Más de 100 expertos en política internacional, políticos y académicos de América del Norte, Europa y Oceanía condenaron enérgicamente el encubrimiento y la mala gestión de la pandemia del coronavirus por parte del Partido Comunista Chino (PCCh) en una carta abierta.

Titulada: “El gobierno del partido comunista ha puesto en peligro a los ciudadanos chinos y al mundo, por temor”, la carta fue publicada el 14 de abril de 2020 en el sitio web del Instituto Macdonald-Laurier, un centro de estudios de política pública nacional con sede en Ottawa.

Dirigida a los ciudadanos chinos y amigos de China en el país y en el extranjero, la carta señalaba al principio: “La actual crisis mundial ha sido causada por el régimen que muchos de ustedes han estado tolerando o apoyando durante décadas”.

Continuó diciendo: “Aunque la fuente exacta y la propagación del virus no están claras, la cuestión del origen es muy importante, para el pueblo de China y para toda la humanidad: solo al comprender cómo ha podido surgir este desastre mundial podremos evitar que vuelva a ocurrir”.

También decía: “Las raíces de la pandemia están en el encubrimiento por las autoridades del PCCh en Wuhan, provincia de Hubei. Bajo la influencia del PCCh, la Organización Mundial de la Salud primero minimizó la pandemia”.

La carta comparaba la pandemia con el incidente de Chernóbil de hace 34 años, que fue descrito por el exsecretario del partido comunista de la Unión Soviética, Gorbachov, como “un gran clavo que fue puesto en el gigantesco ataúd de la Unión Soviética”.

La carta recordaba al lector: “Nunca debemos olvidar que el ‘momento de Chernóbil’ en China ha sido una herida autoinfligida. El PCCh silenció a los médicos chinos que querían advertir a otros profesionales de la salud durante la primera etapa del brote: La Dra. Ai Fen ya no puede aparecer en público después de aceptar una entrevista en los medios de comunicación nacionales; su colega, el Dr. Li Wenliang, falleció mientras luchaba contra el virus en Wuhan”.

También mencionó un video reciente publicado por un estudiante llamado Zhang Wenbin, que pasó de ser un partidario del PCCh a “un ciudadano crítico con conciencia”.

Zhang dijo en su video: “Desde que pude atravesar el gran cortafuegos, me di cuenta gradualmente de que el partido comunista chino ha extendido sus garras de dragón a todos los rincones del mundo, incluyendo la agricultura colectiva [1950], la revolución cultural [1966-1976], la gran hambruna [1958-1961], la política del hijo único, la masacre de Tiananmen [1989], así como la persecución a Falun Dafa [movimiento espiritual], y los pueblos del Tíbet, Hong Kong y Xinjiang… Sin embargo, todos siguen haciendo la vista gorda, cantando las alabanzas del partido. Simplemente no puedo soportarlo”.

Al final, la carta instaba a todo el pueblo chino a no aceptar el terrorismo del PCCh y a enfrentarse valientemente a él.

“La pandemia mundial nos obliga a todos a enfrentarnos a una verdad incómoda: al politizar todos los aspectos de la vida, incluida la salud de las personas, la continuación del gobierno autocrático de un solo partido en la república popular de China nos ha puesto en peligro a todos. En lugar de confiar en las intenciones del PCCh y aceptar la aprobación acrítica de los académicos del establecimiento de las políticas del partido-estado, deberíamos prestar más atención a las voces de lo que puede denominarse la China “no oficial”. Estos académicos de mentalidad independiente, médicos, empresarios, periodistas, ciudadanos, abogados de interés público y jóvenes estudiantes ya no aceptan al gobierno de intimidación del PCCh. Ustedes tampoco deberían hacerlo”.

Entre los que han firmado la carta se encuentran:

Irwin Cotler, presidente del Centro Raoul de Derechos Humanos, profesor emérito de derecho de la Universidad McGill y exministro de Justicia y Fiscal General del Canadá

Lord Andrew Adonis, de la Cámara de los Lores, Reino Unido

El Honorable Norman Baker, exministro de interior del gobierno del Reino Unido.

Anna Fotyga, del Parlamento Europeo

Andrius Kubilius, del Parlamento Europeo

Jan Lipavský diputado, de la Cámara de los Comunes, en la República Checa

Fuente: Minghui.org.

Le puede interesar: Estados Unidos investiga si el virus salió de un laboratorio en china