Redacción BLes– Las ganancias reportadas por el Partido Comunista de China (PCCh) para agosto, en varios sectores industriales, en algunos de los cuales superan el 55% interanual, generan serias dudas, dado el contexto mundial y ciertas incoherencias en las cifras.   

La entidad encargada de las estadísticas del PCCh, la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS), atribuye las utilidades a la continua recuperación de la producción y la demanda y a la caída de los costos y de las tarifas de las empresas, según señala el medio alternativo ZeroHedge el 27 de septiembre. 

Por una parte, la NBS señala el aumento del 19,1% del total de las ganancias de las empresas industriales con respecto a un año atrás, lo cual no es coherente con el aumento del 4.9% de los ingresos industriales, que es el que condiciona en gran medida el aumento de las utilidades. 

“Sigue siendo una gran incógnita cómo está gestionando China una expansión tan espectacular del margen de beneficios sin despidos masivos, y en un momento en el que las transformaciones de la cadena de suministro deberían estar aplastando los márgenes”., destaca el columnista de ZeroHedge.

Adicionalmente, los índices de precios de producción en la manufactura se separan en gran medida de los beneficios reportados. Luego de seguir un comportamiento relativamente estable durante los últimos tres años, en abril se empezaron a disparar inexplicablemente, en medio de la crisis comercial generada por la pandemia. 

Asimismo, es de mencionar que los datos del NBS resultan muy halagadores para el líder Xi Jinping, interesado en mostrar mejores resultados que los obtenidos por el presidente estadounidense Donald Trump.

“En un sistema autoritario hay definitivamente un incentivo para que los funcionarios de estadística publiquen datos que agraden al gobierno”, destacó el profesor de economía de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, Carsten Holz.

“Sin embargo, al mismo tiempo, la política económica que se basa en datos poco fiables solo puede ser deficiente y, por lo tanto, conduce a resultados que no complacerán al gobierno”, agregó Holz al señalar que los datos regionales no coinciden con los reportados por la agencia del PCCh. 

Un punto de referencia concreto podría darlo el hecho de que el comercio de los bonos de la empresa China Evergrande, el promotor inmobiliario más endeudado del mundo, se detuvo. Su deuda supera los 120.000 millones de dólares.

Esto ocurrió luego de que los informes de sus gestiones para evitar una crisis de efectivo, impulsaron el desplome del precio de sus acciones en más del 20%.

“Evergrande es una fuente significativa de riesgo sistémico”, dijo Nigel Stevenson, un analista de GMT Research, según Financial Times del 25 de septiembre. “Hay enormes deudas en la empresa matriz que cotiza en la bolsa que en última instancia tendrá que ser refinanciada”, agregó.

Por otro lado, los bancos estatales más grandes del PCCh registraron históricas caídas de ganancias por las deudas incobrables, de acuerdo con un informe de Bloomberg del 30 de agosto. 

Según dijo a Bloomberg Zeng Gang, subdirector de la Institución Nacional de Finanzas y Desarrollo de China, la caída en la rentabilidad del sector bancario continuará, por lo menos, en los próximos dos trimestres.

Jose Hermosa – BLes.com