Redacción BLes– Además de la escasez de alimentos durante el prolongado cierre, la atención médica también se ha convertido en un problema, especialmente para los ancianos frágiles y enfermos de Shanghái. Muchos han recurrido a las plataformas de ayuda mutua y a las redes sociales en busca de ayuda.

El medio de comunicación chino Da Ji Yuan informó el 13 de abril de la historia de un hombre de 65 años que saltó desde el balcón del segundo piso para buscar ayuda médica para su madre. El Sr. Guo, cuya madre tenía 90 años y padecía una enfermedad pulmonar inflamatoria, no pudo contactar con ninguna de las líneas telefónicas públicas de la ciudad para pedir ayuda. Su madre también sufría de presión arterial alta y problemas cardíacos.

Las autoridades habían precintado el edificio donde vivía durante días. Guo dijo: “Este gobierno es completamente disfuncional”, y añadió que todos se pasaban la pelota de arriba a abajo.

Como una ambulancia no acudía, Guo pidió ayuda por Internet. Los funcionarios de la ciudad se pusieron rápidamente en contacto con el sobrino de Guo, aunque no para ofrecerle apoyo, sino para pedir que se retirara el mensaje de Guo en Internet.

El renombrado economista alabó en su día la medida antiepidémica de Shanghái, diciendo que representaba “el poder de China”.

Zhou, una mujer de Shanghái, dijo a Reuters el 12 de abril que también tuvo que buscar ayuda en Internet cuando se preocupó por el riesgo de infectar a su madre paralizada a causa de una sonda urinaria utilizada durante aproximadamente un mes.

Dijo que la sustitución de la sonda sólo duró unos 10 minutos, pero la mayoría de los hospitales han sido bloqueados y sus departamentos que realizan el procedimiento han cerrado.

En marzo, el gobierno de Shanghái dijo que crearía condiciones para que los hospitales garantizaran la atención sanitaria a los pacientes con necesidades urgentes, como la diálisis o el tratamiento del cáncer. Sin embargo, con la política de bloqueo de la ciudad por parte del gobierno de Shanghái, muchos pacientes tienen dificultades para acceder a los servicios médicos de apoyo al tratamiento especial o para obtener el permiso para salir de las comunidades residenciales.

Larry Hsien Ping Lang, un destacado economista chino, ha perdido a su madre de 98 años debido al retraso en el tratamiento de su insuficiencia renal. Falleció mientras esperaba el resultado de la prueba COVID. El propio Lang no pudo llegar al hospital cuando su madre murió, ya que estaba atrapado en su barrio discutiendo con las autoridades para que le dieran permiso para salir.

Escribió en Weibo: “La tragedia podría haberse evitado”. Y añadió: “Según el diagnóstico anterior, sólo necesitaba una dosis de inyección [para el riñón] para estar bien”.

Los habitantes de Shanghái han sufrido la escasez de alimentos y la falta de apoyo médico debido a las políticas de tolerancia cero de COVID del régimen. A pesar de la implicación de muchas medidas controvertidas, la ciudad de 25 millones de habitantes sigue siendo testigo del aumento del número de casos infectados, con más de 27.000 casos registrados el 14 de abril.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.