La señora Zhang Shouhui fue arrestada en Qingyuan, provincia de Liaoning, China, el 24 de abril de 2015 al colgar un cartel de difusión de Falun Dafa, una antigua práctica de mejoramiento personal que incluye meditar y vivir de acuerdo con los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Esta disciplina de la Escuela Buda, practicada por la Sra. Zhang, es perseguida por el régimen comunista chino desde 1.999.

Esta era la quinta vez que la privaban de su libertad por negarse a renunciar a su fe, según reporta el medio internacional Minghui.

El día de su detención la acompañaban las señoras Jin Fengzhi y Xu Ping. Minghui detalla que mientras colgaban el cartel de Falun Dafa de repente aparecieron ocho policías entre ellos el oficial Peng Yue, quien pidió ser sobornado con dinero, a lo que la detenida se negó categóricamente.

En represalia por su rechazo le tomaron sus llaves y le confiscaron sus pertenencias.

[Lee también: Arrestan a un hombre de Florida tras encontrar a su madre en posición fetal y con heces en la piel]

“Esa misma noche nos llevaron a la estación de policía de Fumin y luego al centro de detención de Fushun. Sin una orden judicial, el oficial Peng saqueó mi casa y confiscó mi computadora, los libros de Falun Dafa y mis pertenencias a la 1 de la mañana del día siguiente, dejando a mi esposo en shock”, relató la mujer injustamente detenida, encarcelada y torturada.

Luego de cumplir cuatro años en la cárcel de mujeres de Liaoning finalmente la liberaron el 23 de abril de 2019.

En sus encarcelamientos previos fue enviada a campos de trabajo forzado durante casi tres años y las torturas sufridas la llevaron al borde de la muerte por lo que fue sacada de la prisión. Su resistencia en el presidio, derivada de su fe, evidencia su gran valentía.

Algunas de las torturas sufridas

Uno de los sufrimientos más sensibles para la señora Shouhui fue presenciar el asesinato de la señora Wang Xiuxia, otra practicante de Falun Dafa, a manos de sus verdugos.

Practicantes de Falun Dafa realizando una demostración pública retratando las torturas a las que son sometidos los practicantes en China
Practicantes de Falun Dafa realizando una demostración pública retratando las torturas a las que son sometidos los practicantes en China

Entre otros sufrimientos a los que sometían a esta última y que la llevaban al borde de perder la vida estaban el esposarla a una silla de hierro donde era castigada con golpes en el cuerpo, o la empapaban con agua helada.

Algunas de las variantes incluían el exponerla a la luz brillante durante muchas horas, atormentarla en un hospital psiquiátrico y atarla a pesados grilletes.

En una ocasión la guardia le dijo a otras reclusas que la desvistieran y le tomaran un video es esas circunstancias, amenazando con publicarlo por Internet.

Trabajo como esclava

Adicionalmente era obligada a trabajar como esclava, en la cárcel de Fushun; en caso de no alcanzar a cumplir la cantidad de trabajo asignada le interrumpían el descanso de la noche 4 veces y en cada una de ellas debía permanecer de pie durante una hora.

Dado que las demás prisioneras eran las encargadas de hacer cumplir la penitencia, la presión se hacía más intensa. De no hacerlo, las compañeras eran amenazadas con quedarse de pie no una hora sino dos horas y media.

La jornada laboral se extendía por 12 horas, de 6 de la mañana a 6 de tarde, lo que la llevó a enfermarse por agotamiento.

En una protesta colectiva, un día se negó a almorzar, y cuando se opuso a disculparse por la rebeldía, el castigo consistió en colgarla de una pared con las manos esposadas atrás durante cuatro días.

 La encarcelan y torturan por quinta vez al no renunciar a su fe
Ilustración de tortura: colgado con las manos esposadas.

Luego fue transferida a otro pabellón de trabajo donde la jornada de trabajo se extendía desde las 7 de la mañana hasta las 7 de noche. Para tratar de terminar el excesivo volumen de trabajo obligatorio era necesario laborar horas extras, llegando incluso a perder la comida por falta de tiempo para ingerirla.

Forzándola a renunciar a Falun Dafa

Durante su detención, la señora Shouhui seguía practicando los ejercicios y la meditación de Falun Dafa para mantenerse saludable en todos los aspectos.

Presionadas por los guardias de la prisión, una vez seis de las prisioneras interrumpieron sus ejercicios a los golpes y a las patadas, jalándole el cabello y hasta golpeándole la cabeza contra el suelo.

Método de tortura utilizado en cárceles chinas
Método de tortura utilizado en cárceles chinas

Insistiendo en su inhumana estrategia trataron de doblegarla durante el invierno dejando las ventanas abiertas y no le permitieron usar mantas ni agua caliente.

Asimismo, se le negó el uso del baño. Durante cuatro meses le negaron ropa para cambiarse y no le permitieron el uso de papel higiénico.

Adicionalmente, las otras condenadas pegaban letreros difamatorios contra Falun Dafa y el Maestro Li Hongzhi [el fundador de Falun Dafa] en la cama y en la ropa de la señora Shouhui.

Finalmente le pidieron que firmara una declaración renunciando a su fe en Falun Dafa, y al negarse otras reclusas forzaron sus dedos para que sus huellas dactilares quedaran impresas en el papel de la declaración junto a su firma.

Shouhui le dijo a los funcionarios de la penitenciaría que las declaraciones que le entregaban eran falsificadas. En represalia el guardia la tuvo de pie hasta que se desmayó y a partir de ese momento otras de las presas derramaron agua en el piso y la arrastraron hasta que secaron el piso con su cuerpo.

La persecución a Falun Dafa

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, es una disciplina espiritual tradicional china practicada por decenas de millones de personas en todo el mundo.

Sin embargo, sus practicantes han sido objeto de una violenta represión por parte de las autoridades comunistas chinas desde que comenzó la persecución a esta práctica en julio de 1999.

Según registra Minghui, un sitio web especializado en reportar sobre la persecución a Falun Dafa en China, está confirmado que miles de practicantes de esta disciplina espiritual murieron por torturas durante su detención. Mientras tanto, investigaciones cada vez más profundas sugieren que un número aún mayor de personas fueron asesinadas para la sustracción y posterior venta de sus órganos.

Veinte años después de que iniciara la persecución, el Partido Comunista Chino sigue manteniendo su actitud de línea dura hacia Falun Dafa tal como lo demuestran las constantes detenciones, el hostigamiento y los juicios secretos a los practicantes de esta disciplina.

José Ignacio Hermosa – Bles

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más? 

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__

Ad will display in 09 seconds