Redacción BLesCada vez son más los chinos que deciden renunciar a la membresía del Partido comunista chino (PCCh) y sus organizaciones afiliadas, incluso muchos se avergüenzan de haber jurado su lealtad a este, de acuerdo al sitio web Minghui.org.

A través del movimiento ‘Tuidang’, millones de chinos usan su nombre real o un seudónimo, y declaran que no quieren ser cómplices de la tiranía y las matanzas del PCCh, el cual, desde 1949 a 2004, provocó 60 a 80 millones de muertes no naturales, de acuerdo al libro 9 Comentarios sobre el Partido Comunista chino.

Muchos chinos solían creer en la propaganda del PCCh que se promocionaba como «grande, glorioso, justo». Estaban orgullosos de ser miembros del partido. Solo después de que ellos vieron, escucharon y experimentaron la brutalidad del PCCh personalmente, se dieron cuenta de que habían sido engañados todo el tiempo y decidieron renunciar al partido y dejar de estar vinculados a él, eligiendo así cambiar su destino y liberarse de su espectro.

Al día de la publicación de este artículo, se han registrado 378.263.910 renuncias al PCCh y a sus dos organizaciones asociadas, la Liga Juvenil Comunista de China y Jóvenes Pioneros, de acuerdo a la página web de Tuidang Center (Centro de Renuncias al PCCh).

Las personas que renuncian al PCCh son de todas las edades, profesiones y estratos sociales. Muchos de ellos son policías que, al seguir instrucciones y dejándose llevar por la campaña de difamación del PCCh, han perseguido a los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa (también conocida como Falun Gong). Sin embargo, luego de conocer la verdad de los hechos, ven en Tuidang una oportunidad de dejar explícito su arrepentimiento por sus malas acciones.

El sitio web Minghui, un medio de comunicación que reúne información de primera mano sobre la persecución a Falun Dafa en China, hizo un compilado de algunas de las conmovedoras e impactantes renuncias al PCCh. A continuación le facilitamos 3 testimonios.

“Me avergüenzo de ser miembro del PCCh”

Ye Lei, profesor universitario y consejero de salud mental, recientemente, decidió renunciar al partido comunista chino (PCCh) y a sus organizaciones afiliadas.

«Cuando era joven, me dejé engañar por las dulces palabras del partido comunista chino y adoraba a los espíritus comunistas; no me avergonzaba de ellos, sino que me sentía orgulloso. Un estudiante vino a hablar conmigo y me dijo que su familia tenía dificultades económicas y que quería abandonar la escuela. Cuando le insistí de que no lo hiciera, señaló que su padre había sido detenido por criticar al gobierno. La familia gastó todos sus ahorros en sobornos a las autoridades. El joven no pasó la revisión de antecedentes políticos y no estaba calificado para recibir una beca, por tal motivo no pudo pagar la matrícula y las cuotas», mencionó Ye en una declaración pública en el sitio web de Global Tuidang.

«Después de escuchar su historia, me avergoncé de pertenecer al partido. Por la presente declaro mi renuncia al partido comunista chino y a sus organizaciones afiliadas y exculpo mis pecados».

Le recomendamos: OSCUROS SECRETOS: Exjefe del FBI sobre los grandes crímenes que sacudieron a la humanidad

Ad will display in 09 seconds

El llanto de los trabajadores

El 19 de diciembre de 2020, Xiao En, de Anhui, dijo que creció en una zona rural, donde los dirigentes de los pueblos malversaban los subsidios de las familias de bajos ingresos y utilizaban los fondos públicos para su beneficio personal.

«Desde que era niño, me desconcertaba este mundo injusto, y cuando estaba en la escuela primaria, me obligaron a unirme a los jóvenes pioneros. El profesor me animó muchas veces a unirme a la liga juvenil e incluso me amenazó con que, si no lo hacía, perdería los premios que había ganado. No estaba de acuerdo con los métodos educativos de lavado de cerebro utilizados por el PCCh y abandoné la escuela secundaria” añadió En.

«Debido a mi bajo nivel educativo, hago principalmente trabajos manuales. Un jefe no me pagaba, así que llamé a la policía, a la línea directa del alcalde y a la oficina de trabajo, pero nadie me hizo caso. Cuando le pedí a mi jefe que me pagara, utilizó sus contactos para ponerme bajo custodia policial durante un día. Cuando salí, me sentí profundamente resentido por la injusticia. Este gobierno corrupto del PCCh está absorbiendo cada gota de sangre de la gente común. La ley laboral del PCCh es una broma. El pueblo chino debe despertar», declaró En.

Tras la pérdida de un hijo

En marzo de 2020, Qiao hizo las «tres renuncias» [retirarse del PCCh, de la liga de la juvenil comunista y de los jóvenes pioneros] por él como por su hijo fallecido. Explicó que, incluso en la escuela primaria, había pensado que las lecciones políticas eran extrañas. Cuando estaba en la secundaria, tuvo lugar la «Masacre de Tiananmen» y se enteró de las mentiras sistemáticas del PCCh. Desde que terminó el instituto y se puso a trabajar, está muy disgustado con el PCCh.

«El año pasado, mi hijo de 8 años tuvo un accidente en la escuela pública. Ninguno de los profesores, la enfermera de la escuela o los directivos de la escuela lo salvaron. La enfermera no tenía licencia y no sabía nada [de enfermería]. La escuela se desentendió colectivamente de la vida y eludió su responsabilidad. Al final perdí a mi querido hijo. Quiero renunciar a los jóvenes pioneros y a la liga juvenil por mí, y por mi hijo muerto, quiero renunciar a los malvados jóvenes pioneros que intentaron lavarle el cerebro e ignoraron su vida», dijo Qiao.

Librarse del veneno del comunismo

Debido a la corrupción y al nepotismo, muchos chinos se afilian al partido porque esta es la única forma de obtener un buen empleo, de ascender o conseguir una buena universidad. Sin embargo hubo un quiebre a partir de noviembre de 2004 cuando se publicó el libro 9 Comentarios sobre el Partido Comunista chino.

Esta investigación revela la naturaleza maligna del PCCh y ayuda a eliminar este veneno del espíritu. Así, millones de chinos han despertado y tomado conciencia sobre las mentiras, atrocidades y matanzas cometidas por el PCCh.

Celeste Caminos – BLes.com