WASHINGTON, Estados Unidos – Aunque Occidente solo ha reconocido recientemente la amenaza potencial a la seguridad que representa la empresa china de telecomunicaciones Huawei, algunos expertos saben desde hace mucho tiempo que forma parte del aparato del Partido Comunista Chino (PCCh).

Huawei obedece las reglas del partido muy de cerca en temas que incluyen, por ejemplo, la persecución a Falun Dafa, una meditación pacífica y práctica espiritual basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Al cooperar con esta persecución, Huawei ha desarrollado herramientas que deberían preocupar a todos en el mundo, no solo a los practicantes de Falun Dafa en China.

Persecución

En julio de 1999, el entonces líder del PCCh, Jiang Zemin, comenzó una campaña para erradicar a Falun Dafa por temor a la gran cantidad de chinos que consideraban más atractivas sus enseñanzas morales tradicionales que la ideología atea del Partido Comunista.

Una residente de Nueva York, Mindy, quien pidió ser identificada solo por su apodo debido a los temores por sus familiares en China, salió de su país y llegó a Estados Unidos en 2009. Ella dice que en 1999, cuando la persecución acababa de comenzar, Huawei adoptó una política de no emplear a los practicantes de Falun Dafa.

Ese año, Mindy era una estudiante graduada en la Universidad de Zhejiang. Un practicante de Falun Dafa que conocía en la misma universidad había estudiado informática, y antes de graduarse, ya había sido reclutado por Huawei que en ese momento estaba contratando personal agresivamente.

Peatones caminan frente a una tienda de Huawei. (AP Foto/Ng Han Guan)
Peatones caminan frente a una tienda de Huawei. (AP Foto/Ng Han Guan)

Cuando Mindy estaba a punto de firmar el contrato con Huawei, descubrió que había un artículo que estipulaba que todos los empleados de Huawei debían garantizar que no practicarían Falun Dafa.

“El practicante de Falun Dafa no quería firmar este tipo de contrato”, dijo Mindy. “Como resultado, no pudo ser empleado de Huawei. Además Huawei no solo tenía este artículo en el contrato, sino que también preguntó activamente a todos los posibles empleados si ellos practicaban Falun Dafa”.

Mindy estuvo casada durante casi dos años con un ingeniero de tecnología de la información que trabajaba para Huawei y también era miembro del partido. Mindy dice que una vez vio una regla en su copia del manual para empleados de Huawei que les prohibía practicar Falun Dafa.

En relación a otro caso, el sitio web Minghui, que sirve como centro de intercambio de información sobre la persecución a Falun Dafa, informó sobre el caso de Wu Xia el 2 de agosto de 2007. Wu, entonces de 27 años, era una practicante de Falun Dafa y una empleada de Huawei que fue enviada al La Fábrica Nº 1 de Taijinbao Company, un proveedor de Huawei en la ciudad de Suzhou, para trabajar en el control de calidad con su colega Peng Weifeng. Cuando Peng descubrió que Wu era una practicante de Falun Dafa, él la reportó a su gerente.

El 1 de junio de 2007, dos gerentes taiwaneses de la compañía Taijinbao llevaron a Wu a la estación de policía. Al día siguiente, Wu fue trasladada al centro de detención de la ciudad de Wujiang en la ciudad de Suzhou.

Otro informe de Minghui del 26 de febrero de 2008, declaró que Wu recibió una pena de tres años de reclusión en diciembre de 2007, que cumplió en la prisión de mujeres de Nantong, en la provincia de Jiangsu. El informe dijo que ella sufrió graves daños físicos y mentales allí y que no estaba en buenas condiciones.

No se ha podido encontrar información actualizada sobre la situación de Wu.

