Redacción BLes – Este 21 de noviembre, el secretario general de la OTAN dijo, desde Madrid, que China está aumentando el control sobre las infraestructuras y las industrias clave de Occidente. El avance sobre los puertos más importantes del mundo por parte del régimen comunista chino no se ha detenido. Según datos estadísticos, el PCCh maneja 95 puertos extranjeros y con ello, ejerce su influencia en la logística y la cadena de suministro.

“Vemos crecientes esfuerzos chinos por controlar nuestras infraestructuras críticas, cadenas de suministro y sectores industriales clave”, dijo Jens Stoltenberg, el secretario general, y advirtió a los países occidentales de que no crearan más dependencia con China al desacoplarse de Rusia como proveedor de energía.

“Los minerales chinos de tierras raras están presentes en todas partes, incluso en nuestros teléfonos, nuestros automóviles y nuestro equipo militar”, dijo. “No podemos dar a los regímenes autoritarios ninguna posibilidad de explotar nuestras vulnerabilidades y socavarnos”.

La OTAN está cambiando su postura frente a China, anteriormente se la consideraba como un importante socio comercial y estratégico, además de un centro industrial relevante para Occidente. Sin embargo, en el marco de una cumbre celebrada en junio pasado, la OTAN reveló su nueva estrategia para tratar con China.

Este nuevo concepto estratégico detalla las amenazas que enfrentaría Occidente contra las democracias de los países. La amenaza más prominente, después de Rusia, es China; según el documento, el gigante asiático es señalado por primera vez como un “desafío sistémico para la seguridad euroatlántica”.

“Las operaciones híbridas y cibernéticas maliciosas de la República Popular China y su retórica de confrontación y desinformación tienen como objetivo a los aliados y dañan la seguridad de la alianza”, dice el documento.

En esta último encuentro de la OTAN en Madrid, el secretario general reafirmó la postura de la organización hacia China e instó a los países miembros a fortalecer la resiliencia: “la resiliencia es un esfuerzo colectivo, y cuento con que todos ustedes desempeñen también su papel en este sentido” para enfrentar la influencia del Partido Comunista Chino (PCCh).

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es una organización internacional creada por países europeos y norteamericanos para lograr la cooperación en materia de defensa, cuenta con un gran número de tropas permanentes y es una importante fuerza militar en Occidente. Esta alianza estratégica militar se inició luego de la Segunda Guerra Mundial.

El PCCh controla los puertos de 60 países

Según el Wall Street Journal, los funcionarios y empresarios del PCCh están aumentando las inversiones y obtienen contratos de arrendamiento en infraestructura crítica de los países de la OTAN. A través de empresas chinas establecidas en Hong Kong, Sri Lanka, Alemania, Perú, Arabia Saudita y otros, más del 27 por ciento del comercio mundial pasó por terminales portuarias controladas por el Partido Comunista Chino en el 2021.

Un ejemplo de esto es el puerto de Pireo en Grecia, ubicado en el Mar Egeo. El conglomerado logístico COSCO adquirió los derechos para operar el puerto en 2016, tomando ventaja de las consecuencias de la crisis económica griega desde 2008. Años más tarde, un tribunal griego autorizó que el grupo chino comprara más acciones del puerto y ahora controla más del 67 por ciento de la compañía. Para el PCCh, este puerto representa la puerta de entrada para toda la Unión Europea, además de poseer una ubicación privilegiada en el cruce de Europa, Asia y África.

Según estimaciones, China estaría controlando casi 100 puertos en 60 países. Desde Alemania, pasando por Grecia y de allí al puerto de Haifa en Israel, el régimen comunista ha avanzado rápidamente en estos últimos cinco años.

Una de sus últimas adquisiciones es el puerto de Hamburgo, en Alemania. El gobierno alemán autorizó a COSCO la compra del 24,9 por ciento de la terminal de contenedores Tollerort (CTT), aunque esta compra no le otorgó derechos de gestión ni participación en las desiciones estratégicas del puerto.

El puerto de Hamburgo es la tercera dársena europea, solo por detrás de Rotterdam (Países Bajos) y Amberes (Bélgica), y la 20 del mundo en el tráfico de contenedores.

En Estados Unidos, la compañía adquirió derechos en cinco puertos: Miami, Houston, Long Beach, Los Ángeles y Seattle.

Otra compañía, Shanghai International Port Group, adquirió el control del puerto israelí de Haifa en 2021.

Estos avances representan los planes de Xi Jinping desde 2013, cuando informó de la creación de la “Ruta de la Seda Marítima” con el fin de conectar los puertos de varios países desde China hasta el Océano Índico, el Pacífico Sur, Europa, e incluso Latinoamérica.

Desde ese momento, el líder chino se ocupó de visitar un puerto todos los años, en 2019 visitó el puerto de El Pireo, en Grecia.

En Panamá, uno de los puertos más importantes de América Central, China tiene una participación en tres de los cuatro puertos. COSCO también adquirió derechos de gestión del puerto de Chancay, en Perú.

Según un artículo publicado por el Daily Mail, el ex secretario británico de Defensa y Comercio Internacional, el Dr. Liam Fox, y el ex asesor de seguridad nacional de los EE. UU., Robert McFarlane, señalaron que esta adquisición de puertos le dan a China “un dominio estratégico sin tener que desplegar un solo soldado, barco o arma”.

Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.