Redacción BLes – Una familia originaria del condado de Wucheng, provincia de Shangdong, China, ha sido víctima de la brutal persecución que el régimen comunista chino ha llevado a cabo contra los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa, también conocida como Falun Gong, desde el año 1999.

Chen Guibin, de 35 años, murió paralizado como resultado de una brutal golpiza a la que fue sometido. Su esposa, la señora Zhou Haitiao, luego de quedar viuda fue privada de alimentación y sueño mientras estuvo detenida por las autoridades chinas. Cheng Ying Hua, padre de Guibin y suegro de la señora Zhou, fue extorsionado por las autoridades aún luego de haberse declarado como un hombre pobre.

La muerte del hijo

Según informó el sitio web Minghui, el señor Chen Guibin desde temprana edad tuvo que convivir con una traqueitis, infección bacterial que provoca la obstrucción de las vías aéreas del aparato respiratorio. Sin embargo, una vez que comenzó a practicar la disciplina espiritual Falun Dafa en marzo de 1995 experimentó una rápida recuperación de su estado de salud.

El Sr. Chen Guibin, exempleado de la fábrica de algodón Wucheng en la provincia de Shandong, falleció a la edad de 35 años como resultado de la persecución que sufre Falun Dafa, también llamado Falun Gong / Imagen: Minghui
El Sr. Chen Guibin, exempleado de la fábrica de algodón Wucheng en la provincia de Shandong, falleció como resultado de la persecución a Falun Dafa / Imagen: minghui.org

Minghui, una portal creado para documentar el proceso de aprendizaje de los practicantes de esta disciplina de la Escuela Buda, además de informar sobre los hechos de la intensa persecución que estos han sufrido en China, señaló que la elevación del carácter moral del Sr. Chen hizo que desarrollara un grado de honestidad y ética en su vida diaria que era admirada por sus compañeros de trabajo y por el resto de personas que lo conocían.

[Pareja de youtubers se graba maltratando a su bebé recién nacida para conseguir seguidores]

A finales de julio del año 1999, luego de que el exdictador chino Jiang Zemin iniciara la persecución religiosa hacia Falun Dafa, el Sr. Cheng se dirigió hasta Beijing a apelar de manera pública y pacífica por el fin de la represión que las autoridades habían impartido contra la mencionada disciplina espiritual.

Como resultado, fue detenido por más de un mes y una vez que consiguió la libertad le ordenaron que se reportara diariamente en el departamento de policía de Wucheng, distrito perteneciente a la provincia de Zhejiang. Como informa Minghui, desde entonces fue detenido cada vez que se acercaba una fecha conmemorativa de la disciplina que fuese celebrada a nivel mundial.

Junto a su esposa fueron privados de la libertad por más de 10 días. El 25 de julio de 1999 las autoridades chinas allanaron su hogar y confiscaron todas sus pertenencias, las cuales estaban estimadas por un valor de más de 3.000 yuanes, además de llevarse más de 2.500 yuanes en efectivo.

Para finales de diciembre del año 2000 el Sr. Chen y su esposa fueron detenidos de nuevo y los trasladaron hasta el centro de detención situado al interior de la fábrica de algodón de Wucheng.

Practiantes de Falun Dafa en China realizan una apelación pacífica en la plaza de Tiananmen el 14 de julio del 2000 / Imagen: minghui.org
Practicantes de Falun Dafa en China realizan una apelación pacífica en la plaza de Tiananmen el 14 de julio del 2000 / Imagen: minghui.org

Según informó Minghui, el gerente de seguridad de la fábrica, Hou Jincai, sospechaba que el Sr. Chen había hablado con más personas sobre ir a apelar a Beijing por el derecho a profesar su fe. Por eso Hou lo esposó y ordenó a otras cuatro personas para que abusaran de él. Una de ellas lo empujó con fuerza por detrás provocando que cayera, dado que tenía las manos esposadas no pudo proteger su cabeza del impacto directo de la caída, lo que provocó un fuerte choque contra un archivador de metal, llevando a que quedara paralizado. Un examen posterior reveló una severa lesión en una vértebra cervical.

El jefe de la división de seguridad doméstica del Departamento de Policía de Wu Cheng, Zhang Ruijin, presenció en directo la brutal golpiza.

Luego de su aparatosa caída, Hou y el resto de personas que golpeaban al Sr. Cheng, continuaron maltratándolo al punto en que incluso le quitaron los zapatos y desabotonaron su ropa, para luego tirarlo al exterior en la nieve, donde permaneció por más de una hora, según detalló el sitio web Minghui.

Después de eso lo trajeron de nuevo al interior del centro de detención y colocaron su cuerpo sobre una tabla de madera en una habitación sin calefacción.

En cuanto a la esposa del Sr Chen, la Sra. Zhou, recibió noticias sobre la brutal golpiza que le habían propinado a su marido y lo notificó al presidente de la compañía Wang Yumin, quien simplemente la ignoró. Las múltiples solicitudes que fueron enviadas por la madre del Sr. Chen y su hermano menor fueron igualmente ignoradas.

La madre del Sr. Chen, la Sra. Zhu Guixiang escuchó sobre las severas lesiones que tenía su hijo luego de que lo visitara al día siguiente. Después de que ella y un doctor se lograran poner en contacto con oficiales de la compañía, finalmente trasladaron al Sr. Chen al hospital 28 horas después de resultar herido. Finalmente perdió la vida el 7 de febrero del 2001.

La muerte de la nuera

Como señala la web Minghui, tras la muerte del Sr. Chen, la vida de su esposa y su hijo pequeño de 10 años se desestabilizó aún más, tanto emocional como económicamente. La señora Zhou se dirigió en el 2001 a la Procuraduría Suprema de Beijing con el ánimo de buscar justicia.

