Redacción BLes – El incidente del 13 de octubre del 2022 en el puente de Sitong, en el distrito de Haidian, Pekín, donde aparecieron pancartas de protesta contra el partido comunista chino (PCCh), se extendió a Shanghái, Guangzhou, Xiang y al mundo.

Slogans contra la “política de covid cero”, o la iniciativa de “prosperidad común” señalaron directamente al PCCh y a su Politburò, donde se concentra el poder de la casta roja que asola China.

No pocos ciudadanos hablan del regreso de  la “revolución cultural”, o el “gran salto adelante”, en medio de una nueva hegemonía de la empresa estatal sobre la industria privada, que provoca desaceleración de la economía y permite a los expertos comentar que China no alcanzará a Estados Unidos.

Este eco que se extiende a los chinos del extranjero ha dado pie para que  algunos académicos digan que: “China todavía tiene esperanza de libertad”.

Bai Xia, sinólogo frances dijo que las manifestaciones del puente de Sitong en Pekín:”Demuestran que todavía hay esperanzas para China, a pesar que es imposible una ola de protestas, y entonces los ciudadanos solo pueden ponerse de pie y luchar hasta la muerte” .dijo el académico.

Informes de la Corporación Francesa de Radiodifusión, mostraron  que los emigrados chinos han organizado manifestaciones contra el PCCh a raíz de la clausura del 20 Congreso del partido, y difunden en los campus universitarios los slogans del puente de Sitong.

Shanghái se suma a las protestas contra el PCCh.

Durante la clausura del 20 Congreso Nacional del PCCh, dos mujeres caminaron por Xiangyang North Road, una populosa avenida de  Shanghái con sendas pancartas blancas que decían:”¡No queremos al partido comunista”.

Antes de esos hechos, el 13 de octubre, en el distrito de Haidian en Pekín, aparecieron sobre el puente de Sitong, consignas contra la “revolución cultural” de Mao Tsé Tung y a favor de reformas democráticas.

“No seas esclavo, solo ciudadano”, eran algunas demandas populares que armonizaron con el llamado a huelgas, mítines pro democracia, y  la caída del PCCh.

Un nombre resonó entre los ciudadanos pro-democracia, Peng Lifa, cuyo seudónimo era Peng Zaizhou, quién convocó huelgas entre los estudiantes, y se alzó con la consigna de un levantamiento militar. Debido a ello, él fue arrestado y está desaparecido actualmente.

En las redes sociales vigiladas por el gobierno los ciudadanos temieron por las dos mujeres de Shanghái y exclamaron:”Las atraparán, es demasiado peligroso”, refiriéndose al clima de represión en esa urbe. Hubo quienes dijeron  estar triste por “la cobardía de los chinos”.

Sin embargo, el comentario más frecuente en internet fue:”Atraparon a  Peng Zaizhou, pero hay miles de Peng Zaizhou”. 

China se aísla de Europa tras el ascenso de Xi Jinping.

Safeguard Defenders, un grupo de derechos humanos español, decidió plantear quejas ante el ente regulador de televisión francesa, por los ataques  en su contra que hace la China Global Television Network (CGTN).

Esta emisora comunista  atacó también a la CNN por su informe sobre los campos de reeducación en Xinjiang, que ahondaba sobre la vida de los niños separados de sus familias tras la represión contra la minoría uigur.

Una situación parecida provocó que la CGNT perdiera su licencia en Reino Unido, el 4 de febrero del 2022, cuando el regulador británico, Ofcom, retiró su licencia a la cadena china por acoso a ciudadanos ingleses.

De igual manera, Safegurad Defenders asegura que el regulador francés de televisión `podría quitar la licencia a CGNT por ataques al investigador alemán, Adrian Zenz, quién fuera llamado el “hombre del millón”, por su investigación sobre la suerte de un millón de uigures detenidos en Xinjiang. 

El hombre del puente de Sitong, provocó protestas contra el PCCh a nivel mundial.

Según la cadena británica BBC, un hombre que vestía una camisa de construcción y tenía un casco, gritó consignas con altavoz y prendió fuego a neumáticos sobre el puente de Sitong, distrito de Haidian en Pekín.

“Queremos comida, no test anticovid, queremos libertad, no encierros, queremos reformas, no una revolución cultural, queremos un voto, no un líder, queremos ser ciudadanos, no esclavos”, decía una de las pancartas según el diario inglés, The Guardian.

En resumen, la protesta del puente de Sitong, señaló directamente a Xi Jinping por su política de covid cero, y el ocaso de las reformas tras la iniciativa de “prosperidad común”, que prioriza a la empresa estatal sobre el mercado.

Por José Rangel – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.