Redacción BLes- China está atravesando por un intenso sol en el norte y fuertes tormentas en el sur. Las provincias chinas al norte del río Yangtze sufren una extrema ola de calor, en especial la región de Henan, que presentó números récord de uso de energía eléctrica.

Aparentemente, el particular calor está haciendo trabajar a las plantas de energía más allá de su capacidad, para poder reabastecer a los ciudadanos de Henan, la tercer provincia más poblada de China, de acuerdo a Reuters.

La población, de casi 100 millones de personas, tuvo una demanda máxima de 65,34 millones de kilovatios el domingo. Pero es posible que el calor empeore a fines de julio y principios de agosto, donde se prevé que la capacidad máxima aumente a casi 75 millones de kilovatios.

Las temperaturas en Zhengzhou, la capital de Henan, ha alcanzado los 40 grados centígrados (104 grados Fahrenheit) en los últimos días.

Las altas temperaturas también han provocado una inevitable sequía en las provincias de Henan, Hebei y Shandong, donde la temperatura del suelo supera los 60 grados centígrados, dijo el servicio meteorológico.

Sin embargo, la creciente demanda de electricidad y el aumento de los precios del carbón y el gas, crearon la peor crisis energética de China, comunicó South China Morning Post.

Pero no solo eso, además el Partido Comunista Chino (PCCh) intenta cumplir con su promesa de reducir las emisiones de carbón, comunicó ABC.           

Por esta razón, el PCCh está ejerciendo estrictos controles en algunas empresas para evitar exceder los límites de uso de energía, lo que provocó que algunas fábricas tuvieran que cerrar por semanas. También las familias tienen acceso limitado, con cortes prolongados del servicio de electricidad.

Mientras aumenta la demanda, las plantas de energía buscan la manera de asegurar suficiente carbón para alimentar los generadores, en un contexto de restricciones al uso del carbón y el aumento de su precio, reportó Nikkei Asia

Al mimo tiempo, que la parte norte de China sufre la ola de calor, la parte sur de China está siendo devastada por fuertes tormentas con graves inundaciones y deslizamientos de tierra, según Reuters.

Casas y automóviles fueron arrastrados por la corriente de los ríos crecidos en dos ciudades de la provincia de Guizhou, en el suroeste de China.

Por otra parte, desde mayo ciudades en la zona del río Perla que abarca Guangdong y partes de Guangxi, Hunan, Guizhou y Yunnan padecieron terribles inundaciones. Y a  principios de junio, un tornado arrasó partes de Guangzhou, informó Reuters.

Debido a las tormentas, 8 personas murieron en el derrumbe de dos edificios por deslizamientos de tierra en la provincia de Fujian; en Yunnan otras 5 personas murieron y tres se encuentran desaparecidas , tras el derrumbe de una fábrica. En la región de Guangxi, tres niños fueron arrastrados por las inundaciones y uno solo logró sobrevivir, reportó ABC.

En Hunan, la provincia arrocera, en la primera semana de junio, las inundaciones dejaron 10 muertos y han obligado a la evacuación de unas 286,000 personas, y más de 2700 viviendas se han perdido con el arrastre de los ríos, comunicó South China Morning Post.

Por otra parte, la provincia de Jiangxi, sufre el terrible diluvio desde el 28 de mayo. Al menos 1,1 millones de residentes fueron afectados y 223,000 hectáreas de tierras agrícolas en la provincia productora de madera y bambú quedaron destruidas, comunicó CNN.

Hasta principios de junio, las lluvias torrenciales en el sur de China mataron al menos a 32 personas y 96,160 hectáreas de tierras de cultivo fueron destruidas en la provincia arrocera de Hunan

A diferencia de este año de sequía y fuerte calor, Henan en 2021 sufrió devastadoras inundaciones, donde murieron 398 personas.

“China ha sufrido inundaciones desde la antigüedad, y alrededor de las tres cuartas partes de su tierra están sujetas a riesgos de inundaciones”, dijo Zhang Shihui, autor principal de un estudio e investigador doctoral en la Universidad de Tsinghua. “Sin una mejor preparación para los desastres causados ​​por lluvias extremas e inundaciones, China podría convertirse en la mayor víctima mundial de inundaciones en el futuro, según SixthTone.

En 2021, Zhengzhou, no estuvo preparada para afrontar las inundaciones. Los funcionarios no advirtieron de las cinco alertas rojas consecutivas por lluvias torrenciales, tampoco suspendieron las reuniones sociales, las clases, ni los negocios. El agua de la inundación entró en un instante a los túneles del sistema subterráneo de la ciudad, atrapando a cientos de pasajeros y donde 12 personas murieron, de acuerdo a Reuters.

De acuerdo a un informe, se descubrió que los números de personas desaparecidas eran falsos en Henan. Los funcionarios no denunciaron que en Zhengzhou, 116 personas estaban desaparecidas y que 41 personas no fueron reportadas, informó Global Times.

El agua de la inundación cubrió la Línea 5 del metro de Zhengzhou, una de las líneas más concurridas de la ciudad, donde más de 500 pasajeros quedaron atrapados en las aguas por casi cuatro horas. El túnel Jinguang también se inundó y muchos vehículos quedaron atrapados. 

Como consecuencia, Xu Liyi, miembro del Comité Permanente del Comité Provincial de Henan del PCCh y jefe del Partido de Zhengzhou, fue degradado y recibió un castigo disciplinario. 

Según trascendidos, 8 personas, también fueron acusadas como responsables del desastre, y 89 personas que ocupaban cargos públicos fueron sancionadas con disciplina administrativa y partidaria.

En el informe se dio conocer que Zhengzhou no contaba con un plan de prevención, también se supo que tiene tan solo 2400 km de alcantarillado pluvial, la mitad de lo que una ciudad con sus dimensiones debería tener, incluso no posee instalaciones para drenar los anegamientos en subterráneos, túneles y otros lugares de la ciudad. 

Además, se ocultó mucha información y los funcionarios anunciaban cifras erróneas sobre el número de muertes, anunciaron que 99 personas fallecieron, cuando en realidad la cifra llegaba a los 302 muertos y 50 desaparecidos, reportó The Guardian.

También los investigadores expusieron que 23 personas murieron en deslizamientos de tierra e inundaciones en Xingyang, y cinco en una explosión causada por las inundaciones en la central eléctrica de Dengfeng. Se descubrió que los funcionarios locales del PCCh no informaron con veracidad la verdadera causa de las muertes y utilizaron ilegalmente los fondos del subsidio de reconstrucción para compensar a las familias de los fallecidos”, dijo un funcionario.

El accionar negligente de los funcionarios locales exacerbó el desastre y la cantidad de muertos que podrían haberse evitado, ¿Este año el PCCh habrá actuado correctamente con un plan de emergencias, para cuidar a la gente?

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.