Redacción BLes– El centro de estudios internacionales Gatestone Institute cuestiona las llamadas “deudas-trampa”, con las cuales el Partido Comunista de China (PCCh) concede préstamos a países pobres para luego someterlos permanentemente.

“Algunos de estos paquetes bilaterales parecen haber sido ideados para encerrar a Estados ya empobrecidos en reinos de vasallaje económico permanente de China”, señaló la entidad el 28 de agosto. 

“Los beneficios económicos de algunos de estos acuerdos entre China y los países pobres del ‘Tercer Mundo’ de África y América Latina son cuestionables”, agrega el Gatestone Institute.

En este sentido, el PCCh estaría utilizando la iniciativa la Franja y la Ruta con fines estratégicos, políticos y económicos para  convertir a los países en dependientes suyos, cambiando el orden democrático establecido por otro “dominado únicamente” por él.

Aunque la iniciativa de la Franja y la Ruta se ideó originalmente para dinamizar el intercambio comercial con Europa, el líder chino Xi Jinping la orientó hacia la ayuda económica para todos los países a lo largo de la ruta,  para saltar más tarde a muchos otros países fuera de la misma. 

 Además de lograr dominio económico, el PCCh obtendría el silencio de los países deudores frente a las terribles violaciones a los derechos humanos perpetrados por aquel.

Como otros ejemplos de la sujeción al PCCh, Gatestone Institute cita a Sri Lanka, país que le cedió el puerto de Hambantota al incumplir con sus pagos, y a Venezuela que intercambia bienes y servicios pagando con petróleo. 

Un caso similar es el de Ecuador, que en 2014 ya exportaba el 90% de su petróleo a China, tal vez a un precio inferior al del mercado mundial. En este país cientos de barcos pesqueros chinos violan la vida marina cerca de las Islas Galápagos.

Las relaciones con el PCCh no son solo desventajosas para los países en desarrollo,  dado el caso de Australia que ha sido víctima de las represalias del PCCh. Aquí el PCCh suspendió sus compras de granos y carne  por la solicitud de este país para que se investigaran los orígenes del virus PCCh, aparecido en China.

Australia, que forma parte de la iniciativa la Franja y la Ruta, busca  romper el multimillonario compromiso firmado por el Estado de Victoria que  incluye otros cientos de acuerdos, según The Australian. 

Para el Primer Ministro australiano Scott Morrison estos acuerdos interfieren en la seguridad nacional.

Por su parte, Tanzania, África, también decidió cancelar un préstamo de 10.000 millones de dólares con el PCCh comentando que con esas condiciones “sólo un borracho aceptaría los términos”,  según expresó el presidente, John Magufuli, de acuerdo con HW News.

El préstamo iba a ser utilizado para la construcción de un puerto, con la condición de que los inversores obtuvieran una garantía de 30 años sobre la financiación y 99 años de arrendamiento ininterrumpido.

José Hermosa-BLes.com