Redacción BLes – La política covid cero del partido comunista chino y promovida por Xi Jinping como una victoria política y sanitaria, ha causado estragos en varias regiones del país. Las tragedias se han sucedido una tras otra, desde tibetanos que pedían ayuda por redes sociales para poder salir, un padre que buscaba leche maternizada para su bebé y fue arrestado, hasta los ancianos que murieron de hambre encerrados en sus casas.

Muchas de estas tragedias permanecen silenciosas bajo los límites de la censura china y el gran cortafuegos de Internet, sin embargo, algunas salen a la luz para que todo el mundo sea testigo de la crueldad y dureza de las políticas del partido comunista chino desde el inicio de la pandemia.

Recientemente, los residentes de Urumqi, en la región de Xinjiang, publicaron en las redes sociales unas imágenes para retratar los días de encierro por las estrictas medidas de “quedarse en casa” del régimen comunista. Estas fotos, tomadas desde la ventana de un edificio, mostraban el paso de las estaciones sobre los automóviles estacionados, que han estado inmóviles desde el inicio de las restricciones. La impotencia de la ciudadanía y la falta de asistencia del gobierno están aumentando el descontento social en Urumqi.

En la región de Xinjiang las autoridades locales impusieron las restricciones más severas y ordenaron el cierre estricto desde agosto. La capital, Urumqi, ha estado bajo restricciones desde el 10 de agosto, con la suspensión de actividades y el transporte público. Los residentes de la ciudad han pasado todo el otoño y el invierno encerrados en sus casas, solo pueden salir para realizarse las pruebas de testeo. Muchos no pueden ganarse la vida si no se les permite salir, así que numerosas familias dependen de la jubilación de los mayores para su supervivencia.

Hace unos días, los rumores sobre más encierros masivos impactaron aún más en los residentes, y las autoridades locales tuvieron que salir a aclarar que el brote todavía no está bajo control, por lo que es posible que las medidas continúen por tiempo indeterminado.

El anuncio de las autoridades de Xinjiang afirmó que la epidemia actual es una “importante emergencia de salud pública con la propagación más rápida, la cobertura más amplia, el mayor número de personas infectadas y la prevención y el control más difíciles”.

Luego del anuncio oficial, unas fuertes nevadas cayeron sobre la ciudad. Un internauta publicó una foto que muestra las cuatro estaciones diferentes desde la ventana de su hogar.
Esta foto transmitió la amargura de la gente y causó reacciones en todo el país, también en el extranjero.

Según la información de SCMP, las autoridades aplicaron cierres en la ciudad, la cancelación de los servicios ferroviarios en la región, junto con varias rondas de bloqueos desde 2020. Sin embargo, esto no ha logrado detener el número de casos positivos.

Xinjiang es una región de más de 25 millones de habitantes, y los casos de covid representan una muy pequeña parte de la población, las últimas cifras publicadas por los medios chinos en el extranjero informan de casi 500 casos desde el inicio del brote en agosto.

Según Ni Mingjian, experto jefe del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Xinjiang, dijo a principios de octubre que más casos de covid-19 seguirán surgiendo en Xinjiang, ya que la región enfrenta una gran “incertidumbre”. “Las fuentes de infección ocultas en las comunidades locales no se han eliminado por completo, y las infecciones asintomáticas continúan propagándose en la comunidad antes de que se detecten”, dijo.

Liu Sushe, vicepresidente de la región autónoma de Xinjiang Uygur, admitió que el gobierno no logró contener el brote que comenzó en agosto.

Ha pasado más de un mes, y la región continúa bajo restricciones. En todo el mundo, se ha reconocido que Ómicron tiene una tasa de contagio más alta y que el cuadro infeccioso no presenta el mismo grado de gravedad que con las cepas anteriores de COVID-19. Por lo tanto, las medidas del partido comunista chino en la región de Xinjiang son demasiado estrictas si se compara con el resto de los países, que han eliminado por completo los cierres y bloqueos pandémicos.

En la región del Tíbet, las medidas estrictas incluso se reforzaron con el surgimiento de nuevos brotes de Ómicron, y ocasionaron la misma situación límite sobre los ciudadanos.

Radio Free Asia (RFA) informó que el régimen comunista chino sigue ampliando los centros de aislamiento en Xinjiang. Imágenes satélites proporcionadas por RFA Uyghur Service mostraron una nueva instalación de cuarentena prefabricada. Las cifras oficiales publicadas por el gobierno indican solo un par de docenas de casos nuevos y sintomáticos cada día en la región, que tiene una población de casi 26 millones.

Un video obtenido de Internet, reveló que Ma Zhijun, el secretario del partido comunista chino en Urumqi, estuvo ordenando a funcionarios para que envíen a los centros de cuarentena a las personas que dan positivo por el virus y a sus contactos estrechos. El video se viralizó luego del XX Congreso del PCCh.

Recientemente, el secretario del PCCh de Xinjiang visitó Urumqi y tuvo que enfrentarse con las protestas de los uigures contra las restricciones en varios distritos. Según informes de RFA, las autoridades policiales confirmaron las protestas, sin embargo, no dieron más detalles porque constituyen “secretos de estado”. Un jefe de policía señaló que cualquiera que esté en contra de las medidas de confinamiento está haciendo un “acto ilegal” y que será arrestado.

En las redes sociales, como Twitter, surgieron publicaciones de uigures en el extranjero pidiendo ayuda para sus parientes bajo el confinamiento del partido comunista chino.

Una usuaria de Twitter, @AdaletS2, una uigur viviendo en Estados Unidos, está pidiendo ayuda para sus padres que están sin dinero, sin alimentos y que necesitan medicación. Sus padres están confinados bajo las medidas de la política covid cero en Urumqi.

Según un informe reciente de la ONU, en la región de Xinjiang, el partido comunista chino está cometiendo crímenes contra los derechos humanos de los uigures. Los centros de reeducación para el trabajo son una fachada para campos de concentración donde los uigures son torturados y las mujeres uigures sometidas a todo tipo de vejaciones. Se estima que entre 1 y 2 millones de uigures están privados de su libertad bajo el plan de “reeducación” del PCCh.

El régimen comunista ha negado el informe de la ONU como también otros informes realizados por ONGs de derechos humanos.

Gabriela Serrentino – BLes.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.