Redacción BLes – Un hombre de 45 años murió en custodia policial tras haber sido detenido solo dos meses antes en la ciudad de Qindao, provincia de Shandong, en China. 

Según reveló el medio Minghui, He Lifang fue detenido cuando acudió a la comisaría de policía para tramitar su tarjeta de identificación el 5 de mayo de 2019. 

No era la primera vez que el Sr. He era detenido. Practicante de una práctica espiritual perseguida por el Partido Comunista Chino desde 1999 llamada Falun Dafa, el hombre había sido arrestado, retenido y torturado repetidamente durante los últimos 20 años únicamente por no querer renunciar a su creencia espiritual basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Una vez fue golpeado severamente por 17 reclusos en 2001 mientras cumplía condena en prisión por colgar carteles que decían “Falun Dafa es bueno” para contrarrestar la propaganda difamatoria proveniente del régimen chino.

En esta última ocasión y en protesta por su injusta detención, el Sr. He se declaró en huelga de hambre. 

En el centro de detención lo alimentaron a la fuerza tan salvajemente que quedó en un estado de insensibilidad cuando su familia y su abogado fueron a visitarle. 

La familia había recibido una llamada el 1 de julio de 2019 del centro de detención de Pudong diciendo que el Sr. He había sido enviado a un pequeño hospital en el distrito de Jimo, Qingdao.

Su familia corrió al hospital y cuando llegaron vieron muchos tubos insertados en su cuerpo y un doctor le estaba administrando una inyección de una droga desconocida que provocó temblores en el abatido cuerpo del Sr. He. 

Los guardias no permitieron a sus padres, un matrimonio de más de 80 años, acercarse a su hijo y rápidamente fueron llevados a otra habitación donde pasaron la noche esperando noticias de su hijo. A la mañana siguiente simplemente los echaron. 

Alrededor de las 10 de la mañana del 3 de julio, la policía informó a sus padres que el Sr. He había muerto, sin embargo, se negaron a entregar su cuerpo.

Décadas de sufrimiento

La trágica muerte del Sr. He fue precedida por décadas de sufrimiento y tormentos inimaginables. 

Tras su anterior liberación de otra arbitraria detención, el Sr. He se vio obligado a vivir fuera de casa para evitar el acoso y la vigilancia incesante. La policía suspendió su tarjeta de identificación, lo que le causó tremendos inconvenientes en su vida diaria. 

Fue bajo una falsa promesa de hacerle una nueva tarjeta de identificación que el Sr. He fue atraído con engaños a la comisaría de policía donde le detuvieron por última vez. 

A pesar de su condición crítica, fue juzgado por el tribunal del distrito de Jimo el 25 de junio de 2019. A su abogado se le negó una reunión con él el día antes de la audiencia.

El Sr. He Lifang.
El Sr. He Lifang.

El Sr. He fue conducido por los alguaciles ante un tribunal improvisado del centro de detención, uno de ellos tenía que constantemente limpiar el fluido que salía de su nariz.

El Sr. He se veía entumecido y apagado. No dijo una palabra durante la audiencia.

Devastada de ver a su hijo, que una vez estuvo sano, la madre del Sr. He pidió que lo llevaran al hospital, pero nadie le respondió.

La familia del Sr. He visitó la corte, el centro de detención y la oficina de petición del departamento de policía el 28 de junio para exigir atención médica para él, solo para que se le dieran evasivas o los rechazaran rotundamente.

La agonía de los ancianos padres

Los padres del Sr. He, de unos 80 años, han vivido con miedo durante los últimos 20 años debido a la persecución y al frecuente acoso y vigilancia por parte de las autoridades. Los aldeanos locales rara vez hablan con ellos, temerosos de verse implicados en la persecución.

Antes de la muerte del Sr. He, su primera hija, la Sra. He Shurong, murió a la edad de 50 años en abril de 2014, después de haber sido sometida a trabajo forzado en dos ocasiones, durante las cuales fue colgada y golpeada durante 8 días seguidos.

Su segunda hija, la Sra. He Xiuxiang, fue condenada a 3 años de prisión en junio de 2015.

A su nieto se le negó la admisión al ejército después de que suspendiera la revisión política debido a que los familiares practicaban Falun Dafa.

Los esfuerzos de la pareja de ancianos para rescatar al Sr. He en los últimos 2 meses los agotaron a ambos, y su muerte los ha dejado devastados.

[DESCARGA NUESTRA APP PARA RECIBIR NUESTRO CONTENIDO DESTACADO]

Nota del Editor:

Falun Dafa es una disciplina milenaria china de la Escuela Buda, que cuenta con una serie de ejercicios suaves y meditación, y está basada en los principios de Verdad, Benevolencia, Tolerancia. Por sus efectos positivos en la salud y sus enseñanzas morales y espirituales, Falun Dafa se hizo muy popular durante su difusión pública en China entre 1992 y 1999. A comienzos de 1999, había un estimado de entre 70 y 100 millones de practicantes en China. Actualmente se practica en más de 120 países de todo el mundo. Para una descripción más detallada sobre Falun Dafa, visite: es.falundafa.org.

La persecución a Falun Dafa en China:

Sin embargo, siendo una disciplina teísta arraigada en la antigua tradición espiritual china, su enorme popularidad fue considerada por el ex líder del Partido Comunista Chino (PCCh), Jiang Zemin, como una amenaza para el adoctrinamiento del régimen. Jiang prohibió la práctica en 1999 y lanzó una intensa campaña de difamación y persecución, la cual ha utilizado todo el aparato estatal de China, incluyendo el sistema judicial, el ejército, las fuerzas policiales y las instituciones médicas locales. Esta persecución religiosa continúa hoy y organismos de derechos humanos internacionales, Naciones Unidas y parlamentos de todo el mundo la han catalogado como un genocidio.

Los horrores de esta persecución se han extendido por toda China en forma sistemática, incluyendo cruentas torturas, violaciones grupales a mujeres en las cárceles y extirpación sistemática de órganos de gente viva para la venta en los hospitales estatales y militares chinos. Asimismo, investigaciones independientes han confirmado esta atrocidad que David Matas, prestigioso abogado canadiense de derechos humanos y nominado al Premio Nobel de la Paz, tildó como “una maldad nunca antes vista en este planeta”.

Links de interés:

Le puede interesar: Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de ellos ni la de nadie:

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante a la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.