Redacción BLes– El pasado jueves Australia declaró ante las Naciones Unidas que no “hay una base legal” para los reclamos territoriales y marítimos hechos por el régimen chino en el Mar del Sur de China, alineándose de ese modo con la postura de los Estados Unidos.

“Australia rechaza la afirmación de China de ‘derechos históricos’ o ‘derechos e intereses marítimos’ como se establece en el ‘largo curso de práctica histórica’ en el Mar del Sur de China”, anunció la declaración, acorde a lo informado por Reuters.

Tampoco aceptó la postura del régimen chino mediante la cual afirmó que su soberanía sobre las Islas Paracel y las Islas Spratly era “ampliamente reconocida por la comunidad internacional”, en respuesta a las objeciones de Vietnam, Malasia y Filipinas.

Según la declaración: “el Tribunal en el Laudo Arbitral del Mar del Sur de China 2016 encontró que estas reclamaciones eran inconsistentes con la UNCLOS (Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar) y, en la medida de esa inconsistencia, inválidas”.

“No hay una base legal para que China dibuje líneas de base rectas que conecten los puntos más externos de las características marítimas o ‘grupos de islas’ en el Mar del Sur de China, incluso alrededor de los archipiélagos ‘Cuatro Sha’ o ‘continentales’ o ‘periféricos'”, acotó.

China reclama el 90 por ciento de las aguas potencialmente ricas en energías, no obstante Malasia, Brunei, Vietnam, Filipinas y Taiwán del mismo modo reclaman partes de ella.

Australia dio a conocer la declaración después de que EE. UU. reafirmara su posición y acusara al régimen chino de usar “la intimidación para socavar los derechos soberanos de los estados costeros del sudeste asiático en el Mar del Sur de China”.

  1. UU. rechazó las intimidaciones sobre los países de la región con recursos extraterritoriales, reafirmando el dominio unilateral y reemplazando el derecho internacional con su visión de “el poder hace al derecho” aplicado en la región

Como señala The Guardian, la próxima semana la ministra de Asuntos Exteriores de Australia, Marise Payne, y la ministra de Defensa, Linda Reynolds viajarán a los Estados Unidos para celebrar una reunión con el secretario de Estado Mike Pompeo y el secretario de Defensa Mike Esper.

Respecto al derecho de navegabilidad en el Mar Meridional de China, Australia siempre ha mostrado una postura en favor de la libertad de acceso dicha zona.

De acuerdo con Reuters, su postura más abierta se produce luego de que el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, acusara al régimen chino por no haber ofrecido una base legal coherente para sus ambiciones en el Mar del Sur de China.

La mencionada agencia de noticias indica que las tensiones diplomáticas entre Australia y China han incrementado en gran medida luego de que hicieran un pedido ante la comunidad internacional apuntando a una investigación sobre el origen del virus del PCCh o nuevo coronavirus, cuyo brote comenzó en la ciudad de Wuhan.

César Múnera-BLes.com