Otro empleado de Huawei que fue perseguido por su conexión con Falun Dafa es Liu Guangrong. Según un informe de Minghui, Liu trabajaba en el comedor de la sede europea de Huawei Technologies en Dusseldorf, Alemania. Fue despedido por la compañía en septiembre de 2008 después de decirle en el metro a un compañero de trabajo chino sobre la forma en que trabajaba contra la persecución a Falun Dafa y sobre el movimiento para renunciar al PCCh, conocido en chino como Tuidang.

“El colega informó de inmediato su conversación al jefe de departamento de Liu Guangrong”, señala el informe. El jefe le dijo al Sr. Liu:, “tu no debes hablar con el personal chino sobre Falun Dafa y el movimiento de renuncias al PCCh. Nuestra compañía tiene regulaciones que no permiten al personal hablar sobre estos temas delicados. No te servirá de nada hablar de estos temas”.

Censura y espionaje

Huawei hace mucho más en la persecución a Falun Dafa que simplemente vigilar a sus propios empleados. Ayuda a poner en práctica las herramientas utilizadas por el régimen chino para rastrear a sus ciudadanos y censurar la información que pueden acceder, permitiendo así la persecución.

Un documento interno de 172 páginas de Huawei, escrito en 2015, fue filtrado este año y distribuido en Internet. El archivo se titulaba ‘Guía de Operación de VCM (Gestión de Contenido de Vídeo)’ y se utilizó para formar a la policía de Internet del régimen chino sobre cómo monitorizar, analizar y procesar el contenido de vídeo en tiempo real. Se esperaba que la policía enviara alertas si encontraban algo “sospechoso”.

Un vehículo del equipo SWAT de la policía china estacionado en la Plaza Tiananmen en Beijing el 14 de marzo de 2012. 
Un vehículo del equipo SWAT de la policía china estacionado en la Plaza Tiananmen en Beijing el 14 de marzo de 2012. 

Según el comentarista chino Chen Simin, este documento filtrado muestra la profunda participación de Huawei en los programas de vigilancia del PCCh, el “Proyecto Golden Shield”, que se utiliza para bloquear el acceso a la información, y el Sistema Skynet, utilizado para la vigilancia de toda la sociedad.

Al bloquear la información, el régimen chino trabaja para evitar que el pueblo se entere de las violaciones masivas a los derechos humanos cometidas en la persecución a Falun Dafa, así como de las enseñanzas de la práctica espiritual.

Las herramientas de vigilancia que Huawei ayuda a desarrollar se utiliza para muchos propósitos, entre los que se encuentra el seguimiento de los practicantes de Falun Dafa.

Chen dijo que los pedidos iniciales para el programa de vigilancia Proyecto Golden Shield provinieron de la Oficina de Seguridad Pública y de la Oficina 610, una comisión ejecutiva del Partido Comunista encargada de llevar a cabo la persecución a Falun Dafa.

Marca del Crédito Social se hace internacional

El Sistema Skynet identifica a una persona a través de la tecnología de reconocimiento facial y ubica la información de la persona en una base de datos estatal. Esa base de datos ahora otorga a cada persona una calificación de “crédito social” que indica el grado en que la persona se alinea con las prioridades del régimen.

La experiencia que Huawei ha desarrollado para establecer este vasto sistema puede utilizarse para recopilar datos fuera de China.

Yu Chao, un ingeniero de sistemas estadounidense, dijo que la comunidad internacional debería estar muy preocupada por la posibilidad de que Huawei recopile datos masivos de personas de otros países a través de sus dispositivos y redes. Esta información también puede usarse para compilar un puntaje de Crédito Social de personas que no sean chinas.

“El panorama sombrío es que, aunque el PCCh no utilizara los puntajes de crédito social de los estadounidenses para impedir que compren boletos de avión, pueden obtener un conocimiento muy profundo de prácticamente todo lo que esté en su base de datos, y utilizar este conocimiento cuando sea necesario”, dijo Yu.

“Y eso es realmente, realmente aterrador”.

A través de La Gran Época.

Ir a la portada de Bles.com.

Categorías: China

Video Destacados