Los colegios de abogados de más de 20 países pidieron al régimen comunista chino que dejara en libertad al destacado abogado de derechos humanos Wang Quanzhang, que lleva más de tres años detenido sin contacto con el mundo exterior.

Wang defendió a grupos espirituales perseguidos por el Partido Comunista Chino (PCCh), como cristianos y practicantes de Falun Dafa, y trabajó con asistentes jurídicos autodidactas o “abogados descalzos”, y activistas de derechos humanos para defender a los desprotegidos en China.

Fue detenido en agosto de 2015 en medio de una represión nacional contra activistas de derechos humanos y acusado en enero de 2016 de supuesta “subversión al poder del Estado”.

“En el momento de redactar este informe, [Wang] ha estado incomunicado durante más de tres años sin ningún tipo de proceso legal y corre el riesgo de sufrir un mayor deterioro de su estado de salud mientras se encuentre detenido”, indica la carta de petición dirigida al mandatario chino Xi Jinping, redactada con motivo del 70º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por iniciativa del Colegio de Abogados de Ginebra.

“Estamos profundamente preocupados por el abogado Wang y por todos los demás abogados que enfrentan un continuo hostigamiento simplemente por ejercer su mandato como profesionales del derecho y defensores de los derechos básicos de los ciudadanos”, agrega el documento.

El PCCh lanzó una ola de redadas contra abogados, asistentes legales y activistas de derechos humanos en lo que se conoce como la represión “709”, en referencia al 9 de julio de 2015, cuando comenzaron las detenciones. De los 321 abogados y activistas arrestados durante la represión, Wang es el único que no fue juzgado o liberado, añade la carta.

“Entendemos que no hay prueba alguna de cualquier tipo o condición que haya justificado los cargos en su contra”, afirma el documento.

La carta también señalaba que a Wang no se le permitió tener representación legal independiente y que se le negó el acceso a tener su abogado de familia, quien aparentemente fue intimidado para que se retire del caso.

La esposa de Wang, Li Wenzu, presentó 30 demandas exigiendo un juicio para su marido de acuerdo con la ley china, alega la carta; Li y su hijo sufrieron intimidación, hostigamiento y se les ha negado el derecho a visitar a Wang.

Li Wenzu, esposa del detenido abogado chino de derechos humanos Wang Quanzhang, habla con reporteros frente a una oficina de quejas del Tribunal Popular Supremo en Beijing, China, el 4 de abril de 2018
Li Wenzu, esposa del detenido abogado chino de derechos humanos Wang Quanzhang, habla con reporteros frente a una oficina de quejas del Tribunal Popular Supremo en Beijing, China, el 4 de abril de 2018

Hostigada por buscar la liberación de su esposo

Li le informó a Vision Times en septiembre que ha sido arrestada, vigilada por la policía y puesta bajo arresto domiciliario por apelar la detención de su esposo.

A principios de este año, Li emprendió una marcha de más de 90 kilómetros desde Beijing hasta la ciudad de Tianjin, donde cree que su marido podría estar detenido.

Según Li, fue arrestada en junio por protestar frente al centro de detención de la ciudad de Tianjin. Llevaba cubetas rojas con palabras de apoyo escritas, como “te amo” y “te espero”.

“La policía se acercó, me señaló y me dijo: ‘¡Ven conmigo a la comisaría!’”, le comunicó al medio.

“¿Por qué? Dijo que yo era sospechosa de perturbar el orden público. Le pregunté cómo lo perturbaba. ¡Dijo que tenía una cubeta roja! ¡Tomé una cubeta roja y perturbé el orden social!”.

Li también dijo que a su hijo de 5 años se le prohibió asistir al jardín de infantes en Beijing.

Li Wenzu protestando por la detención de su marido en Tianjin en junio de 2018. (Cortesía de Li Wenzu)
Li Wenzu protestando por la detención de su marido en Tianjin en junio de 2018. (Cortesía de Li Wenzu)

Un abogado persistente

Li dijo que Wang era un abogado valiente que eligió representar a los practicantes de Falun Dafa porque la mayoría de los otros abogados no aceptaban los casos.

“[Me dijo] que si tenía miedo y no aceptaba estos casos, nadie lo haría. Esta gente necesitaba ayuda. ¿Qué van a hacer?”, comentó.

La defensa implacable de Wang a los practicantes de Falun Dafa lo llevó a ser golpeado por agentes judiciales en múltiples ocasiones, remarcó Li.

“Un abogado me dijo que él parecía ser el que recibía palizas más seguido”, añadió. “Por lo general, es porque fue particularmente persistente y enfureció a los agentes de justicia. No retrocedería ni aunque lo golpearan o amenazaran”.

También contó que una vez, mientras Wang defendía a un practicante de Falun Dafa, un abogado le comentó que el oficial de la corte lo abofeteaba ante cada frase que pronunciaba.

“Me dijeron que lo habían abofeteado más de 100 veces”, refirió Li.

En junio de 2015, Wang detalló en ChinaChange.org cómo fue golpeado por los oficiales de la corte durante 10 minutos después de su tenaz defensa a varios practicantes de Falun Dafa en la provincia de Shandong.

“Alrededor de una docena de agentes judiciales se apresuraron a entrar en la sala. Algunos me agarraron por el brazo, uno me apretó por la garganta, y me sacaron”, escribió. “En ese momento, alguien había empezado a golpearme ferozmente en la cabeza; otros me lanzaban insultos (…) Fui arrastrado a una habitación en el primer piso del juzgado y uno de los policías me ordenó que me arrodillara. Me negué. Y empezaron a golpearme de nuevo”.

A través de La Gran Época.

Ir a la portada de Bles.com.

Categorías: China

Video Destacados