Redacción BLes – En el año 2018 seis mujeres fueron sentenciadas a prisión en un tribunal de Heilongjiang, China, por ser practicantes de la disciplina espiritual conocida como Falun Dafa. Su caso se suma al de millones de ciudadanos chinos quienes padecen injustas condenas solo por negarse a renunciar a su fe.

Falun Dafa es una disciplina espiritual de la Escuela Buda basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. La disciplina consta de 5 ejercicios suaves y enseñanzas que son de acceso libre a todo aquel que quiera mejorar su estado mental y físico. Sin embargo -debido a su gran popularidad- el régimen chino lo vio como una amenaza y comenzó a perseguir a los practicantes, a pesar de ser estos completamente pacíficos.

Entre el grupo de procesadas en Heilongjiang se encontraba la señora Sheng Shumei, condenada a 4 años de prisión. La señora Gao Shuying, profesora, condenada a 3 años y medio de prisión. La señora Zhang Chenghua, una mujer de 71 años trabajadora en una granja quien recibió una condena de un año en prisión por hablar con otras personas sobre Falun Dafa.

Una vez que todas ellas recibieron la sentencia fueron trasladadas al pabellón 8, designado especialmente para los practicantes de Falun Dafa, también conocida como Falun Gong. La vigilancia y control del área está asignada a una capitán, una subcapitana, una instructora y cinco guardias asignadas. Actualmente se encuentran en el pabellón 10  conocido como el “pabellón de control estricto”; según informa el sitio web Minghui, encargado de informar la represión que sufren los practicantes de Falun Gong en China.

Sesiones de lavado de cerebro

Las mujeres llegaron allí a las 11 a.m., previo a la hora del almuerzo, sin embargo a ninguna se le permitió salir de un angosto cuarto oscuro al que fueron ingresadas tan pronto llegaron, allí las sometieron a sesiones de lavado de cerebro para que renuncien a practicar Falun Dafa y cuando mucho sólo se pudieron conformar con las sobras que habían quedado del almuerzo, un panecillo con una bolsa de verduras encurtidas.

Aquel día transcurrió entre diferentes sesiones de lavado de cerebro al interior de un pequeño cuarto oscuro y sólo se les permitió volver a sus celdas a las 9:00 p.m. Dicho espacio se convirtió en un lugar habitual para las reclusas ya que tanto las guardias como algunas presas designadas por ellas las llevaban cada día allí para que vieran vídeos de calumnias a Falun Dafa.

Practicantes de Falun Dafa realizando una demostración pública retratando las torturas a las que son sometidos los practicantes en China
Practicantes de Falun Dafa realizando una demostración pública retratando las torturas a las que son sometidos los practicantes en China

La líder del grupo de convictas, Sun Jing, fue puesta en prisión por tráfico de drogas pero recibió una rebaja para que cumpliera un plazo fijo, ahora tiene que pasar 25 años más en la cárcel. 

Ella todos los días entra al cuarto oscuro para obligar por la fuerza a que las practicantes de Falun Dafa firmen “las cuatro declaraciones” que se compone de una promesa de dejar de practicar Falun Gong, una declaración prometiendo no volver a practicar Falun Gong, una declaración de “implicación” informando sobre otros practicantes y una “declaración de arrepentimiento”.

Pero no termina allí, incluso para quien haya firmado las cuatro declaraciones, aún debe presentarse a una entrevista en donde a través de una serie de preguntas y respuestas se constata si la persona realmente fue “transformada”, de no responder adecuadamente no pasa la prueba. Luego de la entrevista también hay una prueba escrita.

Vigiladas las 24 horas del día, sin descanso

En la cárcel las practicantes también son monitoreadas todo el tiempo hasta cuando usan el baño. Mientras hacen fila, tanto guardias como prisioneras designadas prestan atención a las practicantes de Falun Gong. Si ellas se reúnen en el baño no se les permite hablar ni tan siquiera mirarse entre sí aunque sea accidentalmente. Si esto ocurre una de las guardias le bloqueará la vista con sus manos.

Al interior de la prisión las normas son estrictas; tienen 10 minutos para lavarse la cara, 10 minutos para lavar los platos y entre 13 y 15 minutos para ducharse (y vestirse). Debido a las constantes quejas de que el tiempo para ducharse y arreglarse no era suficiente, les dieron de 25 a 30 minutos.

Las penas de aquellas mujeres que son designadas por las guardias para que colaboren con el monitoreo de las practicantes de Falun Gong son diversas, algunas están allí por fraude, robo, drogadicción o delincuencia. Una colaboradora de la zona agrícola de Hong Xinglong recibió una condena de 12 años por denunciar a funcionarios locales.

Los practicantes de Falun Dafa que van a la cárcel son sometidos a tratamiento inhumano y además se les obliga a firmas las “cuatro declaraciones.

Qué es Falun Dafa y por qué es perseguido por el régimen comunista chino

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una disciplina espiritual perteneciente a la escuela Buda que cultiva el cuerpo y la mente haciendo énfasis en la elevación del caracter moral a través de la comprensión de los principios que rigen la práctica: Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Esta disciplina se realiza generalmente en lugares públicos al aire libre, y fue introducida en el año 1992 por el Sr. Li Hongzhi. Gracias al impacto que tuvo la disciplina en la salud de los practicantes se presentó un uncremento exponencial en número de personas que hacían la práctica en toda China llegando a los 100 millones.

En la década de los 90 la disciplina de Falun Dafa contó con el respaldo de millones de personas que se dieron cuenta de los profundos beneficios que brinda la práctica
En la década de los 90 la disciplina de Falun Dafa contó con el respaldo de millones de personas que se dieron cuenta de los profundos beneficios que brinda la práctica

Sin embargo su acelerado crecimiento en popularidad provocó que el entonces dirigente del partido comunista chino Jiang Zemin considerara la práctica como una amenaza a los propósitos del partido, llevando a que a partir del 20 de junio de 1999 se diera inicio a una brutal campaña de persecución contra Falun Dafa.

Desde entonces el régimen chino no solo la difama sino que también comete violaciones de derechos humanos contra los practicantes sometiéndolos a campos de trabajo forzado y privándolos de sus órganos en una masiva política de sustracción forzada de órganos que ha sido documentada hasta el día de hoy y ha registrado millones de muertes.

También le puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

videoinfo__video2.bles.com||81a91ef5c__