobús lleno de turistas.

A la vez que les explicaba los abusos de la persecución los invitaba a renunciar al partido comunista una vez les quedaba clara la situación sobre las mentiras, atrocidades y matanzas de este, que ya han hecho que en 15 años al menos 300 millones de personas hayan abandonado la perversa ideología. 

“Si escuchan, por lo general aceptan renunciar al Partido Comunista Chino, (PCCh, por la sigla). A veces no hay suficiente tiempo, pero al menos entienden los hechos”, asegura A-wen.

Todos los turistas chinos de un autobús abandonan el PCCh

Un día de invierno de 2017, un gran grupo de turistas chinos terminó de visitar el Teatro de la Ópera y regresó al estacionamiento.

Sosteniendo un gran cartel, A-wen se acercó y les dijo: “Amigos, ¿escucharon sobre los crímenes que cometió el exlíder del PCCh? ¡Sustraer órganos de los practicantes de Falun Dafa vivos! Todo el mundo sabe de este mal sin precedentes. El mundo entero pide el fin de la persecución. Pero el régimen comunista sigue encubriendo los hechos”. 

El exlíder al que se refiere es Jiang Zemin, quien decretara la persecución total contra Falun Dafa en 1.999 y ambicionara cumplir con su cometido en tan solo tres meses.

“Falun Dafa recibió más de 3.000 proclamaciones en muchos países. El libro principal, Zhuan Falun, fue traducido a más de 40 idiomas. Practicar y seguir los principios mejora la salud y la moral. Dafa enseña a la gente Verdad, Benevolencia, Tolerancia y a ser una persona buena y amable”, continuó explicándoles.

“No pierdan la oportunidad de abandonar el partido comunista ahora. Cuando el régimen comunista se derrumbe, será demasiado tarde para dejarlo. Si escucharon y entendieron, ahora es su oportunidad de abandonar el partido y sus organizaciones afiliadas”, añadió.

Un turista señaló a otro hombre y le dijo: “Él es nuestro líder. Haz que renuncie primero”.

A-wen se volvió al líder y le dijo: “Por favor, toma la iniciativa y renuncia“. El hombre estuvo de acuerdo y dijo: “¡Sí, renuncio! Todos nosotros renunciamos al PCCh“.

El autobús estaba llegando, así que los turistas formaron una línea para abordar el autobús y todos le dieron su nombre para efectuar la renuncia.

Una sobreviviente de la Revolución Cultural china crea conciencia sobre el mal del comunismo
Mujeres en el Centro de Servicio Global para Renunciar al Partido Comunista Chino en Flushing, Nueva York, Estados Unidos, el 25 de junio de 2014.

Una pareja china también abandona al PCCh

Un día de 2017, una pareja de chinos se detuvo a leer los carteles. A-wen se acercó a ellos y les contó sobre el engaño de una autoinmolación organizado por el régimen comunista en 2001 para incitar al odio contra Falun Dafa.

El engaño fue montado el 23 de enero de 2001, cuando Xinhua, la agencia de prensa oficial del régimen comunista chino, informó que cinco supuestos practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa intentaron prenderse fuego en la Plaza de Tiananmén de Beijing (uno de los lugares más sensibles políticamente hablando de China).

Una sobreviviente de la Revolución Cultural china crea conciencia sobre el mal del comunismo
Imagen difundida sobre el montaje de autoinmolación para desacreditar a los practicantes de Falun Dafa

Sin embargo, como mínimo han sido identificados 54 hechos que demuestran que la autoinmolación fue un montaje, entre ellos el que los policías tuviesen 10 extintores a la mano para el caso.

En ese sentido, A-wen le dijo a la pareja de turistas chinos: “Deben haber estado en Beijing y en la Plaza de Tiananmen. ¿Vieron a algún policía patrullando con extintores a sus espaldas?“.

Asimismo, señaló: “El llamado incidente de la inmolación solo duró unos pocos minutos. ¿Cómo es posible encontrar más de diez extintores de incendios y traerlos al lugar en tan poco tiempo? Si fue un evento inesperado, ¿cómo podría un equipo de cámaras estar cerca y filmar todo el evento de principio a fin?”.

“El exlíder del PCCh, [Jiang Zemin], temía ser llevado ante la justicia, así que ordenó que se construyera un cortafuegos de Internet para bloquear las noticias desde el extranjero. En China, hay que penetrar el gran cortafuegos para leer la verdad. Hoy, ustedes están aquí. Deberían apreciar esta oportunidad y saber la verdad”, complementó.

[CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR LA APP DE BLES]

A-wen les mostró información sobre el asesinato de practicantes por sus órganos por parte del PCCh y la pareja dijo que no lo sabía. El marido condenó la crueldad del crimen y los dos aceptaron renunciar al partido.

Una sobreviviente de la Revolución Cultural china crea conciencia sobre el mal del comunismo
Exhibición de practicantes de Falun Dafa en Occidente que expone la sustracción de órganos a los practicantes de Falun Dafa en China.

Tal como la practicante de Falun Dafa A-wen, millones de los creyentes de esta disciplina milenaria también emplean parte de su tiempo y esfuerzo para que el mundo sepa de la inhumana persecución que sufren sus compañeros en China, donde, por el dominio del régimen comunista, los ciudadanos son privados de uno de los derechos humanos más básicos: el de la libertad de conciencia.

José Ignacio Hermosa – BLes

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más?

videoPlayerId=8af324729

Video Destacados