Redacción BLes– Luego de una reunión virtual el mes pasado entre la primera ministra de Irlanda del Norte, Arlene Foster, y la cónsul general china en Belfast, Zhang Meifen, las autoridades chinas publicaron que la ministra “comprende y acepta” la nueva Ley de Seguridad. Foster tuvo que desmentir los dichos asegurando que se estaban tergiversando sus palabras. 

Según informó el South China Morning Post, la página web del consulado chino en Irlanda inicialmente citaba a Foster y su adjunta, Michelle O’Neill, diciendo que “entienden y respetan” la nueva Ley de Seguridad de Hong Kong. La frase fue eliminada después de que el medio local Irish Time lo informara el martes, pero la versión anterior aún estaba disponible en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Ante esta situación la primera ministra Foster decidió emitir un comunicado vía Twitter diciendo: “Mi posición sobre Hong Kong es la misma que la de su Majestad. El artículo de la prensa de hoy tergiversa lo que se dijo en nuestra reunión con el cónsul general chino. Le escribiré a Madame Zhang para expresar mi decepción”.

Por su lado la viceministra, Michelle O’Neill, que también había sido involucrada en el comunicado del consulado chino tuiteó: “Dejé muy claro que apoyaba el acuerdo internacional “Un país, dos sistemas”.  

Hubiese sido un gran problema de política interna si las ministras de Irlanda del Norte realmente pensaran como lo describieron los diplomáticos chinos, teniendo en cuenta que las principales autoridades británicas fueron determinantemente críticos en su postura frente a la nueva Ley de Seguridad de Hong Kong.

Sin ir más lejos, el mes pasado el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, dijo que la legislación de seguridad de Hong Kong constituye una clara y grave violación de la Declaración Conjunta entre Gran Bretaña y China de 1984, violando el alto grado de autonomía de los poderes ejecutivo y legislativo y la autoridad judicial independiente que se había acordado para Hong Kong.

Por su lado, el director del programa de Amnistía Internacional en Irlanda del Norte, Patrick Corrigan, pidió al Ejecutivo de Irlanda del Norte que publique sus actas de la reunión. “Necesitamos escuchar una clara condena pública de Arlene Foster y Michelle O’Neill de lo que está haciendo el gobierno chino en Hong Kong y Xinjiang “, dijo según lo informado por Irish Times.

El “malentendido” es el último de una serie de reclamos en que representantes europeos acusaron a diplomáticos chinos de distorsionar sus posiciones en las cuentas oficiales. 

En junio, la Unión Europea advirtió a los medios estatales chinos que detuvieran lo que calificaron de informes “selectivos” e “inaceptables” sobre los comentarios que hizo su principal diplomático durante una reunión por video con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi.

En mayo, el gobierno francés se opuso a un informe de los medios estatales chinos que citaba a Emmanuel Bonne, asesor de política exterior del presidente Emmanuel Macron, diciendo a Wang que Francia no “interferiría” en los asuntos de Hong Kong.

Andrés Vacca-BLes.com