Redacción BLes – Guan Xuelin, una mujer de 53 años residente de la ciudad de Leshan, provincia de Sichuan, China, fue arrestada el 20 de septiembre de 2014, después de ser denunciada por un anciano a quien le habló sobre Falun Dafa.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una práctica de cultivación de mente-cuerpo que ha sido perseguida por el régimen comunista chino desde julio de 1999.

La Sra. Guan fue sentenciada a cuatro años de prisión en su segunda audiencia el 13 de marzo de 2015. Inmediatamente presentó una apelación, pero nunca recibió respuesta. Seis meses después de presentar la apelación, el 21 de septiembre de 2015, fue llevada a la Prisión de Mujeres de Chengdu, en la provincia de Sichuan.

[Legisladores estadounidenses instan al Partido Comunista Chino a poner fin a la persecución de Falun Dafa]

Todos los practicantes de Falun Gong en la prisión que se negaron a renunciar a su fe fueron brutalmente torturados.

Igualmente, la practicante de Falun Dafa se vio obligada a ingerir drogas desconocidas durante mucho tiempo. Ella sufría de los efectos secundarios de las drogas y su salud finalmente se volvió tan precaria que se desmayó. Solo entonces la prisión dejó de obligarla a tomar las drogas. También fue golpeada, electrocutada con porras eléctricas, privada de sueño, obligada a realizar trabajos forzados y a permanecer inmóvil por largos períodos de tiempo.

[Niños huérfanos: las víctimas más vulnerables de una terrible persecución en China]

El siguiente es el relato personal de la Sra. Guan sobre su sufrimiento en la Prisión de Mujeres de Chengdu.

No hay respuesta a la apelación

“Con la ayuda de un abogado, presenté una apelación ante el Tribunal Popular Intermedio para protestar por mi sentencia. El abogado incluso accedió a defenderme en el juicio. También podría haber tirado una piedra al mar, ya que el tribunal nunca respondió”.

Torturada con drogas desconocidas

“Tuve que hacerme un examen físico a mi llegada a la prisión en septiembre de 2015. Debido al estrés y la fatiga del difícil viaje, tuve síntomas de presión arterial alta. Había estado libre de enfermedades desde que me convertí en practicante de Falun Dafa hace más de diez años y me negué a tomar cualquier medicamento que me recetara el médico de la prisión”.

“El presidente del hospital de la prisión y el líder de los reclusos que monitoreaban a los prisioneros me amenazaron hasta que quedé tan traumatizada que me tomé contra mí voluntad la píldora roja y la amarilla”.

“La píldora roja me mareó y me hizo toser y picar por todas partes. Eso duró tres meses hasta que dejaron de dármela”.

“El médico sabía que yo no tenía hipertensión, pero aún así me obligó a tomar la píldora amarilla. Los efectos secundarios de la píldora amarilla afectaron mi salud y me desmayé en el taller. Con la intervención de un jefe de guardia, el hospital aceptó a regañadientes suspender el medicamento durante seis meses. Pero me obligaron a firmar un acuerdo para dejar de consumir drogas todos los días”.

“Después de dejar de suspender la ingestión de las drogas, recuperé rápidamente mi salud. Sorprendentemente, durante los seis meses que estuve libre de drogas, el hospital todavía registraba mis recetas en el archivo y destruía los registros del acuerdo firmado para dejar de consumir drogas”.

“Los internos empezaron a torturarme mentalmente. Debería haber escrito una “declaración de petición” para quejarme de la insoportable persecución. En cambio, por miedo, escribí una polémica “declaración de cambio” contra mi conciencia. Como practicante de la Gran Ley, era algo desgarrador”.

“Me extravié en la cultivación y fui explotada, lo que me llevó a un terrible dolor físico y mental. Con el tiempo, mis síntomas de presión arterial alta reaparecieron. Repetidamente le demostré al hospital y a los reclusos que estaba bien y que no necesitaba las drogas, pero no me creyeron”.

“Después de que protesté vehementemente, la prisión aceptó que un abogado registrara ante una notaría una declaración en la que afirmaba que había dejado de consumir las drogas por mi cuenta y que aceptaría cualquier posible consecuencia. Sin embargo, la prisión se apoderó de mi carta a mi familia pidiéndoles que contrataran a un abogado. Entonces no me dejaron llamarlos para un seguimiento”.