Estando allí, un oficial revisó el caso de su fallecido esposo y señaló: “Tienes un caso grave aquí y estoy de acuerdo en que tu familia salió perjudicada. Pero no puedo hacer nada ahora. Acabarás ganando el caso en el futuro”. Las autoridades de Wucheng terminaron enviando a la Sra. Zhou al centro de lavado de cerebro de Dezhou, allí la retuvieron por 3 meses.

El Sr. Chen Guibin, la Sra. Zhou Haitiao y su hijo / Imagen: minghui.org
El Sr. Chen Guibin, la Sra. Zhou Haitiao y su hijo / Imagen: minghui.org

Fue golpeada, la privaron de comida, la privaron de sueño y se le negó el acceso al baño. Además fue forzada a ver vídeos que denigraban a Falun Dafa y su fundador, luego terminó siendo enviada por los oficiales al campo de trabajo forzado de mujeres en Jinan, en donde estuvo por más de seis meses.

En ese tiempo fue víctima de descargas eléctricas con picanas, y fue colgada de sus brazos para recibir golpes. Como indica Minghui, la exposición a las torturas debilitaron su cuerpo y salud, al punto en el que no podía hacer su trabajo en el centro de detención. Las dificultades financieras y el estrés provocaron que desarrollara una enfermedad mental. Una vez que logró la libertad ella terminó viviendo con sus suegros y en el 2017 murió.

El sufrimiento de los padres

El señor Cheng Jingshua y la señora Zhu Guixinag, padres del difunto Chen Guibin, eran dos personas con muchas enfermedades, entre las que destacaban sus dolencias coronarias, problemas estomacales, dolores en las piernas y problema uterinos. Sin embargo una vez que comenzaron a practicar Falun Dafa recobraron la salud y el bienestar, según informó Minghui.

El Sr. Chen Jingshua, fue detenido en la gobernación del municipio de Datun el 22 de julio de 1999. Para entonces lo privaron de alimentación y sueño, además de restringirle el acceso al baño. También le ordenaron que escribiera una declaración en la que difamara a Falun Dafa y luego la leyera de rodillas. Luego fue trasladado por oficiales de la escuela donde trabajaba hasta el centro de lavado de cerebro en Zhuzhang, donde fue forzado a pagar los gastos del lugar, de acuerdo con Minghui.

Practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa en Taiwan, reconstruyen vívidamente los métodos de tortura utilizados por el régimen chino para perseguir a los practicantes en China / Imagen: minghui.org
Practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa en Taiwán, reconstruyen los métodos de tortura utilizados por el régimen chino para perseguir a los practicantes en China / Imagen: minghui.org

Las sesiones de lavado de cerebro y extorsión económica no cesaron. El 23 de abril del 2000 las autoridades del municipio de Datun lo detuvieron en la estación de policía y estando allí lo obligaron a escribir declaraciones renunciando a Falun Dafa, además de multarlo por mil yuanes.

[La dramática historia de la bailarina de Jennifer López que hoy mendiga en las calles]

Lo trasladaron a la gobernación del municipio de Datun el 19 de julio del 2000 y allí pasó algunos días, más tarde recibió otra multa por 1.000 yuanes. Para entonces no le quedaba nada de dinero por lo que el secretario del partido de la aldea tuvo que interceder como aval para que lo liberaran.

Según informó el sitio web Minghui, el primero de enero del 2001 nuevamente fue detenido y multado por 1.000 yuanes. El Sr. Chen escapó cuando la policía fue a arrestarlo en diciembre del 2001. Luego él y su esposa lograron esconderse por un tiempo, para entonces la policía allanó su casa. El Sr. Cheng Jinghua murió en el 2018.

Qué es Falun Dafa y por qué es perseguido en China

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una disciplina espiritual que comenzó a transmitirse en China en el año 1992. Se trata de una práctica de la Escuela Buda introducida por el Sr. Li Hongzhi y se basa en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia ( Zhen, Shan, Ren). Quienes practican la disciplina ponen atención en cultivar el estándar moral, haciendo que se esfuercen por ser mejores individuos cada día, según describe el sitio oficial de Falun Dafa en español.

A medida que los practicantes buscan mejorar en cada aspecto de su vida encuentran que su salud poco a poco recobra la vitalidad. Por la misma razón, la disciplina, que además incluye una serie de ejercicios suaves y una meditación, atrajo a muchas personas en China en la década de los 90, quienes comenzaron a compartir con más gente sobre sus beneficios, llegando a multiplicarse en número, sumando unas 100 millones de personas en ese país.

Practicantes de Falun Gong del distrito de Huancui, realizaron una práctica de grupo a gran escala en la plaza del ayuntamiento en Weihai, provincia de Shandong / Imagen: minghui.org
Practicantes de Falun Dafa del distrito de Huancui, realizando una práctica grupal a gran escala en la plaza del ayuntamiento en Weihai, provincia de Shandong / Imagen: minghui.org

Dado que la disciplina estaba atrayendo a tanta gente en China, superando incluso al número de miembros del Partido Comunista Chino, el régimen decidió prohibir la práctica, llegando a considerar a cada practicante de Falun Dafa como un “enemigo del Estado”, por la misma razón se implementaron campañas difamatorias en los medios y se comenzó una irracional persecución para poner fin a la vida de millones de creyentes.

La prolongada persecución que al día de hoy aún continúa ha terminado con la vida de muchas personas empleando distintos tipos de sometimientos, como son los campos de trabajo forzado, el lavado de cerebro, torturas e incluso sustracción forzada de órganos implementada en hospitales y avalada por el estado con el fin de comercializar de manera clandestina con los órganos de los practicantes, según han detallado informes internacionales.

También te puede interesar: “Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China.

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__