Redacción BLes – Casi una docena de empleados de la aerolínea más grande de Hong Kong  coincidieron en denunciar que se sienten atrapados en “un clima de miedo y desconfianza causado por la estricta supervisión” del régimen comunista chino, informó Washington Post.

Señalaron que cada vez con más frecuencia, están siendo sometidos a registros “minuciosos” e incautaciones cada vez que viajan a China continental por los funcionarios comunistas, quienes intentan “detectar cualquier signo de simpatía” por las protestas que se iniciaron hace semanas en Hong Kong. 

“Estamos aterrorizados”, afirmó una de las azafatas que trabaja para ‘Cathay Pacific Airways Ltd.’, desde hace más de 5 años.

[EE. UU. ADVIERTE QUE LA REPRESIÓN VIOLENTA CONTRA MANIFESTANTES PACÍFICOS EN HONG KONG ES “UN ERROR”]

“Me siento tan asustada, como si hubiéramos perdido nuestra capacidad de expresar nuestras opiniones, nuestras inquietudes y nuestras esperanzas, sin llegar a sentir la autoridad de China”, agregó su colega, de 26 años, que también prefirió permanecer en el anonimato por temor a represalias.

Según explicaron, las autoridades chinas llegan incluso a descargar la información de sus dispositivos móviles.

Por el momento, dos trabajadores de tierra y al menos tres pilotos, ya han abandonado ‘Cathay Pacific’ en “condiciones poco claras” por su supuesto respaldo a las protestas.

[HONG KONG: EL CONSULADO CANADIENSE PROHÍBE A SU PERSONAL LOCAL VIAJAR A CHINA ”]

Asimismo, el director general de la aerolínea, Rupert Hogg, y uno de sus adjuntos, renunciaron el viernes pasado tras hacerse públicas las presiones de Beijing y del conglomerado empresarial afín al régimen.

La presión del régimen chino

Hogg, de 57 años, dimitió días después de que el partido “reprendiera” a la aerolínea por “su implicación en las protestas contra Beijing” que sacuden Hong Kong desde hace tres meses, describió Bloomberg.

De esta forma, el CEO declaró asumir toda “la responsabilidad de la forma en que la aerolínea ha respondido a los recientes acontecimientos”, con el objetivo de que la compañía retome las relaciones con las autoridades del gigante asiático.

Los problemas para Cathay empezaron después de que parte de su personal secundara las protestas. Entonces, el regulador de vuelos de Beijing le “impuso una serie de restricciones” a la aerolínea, que depende cada vez más de los vuelos a China continental.

Al mismo tiempo, las empresas estatales chinas comenzaron a “boicotearla”, pidiendo a sus empleados que no volaran con Cathay Pacific, e incluso sus acciones cayeron el martes “a su nivel más bajo de los últimos 10 años”.

“Víctima corporativa”

La compañía se ha convertido en la “víctima corporativa más visible de los disturbios políticos en Hong Kong, con manifestaciones contra un proyecto de ley de extradición que se ha transformado en un retroceso a gran escala, de meses de duración, contra el control de China sobre la ciudad”, resumió Bloomberg.

Hace 3 meses, dieron comienzo las movilizaciones ciudadanas en Hong Kong, para protestar por la presentación de un proyecto de ley que permitiría al Partido Comunista Chino arrestar a los disidentes (demócratas, periodistas que destapan casos de corrupción, practicantes de Falun Dafa, abogados de derechos humanos…) que estén de paso o que residan en Hong Kong, y extraditarlos a China donde serían juzgados por el régimen.

Las históricas protestas, secundadas por millones de habitantes de Hong Kong, se han acabado convirtiendo a día de hoy en un movimiento pro-democracia para lograr que siga manteniendo su régimen administrativo especial, distinto al de China continental.

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más? 

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Temas: Categorías: China