“Estaba desesperada y tuve que pedirle a la guardiana Yang Yonghong, que estaba a cargo de los prisioneros de Falun Gong, que testificara por mí. Le pedí repetidamente que fuera testigo de que yo estaba muy saludable cuando fui encarcelada por primera vez. Ella dijo: “Sí, sé que estabas sana, pero yo solo sigo las reglas del hospital y no tengo nada que ver con nada más“”.

La guardiana llamó a mi familia y mintió deliberadamente, diciendo que estaba gravemente enferma y que me negaba a tomar los medicamentos adecuados. Cuando mi familia pidió la libertad condicional médica, fueron rechazados sin negociación.

“Yang me amenazó: “Si no tomas las drogas por la boca voluntariamente, puedo hacer que los reclusos te las inyecten por vía intravenosa“”.

“El jefe del Departamento de Educación Penitenciaria señaló: “Cuando muere un preso con hipertensión, normalmente solo cremamos el cuerpo“”.

Golpes y amenazas implacables

“Les dije a los guardias y a los reclusos los hechos sobre Falun Gong. Les dije: “Solía sufrir bronquitis hereditaria, problemas estomacales, colecistitis y problemas ginecológicos. También me lesioné la espalda y la medicina moderna no me ayudó. Pero todas mis dolencias desaparecieron cuando me convertí en practicante de Falun Dafa en 1999“”.

“Desde que me he beneficiado de Falun Gong, espero que otras personas puedan ser bendecidas por la Gran Ley y ser felices y libres de enfermedades como yo. Me sentenciaron injustamente por contarle a la gente sobre Falun Dafa, debería tener el derecho legal de apelar”.

“La guardiana Yang Yonghong dijo: “Eso es comprensible. Pero primero tienes que seguir el sistema penitenciario y seguir las reglas de la prisión“”.

“Cuando me negué, dos reclusos que observaban de cerca a los prisioneros me abofetearon y me patearon tan fuerte que otro recluso se quejó de que habían ido demasiado lejos”.

“Yang amenazó entonces: “Si no sigues las reglas, puedo darte una descarga eléctrica en cualquier momento y nadie lo sabrá. Mi gente puede usar cualquier forma de tortura para obtener los resultados que quiero“”.

Detención especial y monitoreo estricto

“En mayo de 2016, la prisión ordenó a todos los practicantes de Falun Gong que se llamaran a sí mismos criminales en sus informes. Me negué a cumplir y me pusieron bajo “detención especial”. Además del trabajo de doble rutina, no se me permitía acostarme antes de las 3:00 a.m. y me obligaban a levantarme a las 5:30 a.m. para estar quieta todos los días”.

“Debido a la fatiga, a menudo me quedaba dormida en el taller. Dos reclusos me vigilaron de cerca las 24 horas del día. La fatiga y el monitoreo cercano son devastadores, y yo estaba al borde del colapso. Además, los guardias y los presos también me obligaron a participar en un concurso de qigong. Yang amenazó con que mi período de detención especial se prolongaría si me negaba”.

“Varios guardias simpatizaban con los practicantes de Falun Dafa, pero no se atrevían a hablar. Nos decían en privado: “Esos perpetradores recibirán su castigo por sus malas acciones. Los seres humanos no cometerían estos crímenes. Son realmente malvados“”.

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es una disciplina milenaria de la Escuela Buda basada en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentada al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China. Actualmente lo practican más de 100 millones de personas en 114 países. Pero este sistema de cultivación espiritual está siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para más información, por favor visite: falundafa.org y genocidiochino.org.

A través de  Minghui.org.

Sigue leyendo:

. Legisladores estadounidenses instan al Partido Comunista Chino a poner fin a la persecución de Falun Dafa.

. Niños huérfanos: las víctimas más vulnerables de una terrible persecución en China.

. “¿Por qué no asesinamos a más blancos?”: Controvertido cortometraje desata la polémica en EE. UU.

Le puede interesar: Impactante informe sobre el macabro turismo de trasplantes en China

videoinfo__video2.bles.com||e7ab1c649__

Ir a la Portada BLes.com.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.