Redacción BLes – Las tragedias siguen sucediéndose una tras otra en la provincia de Sichuan, China. Después de soportar una terrible sequía por la ola de calor y la falta de energía eléctrica debido a la escasez de agua en las represas hidroeléctricas, el 5 de septiembre un terremoto de magnitud 6,8 sacudió la provincia de Sichuan dejando al menos 65 muertos, 16 desaparecidos y numerosos heridos.

El terremoto ocurrió en medio de un encierro ordenado por las autoridades para evitar los contagios por Covid, por lo que encontró a la población de varias ciudades encerrada en sus casas. 

Al comenzar los temblores, la gente reaccionó instintivamente y comenzó a salir a las calles para escapar del desastre, pero muchos encontraron las puertas de sus edificios cerradas bajo llave por las restricciones.

Aun antes de que los temblores terminaron, un hombre llamado Da Bai gritaba a través de un megáfono exigiendo a la gente quedarse en casa cumpliendo las normas de la cuarentena, y que el terremoto ya había pasado negándose a abrir las puertas para dejar salir a la gente. Después de esto hubo 7 temblores consecutivos en una hora.

La ciudad de Chengdu también sintió los efectos del terremoto. Los más de 21 millones de habitantes están bloqueados sin poder moverse de sus casas por las restricciones impuestas.

Un abogado de derechos humanos tuiteó que el abogado Lu Si, quien huyó de su habitación en Chengdu cuando sintió el temblor, preguntó: “Si se produce un terremoto que es más importante, ¿bloquearlo y controlarlo o evitarlo?”. Como respuesta recibió golpes de quienes bloquearon el edificio por su “expresión inapropiada”.

Los habitantes de Chengdu aún tienen grabados en su memoria el terrible terremoto que vivieron en mayo del 2008, cuando la tierra se sacudió a una magnitud de 7,9 en la escala de Richter, dejando un panorama desolador y matando a 68000 personas.

Un video del 5 de septiembre posteado por el usuario de Twitter @_Inty muestra a un grupo de bomberos forestales que arribaron a Sichuan para comenzar las operaciones de rescate de víctimas por el terremoto. Se los ve esperando en fila para realizar el test PCR (ácido nucleico) de detección de Covid antes del rescate.

 

La red social explotó de indignación:

“Es extremadamente absurdo, cuando hay colas para obtener ácido nucleico, muchas vidas esperan ser rescatadas”

“¿Es necesario realizar la prueba de ácido nucleico y esperar el informe del resultado para subir a la ambulancia y luego dar los primeros auxilios?”

“….las personas que murieron en el desastre están preocupadas de que el emperador no esté contento”

El resultado de los test PCR o ácido nucleico pueden tardar 24 horas después de la recolección de la muestra, pero a veces puede tomar varios días, dependiendo de cuánto tiempo tarde la muestra en llegar al laboratorio y de la cantidad de pruebas a realizar.

Señales en el cielo

Antes del terremoto en la ciudad de Mianzhu, provincia de Sichuan, ocurrió un suceso muy llamativo. La noche se oscureció aún más tras el paso de miles de murciélagos que

cubrieron densamente el cielo. Los internautas captaron la imagen en fotos y pronto comenzaron a circular en las redes.

El suceso asombró a los lugareños por la cantidad de animales y varias conjeturas circularon desde las redes sociales.

“¿Es un presagio?”, “¿un recordatorio de los murciélagos?”, “una bandada de murciélagos salió volando de repente, pienso que no es normal”.

Las autoridades trataron de normalizar lo ocurrido explicando que es un fenómeno normal.

El pueblo chino desde siempre toma muy en cuenta las señales que nos da la naturaleza.

El 3 de septiembre en Fuzhou, provincia de Fujian, China, una enorme nube negra y densa cubrió el cielo de la ciudad. Los vecinos asombrados comentaron que nunca habían visto algo igual.

Meses antes, en mayo, sus habitantes vieron como el cielo se cubría de un tono rojo, símbolo de mal presagio.

El sufrimiento se acumula

Las calamidades han estado azotando muy frecuentemente a China en estos últimos meses.

Las inundaciones récord entre enero y junio en varias regiones del país trajeron aparejadas la destrucción de grandes extensiones de cultivo. Poniendo en peligro la cadena de alimentos.

“Las inundaciones y las tormentas de granizo fueron los principales desastres naturales en China, mientras que las sequías, el clima helado, los terremotos, los desastres de nieve, los incendios forestales y de pastizales también ocurrieron en diversos grados” dijo Shen Zhanli, portavoz del Ministerio de Gestión de Emergencias.

China perdió a causa de los desastres naturales 88.810 millones de yuanes, unos 13.130 millones de dólares, solo en la primera mitad de 2022.

La pandemia de Covid, que comenzó en Wuhan en 2019, le dio la oportunidad al PCCH de mostrar al mundo como su sistema totalitario era capaz de controlar al virus, y a su población, utilizando las medidas más rigurosas del mundo bajo su política de Cero-Covid,

la que obligó a bloquear en estos últimos días a más de 70 ciudades y afectando a unas 300 millones de personas.

Mientras la mayoría de países abandona las medidas de restricción y tratan de convivir con el virus, el régimen se empecina en seguir sus planes a pesar del enorme costo social y económico.

La red de censura y represión del régimen trabajó sin descanso para evitar cualquier crítica a sus políticas restrictivas, lo que llevó a un descontento general en la población manifestándose en varias protestas alrededor del país.

Según afirma Huang, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores:

“Todavía no ha llegado a un punto de inflexión. La mayoría de las personas todavía se dejan influir por la narrativa del gobierno sobre la necesidad de cero covid”

Tal vez en esta lucha de poder entre el PCCH y el pueblo chino, se defina el camino y el futuro de esta gran civilización de 5000 años de historia.

Por Michael Mustapich – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.